Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bailey escriba una noticia?

Estrés prematrimonial

12/08/2009 08:43 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos sabemos que preparar una boda conlleva mucha tensión, pero cuando uno se ve llorando frente a un funcionario público, es hora de tomarse las cosas con más calma

<a href="http://www.flickr.com/photos/19958921@N00/755285423/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/19958921@N00/755285423/" target="_blank">lemonjenny</a> via Flickr

Mi boda fue muy pequeña, sin embargo, como no la hice en la ciudad donde vivo, porque queríamos que fuera en la playa, la organización fue en verdad compleja. Si a esto le aunamos que mi marido es extranjero, comprenderán que las cosas se complicaron exponencialmente.

Al ser mi marido extranjero y hablar un español que le permitía nada más sobrevivir en el metro y ordenar algo de comida, no había forma de que me ayudara absolutamente con nada, por lo que valientemente asumí que tenía que encargarme de todo. Y todo, es todo: hotel, transporte, invitaciones, recuerdos, música, fotos, comida y por supuesto...los consabidos y sagrados trámites...!!

Y si de por sí los trámites son engorrosos, ya se podrán imaginar cómo lo son cuando te quieres casar con alguien que no es de tu país. ¡¡La leche!!...diría un españolito, yo sólo dije, al más puro y clásico estilo mexicano ¡¡Híjole!!..¿Todo esto tenemos que hacer?...pero claro, a la señorita que te entrega la hoja de requisitos en Inmigración, le importan un comino tus angustias personales. Así, además de valentía, me tuve que armar de paciencia y me dije a mi misma: no pasa nada, el elefante se come a pedacitos, asi que a empezar a cortar.

Afortunadamente, logré contactar con un funcionario del Registro Civil que se ofreció a ayudarme a la distancia, en lugar de tener que ir yo hasta Veracruz (a 6 horas de donde vivo) para recoger la hoja de documentos que necesitábamos presentar en una determinada fecha, ni antes, ni después.

Asi que mi compatriota jarocho me hizo el favor de enviarme los documentos por correo y todo parecía idílico hasta aquí, sin embargo, pasó una semana y no me llegaron. Como no quería agobiarlo llamándole a diario y perder así su apoyo, pensé en dar un poquito más de tiempo, pero cuando vi que habían pasado dos semanas y no llegaban los documentos, le volví a llamar para preguntar, con la voz más tranquila e ingenua que logré sacar, cuándo había mandado los documentos que había prometido, a lo cual él contestó aún más tranquilo e ingenuamente: -¡¡Qué bueno que me acordó!!, se los mando mañana. Tratando de disimular mi perplejidad ante su insolente respuesta, le agradecí, colgué y acto seguido, me hinqué en corcholatas para pedir que no se le volviera a olvidar nuevamente.

Así pasó otra semana y yo ya empezaba a angustiarme seriamente porque esos documentos eran todos los requisitos que teníamos que completar, con lo cual no sabía si era temprano, tarde o qué para llevarlos a cabo. Finalmente, a la siguiente semana, un día que regresé del super, encontré una notificación de la oficina de Correos diciendo que tenía un sobre registrado esperando a por mi en dicha oficina, ya que no me habían localizado en la casa.

Por supuesto que me puse feliz como una lombriz e inmediatamente programé la visita a la oficina de Correos para el día siguiente, con lo cual pude notar que la dirección de la oficina había cambiado y que ahora, en lugar de a 6 cuadras de mi casa, estaba cerca del Palacio Municipal, zona que estaba bastante lejos de mi casa y sin estacionamiento. Pero bueno, yo seguía feliz con la llegada de los ansiados documentos, asi que verifiqué el horario de la oficina (8am a 6 pm) que había puesto a mano el señor cartero y pensé con optimismo que, aunque me tardara un ratito en encontrar un espacio o tuviera que caminar unas 20 cuadras, podría estacionarme para ir a recoger mi sobre y de ahi ir a realizar todas las otras cosas que tenía pendientes de hacer.

