Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Riqui Romero escriba una noticia?

Un estudio demuestra que existe una relación directa entre lo que consumimos y nuestra salud

12/03/2017 20:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las últimas investigaciones realizadas reconocen que la inflamación es la causa común más inmediata de toda enfermedad aguda y crónica

 

 

El basurero biológico de nuestro cuerpo crea la enfermedad

En nuestro cuerpo existen miles de millones de células que se renuevan constantemente produciendo un desecho biológico de más de 30 mil millones de estas células diariamente, este es   un inmenso trabajo para nuestros trituradores biológicos de basura: las enzimas y las células inmunes especializadas.

Así, cada día, estas escobas biológicas, tienen la difícil tarea de desintegrar alrededor de 30 mil millones de células viejas y gastadas que ya no pueden absorber el oxígeno y el alimento necesarios para su supervivencia. Además, su trabajo se multiplica ante el hecho de que cada una de las células activas en nuestro organismo, y que suman alrededor de 60 a 100 billones de unidades biológicas, generan residuos metabólicos que es necesario eliminar sin demora. Pero, ¿qué sucedería si este mecanismo de limpieza orgánica comenzara a fallar y no pudiera realizar su labor diaria de limpieza?

En condiciones normales, la linfa y la sangre eliminan rápidamente los desechos del tejido conectivo de las células vivas. Si estos residuos y proteínas que están presentes en la sangre no son eliminadas rápidamente, se acumularán en zonas del cuerpo que no son las más adecuadas para ello, produciéndose una congestión tóxica que destruye el tejido sano y crea enfermedades, ante los cuales el organismo deberá defenderse.

Algunas investigaciones realizadas años atrás revelaron que las proteínas acumuladas en el plasma pueden acabar con la vida de una persona en un día. El daño causado por estos desechos afecta el funcionamiento, entre otros, de los intestinos, conductos biliares, vesícula, apéndice, amígdalas, órganos reproductores y riñones. Para evitar que se dañe algún órgano, sistema o las células sanas, el cuerpo reacciona utilizando radicales libres, enzimas, bacterias destructoras (putrefacto ras) y hongos, con la finalidad de descomponer la mezcla que forman las células muertas y los residuos metabólicos. En esta etapa del proceso curativo llamada “enfermedad”, el sistema inmunológico se involucra en un intento de eliminar los desechos, las toxinas y también todas las células debilitadas y dañadas. Esta respuesta se denomina comúnmente “trastorno inflamatorio”.

La inflamación como causa de la enfermedad

Las últimas investigaciones realizadas reconocen que la inflamación es la causa común más inmediata de toda enfermedad aguda y crónica. Sin embargo, como se ha descrito anteriormente, las inflamaciones e infecciones no son enfermedades, sino intentos básicos de supervivencia del cuerpo. El organismo tiene varios órganos y sistemas concebidos especialmente para afrontar con eficacia la eliminación de las materias de desecho que produce diariamente.

La inflamación es la expresión patente del sistema defensivo del organismo en respuesta a una agresión. Debe existir un factor que inicie el desarrollo de la enfermedad, es decir, una agresión previa en los tejidos del organismo.

Es un hecho que su sistema inmunológico conduce el proceso inflamatorio en las enfermedades

 

Todo comienza en el intestino

. El intestino está hecho de un intrincado revestimiento increíblemente grande y semipermeable. Su grado de permeabilidad cambia como respuesta a ciertas condiciones mediadas químicamente. Por ejemplo, cuando el cortisol se eleva debido al estrés o los niveles de hormona tiroidea fluctúan como consecuencia de hacer tareas hasta altas horas de la noche, su revestimiento intestinal se vuelve más permeable en tiempo real.

