Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

Estudian el deterioro del sistema inmunitario en el espacio

18/05/2010 23:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se sabe que los astronautas tienen un mayor riesgo de enfermar en comparación con el resto de los seres humanos en la superficie de la Tierra. Los astronautas sufren las tensiones que acompañan a la ingravidez, viven confinados en pequeños habitáculos, permaneciendo lejos de su familia y amigos, y además su jornada está atiborrada de trabajo (al mismo tiempo, no duermen lo suficiente). Todos estos factores se sabe que provocan estragos en el sistema inmunológico.

Un grupo de investigación dirigido por el inmunólogo Ty Lebsack de la Universidad de Arizona ha descubierto que los vuelos espaciales producen cambios en la actividad de los genes que controlan la respuesta inmune y el estrés, y que tal vez esto provoca que los astronautas padezcan más enfermedades.

El malfuncionamiento del sistema inmune es un riesgo que se suma al ambiente de alta radiación, a la descalcificación osea y al deterioro de la función cardíaca, entre otros factores, cuando consideramos períodos en el espacio prolongados

Entre los factores que afectan la salud en los vuelos espaciales se cuentan: una mayor susceptibilidad de una tripulación para contraer infecciones y las observaciones previas de que los microbios que causan las enfermedades prosperan en un ambiente de gravedad casi nula. Por todo esto los largos viajes a destinos lejanos como Marte plantean grandes desafíos en lo que se refiere a las misiones espaciales tripuladas.

"En conjunto, nuestros resultados apuntan a la posibilidad de que el sistema inmunológico de un astronauta pudiera verse comprometido en el espacio", explicó Lebsack del departamento de la Universidad de Arizona en su departamento de inmunología.

Lebsack y sus colegas centraron su estudio en la glándula timo, el órgano que sirve como una "fábrica" y "academia de entrenamiento" para las células T que son los actores principales del sistema inmune. Se compararon los patrones de expresión genética en cuatro timos de los ratones sanos que habían pasado 13 días a bordo de la misión STS-118 efectuada por el transbordador Endeavour de la NASA con las glándulas de un grupo de control de ratones en la Tierra.

El resultado fue: 970 genes individuales en el timo de los ratones en el espacio oscilaron en su funcionamiento en una escala de 1, 5 veces o más. Cuando estos cambios se promediaron, 12 genes del tejido del timo de los cuatro ratones que volaron al espacio fueron regulados significativamente. "Se descubrió que los genes alterados que observamos afectan principalmente a moléculas de señalización que desempeñan un papel en la muerte celular programada y que regulan la respuesta del cuerpo ante el estrés", dijo Lebsack.

La muerte celular programada desempeña un papel importante en el funcionamiento del cuerpo, por ejemplo, en la eliminación de las células que ya no son necesarias o que están dañadas de forma irreparable. Sin embargo, la muerte celular debe estar bien regulada por el sistema inmune para que el proceso no se salga de control.

"Muchos de los genes cuya actividad osciló en los ratones en el espacio juegan un papel importante en el mantenimiento de este equilibrio", explicó Lebsack. "Potencialmente, podrían llegar a la muerte celular a bordo de una nave espacial debido a estos cambios de funcionamiento."

Los resultados encajan con los experimentos llevados a cabo en la Tierra para estudiar cómo la microgravedad afecta a las células inmunes. En estos experimentos, los científicos imitaron ingravidez mediante clinostatos (aparatos que giran lentamente los experimentos de forma que la atracción gravitacional de la Tierra no se perciba que procede de una dirección consistente.

"Los estudios previos con cultivos celulares en clinostatos mostraron un incremento de la muerte de células T cuando se elimina el estímulo de la gravedad", explicó Lebsack", por lo que este fue un paso lógico para comprobar si nos encontramos con los mismos efectos con animales expuestos a una falta real de la gravedad."

"Hemos observado un patrón general acerca de los genes cuya expresión se cambió por el vuelo espacial: todos ellos están involucrados, de una forma o de otra, en el desarrollo y en el control de la muerte celular programada de las células inmunes."

Este estudio representa el primer uso de la tecnología de "microarrays" para investigar la expresión génica en el tejido del timo de ratones que volaron al espacio, explican los autores. Las complejas iniciativas de investigación como ésta necesitan especialistas que combinen sus diferentes áreas de especialización.

Este trabajo de investigación, financiado por la NASA, se publicará en el 15 de mayo en The Journal of Cellular Bioquemistry.

Fuente original

Publicado en Odisea cósmica


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
4281
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.