Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cristina García escriba una noticia?

Un estudio aporta nuevas observaciones que podrían mejorar el diagnostico y tratamiento del síndrome de ovarios poliquísticos

1
- +
11/04/2018 17:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un equipo de investigadores de la Universidad de Granada y la Clínica MARGen, ha publicado un estudio que aporta nuevas observaciones que podrían suponer un avance en el diagnostico y tratamiento en los casos de infertilidad femenina provocada por el síndrome de ovarios poliquísticos

De acuerdo con el estudio, publicado de la en la revista americana Journal of Gynecology and Women's Health, una coordinación defectuosa de reacciones hormonales puede  ser la causa de que los folículos (cavidades de los ovarios en las cuales se desarrollan los óvulos) crecen pero no expulsan el óvulo en el momento oportuno, por lo cual los folículos se acumulan en los ovarios y se convierten en quistes, exactamente lo que ocurre en el síndrome de ovarios poliquísticos. Según el doctor Tesarik “queda por determinar si el origen de esta anomalía es genético o relacionado con otros factores que podrían afectar el sistema endocrino de la mujer”.

Existen diferentes causas  de infertilidad femenina, muchas de ellas están relacionadas con la edad de la mujer y la tendencia de posponer la maternidad. “Sin embargo, muchas mujeres jóvenes también sufren de infertilidad y el síndrome de ovarios poliquísticos es una de las causas más frecuentes”.

El síndrome de ovarios poliquísticos es una enfermedad endocrina compleja y heterogénea. De acuerdo con el criterio diagnóstico empleado, esta enfermedad afecta entre 6% y 20% de las mujeres en edad reproductiva. Sin embargo, es responsable de la mayoría de los casos de falta de ovulación en mujeres jóvenes.

El síndrome no es solo un problema de infertilidad. Las pacientes afectadas pueden desarrollar síntomas que reducen su calidad de vida e, incluso, pueden ponerla en peligro. Síntomas como acné, hirsutismo, obesidad, diabetes y cáncer del endometrio. Según Jan Tesarik, una mejor comprensión de los mecanismos responsables del desarrollo del síndrome en una fase temprana puede ayudar a parar la enfermedad mediante tratamientos relativamente ligeros y evitar el uso de métodos quirúrgicos, necesarios a menudo en las fases avanzadas.

Síntomas

Los primeros indicios del síndrome de ovarios poliquísticos son ciclos irregulares, más bien largos, y la ausencia de ovulación, que la mujer puede detectar midiendo los cambios de la temperatura basal. La sospecha se puede confirmar por un examen ginecológico y por un análisis de sangre. Estos exámenes también pueden determinar el grado de la anomalía para recomendar el tratamiento adecuado.

En cuanto al origen del síndrome, las observaciones publicadas esta semana por el Doctor Tesarik en la revista americana Journal of Gynecology and Women's Health demuestran que algunas mujeres jóvenes no ovulan en respuesta a un análogo sintético de la hormona, llamada GnRH, responsable de la inducción de ovulación durante el ciclo menstrual natural. Se trataba de mujeres jóvenes, entre 21 y 25 años, que no sufrían todavía del síndrome de ovarios poliquísticos pero que ya presentaban con algunos síntomas de su pronto desarrollo.

Las mujeres involucradas en el estudio publicado por el doctor Tesarik aún no presentaban un cuadro completo del síndrome de ovarios poliquísticos, pero parecían estar en el camino. Todas ovulaban en respuesta a la hormona llamada HCG, un estímulo directo, independiente de la regulación interna de la ovulación. 

Esto significa – explica el doctor Tesarik- que sus ovarios reacciona correctamente a estímulos hormonales y que el problema se localiza más bien al nivel de la hipófisis (glándula pituitaria), un órgano situado en la base del cráneo, que regula la función de otras glándulas del sistema endocrino, entre ellas los ovarios”.

Según los investigadores, este problema puede ser, o no, de origen genético, lo que está actualmente comprobando el equipo de la Clínica MARGen. Sin embrago, independiente del origen de la patología, según Jan Tesarik “se impone una cuestión: si el desarrollo y agravio del síndrome de ovarios poliquísticos puede ser frenado por tratamientos que inducen la ovulación, aplicados en un periodo inicial, después de detectar los primeros síntomas y antes que la mujer acuda a una clínica especializada para solucionar su problema de infertilidad”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cristina García (79 noticias)
Visitas:
39
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.