-Pues sí -le dije- pero yo qué culpa tengo...!!

Y así le hice, al día siguiente me levanté tempranito, me bañé y sali contentísima a la oficina de Correos. Maravillosamente, cuando llegué había un lugar para estacionarse casi enfrente, prohibido, pero como no pensaba más que tardarme dos minutos, pensé que no había problema en dejarlo ahí. Me di cuenta que todavía no eran las 8 cuando encontré cerrada la puerta de entrada y decidí esperar pacientemente los 5 minutos que faltaban, echando un ojito a mi coche cada 5 segundos, por supuesto.

Pasados los 5 minutos, más otros 5 más, sin dejar de estar viendo mi coche para correr a quitarlo en caso de ver una grúa, vi a un señor cartero que salía por la puerta de los coches y corrí a preguntarle que si ya iban a abrir, a lo cual él me contestó: -Claro que sí, pero hasta las 9 am. -¿¿Qué!! -le dije yo con los ojos desorbitados- ¿cómo hasta las 9 am?...si aquí en el papelito que me dejaron dice claramente que abren a las 8 am...¡y yo tengo una cita a las 9 am en otro lugar, no puedo esperar tanto tiempo!!.

El señor cartero vio el papelito y me dijo con toda calma: -Ah, es que seguramente los compañeros nuevos que se acaban de cambiar a esta oficina se equivocaron porque todavía no se saben bien nuestros horarios. -Pues sí -le dije- pero yo qué culpa tengo...!! Yo necesito recojer este sobre que es importantísimo y tiene que ser hoy porque son documentos urgentes...!!...Y no puedo esperar hasta las 9 am, además, mi coche está mal estacionado porque no hay lugares por aquí...!! Como vio que ya me estaba poniendo roja (cosa que me sucede cuando me enojo) me dijo que le iba a llamar a su Supervisor.

Y sí, el señor cartero supervisor salió y muy amablemente me dijo que lamentaba la equivocación, pero que no podía hacer nada porque la señorita que atendía llegaba hasta las 9 am...(!!), que de verdad lamentaba el error (nuevamente) pero que como estaban en época de ajuste, era hasta un punto normal. Ante su amabilidad y lo contundente de los hechos, no pude hacer otra cosa que....LLORAR...!! Así es, se me empezaron a salir las lagrimitas, primero tímidamente, pero después de unas diez ya salían sin ningún disimulo y sólo atiné a decirle: -Es que son los documentos para casarme, los he estado esperando desde hace mucho, ya no sé cuánto tiempo tengo para recabar los requisitos...y encima mi coche está mal estacionado....!!!

Sorprendido y apenado por mi sollocienta reacción, me contestó muy lindo: -Mire, a lo mejor la señorita llega más temprano y le prometo que en cuanto llegue, buscará su sobre. Y mientras, puede poner su coche aquí enfrente para que no se preocupe. Gimoteando y todo, así le hice. Esperé casi 40 minutos, pero efectivamente y gracias a Dios, la señorita llegó un poco antes de las 9 am y me entregó mi sobre.

Claro que cuando llegué a mi casa y me puse a meditar sobre lo sucedido, me di cuenta que había llorado frente a un funcionario público...!!!... Y ahi fue que decidí tomarme las cosas con más calma para no acabar con un ataque de nervios el día antes de la boda.


Sobre esta noticia

Autor:
Bailey (2 noticias)
Visitas:
9719
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Gisselle (18/02/2010)

Uff me imagino como debe haber sido ese dia, yo me caso en 2 meses más y ya me estoy estresando.... pero al final como resultó todo?? encuentro tu historia muy interesante ...
saludos

0
+ -

Bailey (05/05/2012)

Hola Gisselle, perdona por contestar tan tardíamente. La boda resultó maravillosa y mi esposo y yo ya tenemos hasta un hermoso bebé. ¿Y a tí cómo te fue con tu boda?...:-)