Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

Estudiando el cambiante Sol

29/10/2009 00:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada 11 años el Sol sufre una curiosa metamorfosis. Brotan manchas oscuras en la superficie solar. Las explosiones son tan potentes como mil millones de bombas atómicas provocando intensas fulguraciones de radiación de alta energía. Las nubes de gas son lo suficientemente grandes como para tragar planetas, separarse del Sol y penetrar en el espacio. Es un extravagante despliegue de poder estelar.

Pero, y ¿por qué no podemos ver nada de eso?

Casi nada del espectáculo del máximo solar es visible al ojo humano. Mira el Sol, y te darás cuenta de que siempre es la misma vieja bola de luz brillante y uniforme.

"El problema es que los ojos humanos están dirigidos hacia las longitudes de onda incorrectas", explica Tom Woods, físico solar de la Universidad de de Colorado en Boulder. "Si queremos tener una buena visión de la actividad del solar, necesitaremos ver en el ultravioleta extremo (EUV)."

La actividad solar fotografiada en el ultravioleta extremo (EUV) mediante el Observatorio Solar and Heliospheric Observatory (SOHO) en 2000.

EUV es la abreviatura de ultravioleta extremo (también llamado ultravioleta lejano). El EUV es una forma de radiación ultravioleta de alta energía cuyas longitudes de onda están entre 1 y 120 nanómetros. Los fotones EUV son mucho más energéticos y peligrosos que los rayos ultravioleta ordinarios que nos provocan quemaduras. Pero afortunadamente para los seres humanos, la atmósfera de la Tierra bloquea los rayos EUV del Sol; puesto que de otro modo un día en la playa sería mortal.

Cuando el sol está activo, se producen intensas emisiones EUV que aumentan y disminuyen de intensidad en factores de miles en cuestión de minutos. Estas embestidas calientan la alta atmósfera de la Tierra, hinchándola y aumentando el rozamiento con los satélites. Los fotones EUV rompe en los átomos y las moléculas, creando una capa de iones en la alta atmósfera que puede perturbar severamente las señales de radio.

Para vigilar estos fotones energéticos, la NASA va a lanzar un sensor llamado "EVE", abreviatura de EUV Variability Experiment, abordo del nuevo Solar Dynamics Observatory a principios de este invierno.

Continuará...


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
5383
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.