Al sentarse a comer los alimentos son parcialmente digeridos, toxinas, virus, levaduras y bacterias tienen la oportunidad de pasar a través del intestino y acceder al torrente sanguíneo. Esto se conoce como “síndrome de intestino permeable”. Si el revestimiento intestinal se daña en repetidas ocasiones debido al recurrente síndrome del intestino permeable, las células dañadas se vuelven incapaces de hacer su trabajo correctamente. No procesan ni utilizan los nutrientes y enzimas que son vitales para una buena digestión. Eventualmente, la digestión se deteriora y la absorción de nutrientes se ve afectada de forma negativa. A medida que hay mayor exposición, el cuerpo inicia un ataque contra estos invasores externos. Responde con inflamación, reacciones alérgicas, y otros síntomas que relacionamos con una variedad de enfermedades. Esta situación podría y suele dar lugar a numerosas enfermedades graves y debilitantes. Debido a que su sistema inmunológico puede llegar a estar sobrecargado, estos factores inflamatorios desencadenantes se desplazan continuamente a través de la sangre afectando nervios, órganos, tejidos conectivos, articulaciones y músculos. Probablemente podría empezar a ver cómo se desarrollan las enfermedades.

Es un hecho que su sistema inmunológico conduce el proceso inflamatorio en las enfermedades. Lamentablemente la medicina occidental ofrece pocas respuestas reales en cuanto al manejo o superación del proceso autoinmune. El enfoque típico a la terapia generalmente es suprimir la respuesta inmune con agentes inmunosupresores o a veces esteroides. Ambos enfoques están diseñados para reducir la inflamación, pero ninguno detiene los procesos de las enfermedades subyacentes o permite que los tejidos dañados se regeneren.

¿Qué se puede hacer entonces para corregir este desequilibrio en nuestro organismo y procurar una vida más sana?

Ciertamente la inflamación crónica, llamada de baja intensidad, es una alteración que subyace en el desarrollo de una infinidad de enfermedades metabólicas. Los estilos de vida, y la nutrición especialmente, demuestran ejercer una modulación en este proceso. En un estudio realizado en la Universidad de Carolina del Sur, en los Estados Unidos, se desarrolló una herramienta capaz de medir la capacidad inflamatoria de la dieta. Para esto los investigadores hicieron una extensa revisión bibliográfica de 1943 artículos publicados entre 1950 y 2010 identificando 45 parámetros nutricionales que, por sus propiedades anti inflamatorias o pro inflamatorias se asociaban a diferentes biomarcadores de inflamación. A través de una ponderación, según el tipo de estudio y las características de los nutrientes investigados, desarrollaron una puntuación de inflamación que llamaron “índice inflamatorio de la dieta” (IDD). En el estudio descubrieron que dicho índice tiene valores negativos cuando la dieta tiene una mayor propiedad anti inflamatoria y valores positivos cuando es pro inflamatoria.

Luego de realizar algunos estudios con estudiantes de la universidad, utilizando 28 parámetros nutricionales de los 45, entre los que se incluyeron hidratos de carbono, proteínas, grasas, alcohol, ácidos grasos omega 3, ácidos grasos omega 6, ácidos grasos tipo trans, cafeína y otros tantos, los investigadores descubrieron que el riesgo de contraer una enfermedad (en ese caso una enfermedad cardiovascular) se incrementa de manera progresiva al aumentar la capacidad inflamatoria de la dieta.

Este estudio demuestra que existe una relación directa entre lo que consumimos y la salud de nuestro organismo y que la promoción de hábitos de vida saludables, especialmente los relacionados con la actividad física y la nutrición, es una estrategia clave para prevenir la enfermedad, pero se debe sustentar en estudios de calidad que aporten evidencia científica a las recomendaciones realizadas. La investigación en el campo de la prevención es fundamental para identificar factores modificables que ayuden a diseñar estrategias preventivas eficaces así como los mecanismos que desencadenan el origen de la enfermedad. Se deben promover patrones nutricionales “anti inflamatorios” como estrategia para la prevención de cualquier enfermedad.

La mayoría de las enfermedades inflamatorias comienzan en el intestino con una reacción autoinmune que se convierte en inflamación sistémica

(Fuentes: Natural News, Recuperando la salud en EM, SEC)


Sobre esta noticia

Autor:
Riqui Romero (45 noticias)
Visitas:
395
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.