Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Por qué el estímulo fiscal no crea un crecimiento económico real

5
- +
10/10/2018 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imagePara la mayoría de los expertos, un factor clave que los responsables políticos deberían estar observando es la brecha entre la producción real y la producción potencial. La producción potencial es el rendimiento máximo que la economía podría alcanzar si todos los recursos se utilizan de manera eficiente.

La brecha se etiqueta como la brecha de producción. En Junio de este año esta brecha, expresada en términos porcentuales, se ubicó en 3, 8% contra 3, 25% en marzo y 2, 75% en junio del año pasado.

image

Una brecha de producción positiva fuerte puede ser motivo de preocupación porque según los expertos puede poner en movimiento las presiones inflacionarias. Para evitar la posible escalada de la inflación, los expertos tienden a recomendar políticas monetarias y fiscales más estrictas.

Su resultado preferencial sería suavizar la demanda agregada, que se considera como el factor clave detrás de la brecha de producción positiva.

Sin embargo, una mayor preocupación para la mayoría de los expertos es una brecha de producción negativa, que se asocia con una recesión severa.

La brecha de producción estuvo en el área negativa entre noviembre de 2008 y junio de 2013. Tenga en cuenta que en junio de 2009 se había desplomado a menos 3, 34% (ver gráfico).

image

La mayoría de los comentaristas opinan que con el surgimiento de una brecha de producción negativa, la política más efectiva para eliminar esta brecha es un estímulo fiscal agresivo, es decir, la reducción de impuestos y el aumento de los desembolsos del gobierno, una política de gran déficit gubernamental.

Esta forma de pensar sigue las ideas de John Maynard Keynes.

Brevemente, Keynes sostuvo que no se podía confiar completamente en una economía de mercado, que es inherentemente inestable. Si se deja libre, la economía de mercado podría conducir a la autodestrucción.

Por lo tanto, existe la necesidad de que los gobiernos y los bancos centrales administren la economía.

El manejo exitoso en el marco Keynesiano se puede lograr influyendo en el gasto general en una economía.

Es un gasto que genera ingresos. El gasto de un individuo se convierte en ingreso para otro individuo de acuerdo con el marco de pensamiento Keynesiano.

Lo que finalmente impulsa la economía es el gasto. Si durante una recesión los consumidores no pueden gastar, entonces es la función del gobierno intervenir y aumentar el gasto general para hacer crecer la economía.

Si por alguna razón la demanda de los bienes producidos no es lo suficientemente fuerte, esto lleva a una depresión económica. (La demanda inadecuada de bienes conduce a un uso parcial de la mano de obra existente y de los bienes de capital).

En este marco, entonces, tiene mucho sentido impulsar el gasto gubernamental para fortalecer la demanda y eliminar la depresión económica.

Sin financiación, no es posible un aumento en la demanda.

Lo que falta en lo anterior es el tema de la financiación. Por ejemplo, un panadero produce diez hogazas de pan, de las cuales consume dos panes e intercambia ocho panes por un par de zapatos con un zapatero. En este ejemplo, el panadero financia la compra de zapatos por medio de los ocho panes de pan guardados.

Tenga en cuenta que el pan mantiene la vida y el bienestar del zapatero. Asimismo, el zapatero ha financiado la compra de pan por medio de zapatos que mantienen la vida y el bienestar del panadero.

Considere el caso que el panadero decida construir otro horno para aumentar la producción de pan. Para implementar su plan, el panadero contrata los servicios del fabricante del horno.

Le paga al fabricante del horno con parte del pan que está produciendo.

Lo que tenemos aquí es una situación en la que la construcción del horno se financia mediante la producción de un bien de consumo final: el pan.

Si por alguna razón se interrumpe el flujo de producción de pan, el panadero no podría pagar al fabricante del horno. Como resultado, la fabricación del horno tendría que ser abortada.

A partir de este simple ejemplo, podemos inferir que lo que importa para el crecimiento económico no es solo el stock existente de herramientas y maquinaria y el conjunto de mano de obra, sino el flujo adecuado de bienes y servicios finales que mantienen la vida y el bienestar de las personas.

Ahora, incluso si aceptamos el marco Keynesiano de que la producción potencial está por encima de la producción real, no se sigue que el aumento en los desembolsos del gobierno conduzca a un aumento en el producto real de la economía.

No es posible elevar la producción global sin el apoyo necesario de los bienes y servicios finales o del flujo de fondos reales o el flujo de ahorros reales.

Hemos visto que a través de un bien de consumo final, el pan, el panadero pudo financiar la expansión de su estructura de producción.

Del mismo modo, otros productores deben tener bienes de consumo reales salvos finales, ahorros reales, para financiar la compra de los bienes y servicios que requieren.

Tenga en cuenta que la introducción de dinero no altera la esencia de lo que es la financiación. El dinero es solo un medio de intercambio. Solo se usa para facilitar el flujo de bienes, pero no puede reemplazar los bienes de consumo final.

Estímulo fiscal y crecimiento económico.

Dado que el gobierno no es una entidad generadora de riqueza, ¿cómo puede un aumento en los desembolsos del gobierno revivir la economía?.

Varias personas que serán empleadas por el gobierno esperarán una compensación por su trabajo. Tenga en cuenta que el gobierno puede pagarles a estos individuos gravando a otros que todavía están generando riqueza real. Al hacer esto, el gobierno debilita el proceso de generación de riqueza y socava las perspectivas de recuperación económica. (Ignoramos aquí los préstamos de extranjeros).

Ahora bien, el estímulo fiscal podría "funcionar" si el flujo de ahorros reales (es decir, el financiamiento real) es lo suficientemente grande como para financiar actividades del gobierno y al mismo tiempo permitir una tasa de crecimiento positiva en las actividades del sector privado. (Tenga en cuenta que el aumento general de la actividad económica real se atribuye en este caso erróneamente a la política fiscal laxa del gobierno).

Sin embargo, si el flujo de ahorros reales está disminuyendo, independientemente de cualquier aumento en los desembolsos del gobierno, la actividad económica real global no puede revivir. En este caso, cuanto más gaste el gobierno, es decir, cuanto más tome de los generadores de riqueza, más debilitará las perspectivas de una recuperación.

Por lo tanto, cuando el gobierno por medio de impuestos desvía el pan a sus propias actividades, el panadero tendrá menos pan a su disposición. En consecuencia, el panadero no podrá asegurar los servicios del fabricante del horno. Como resultado, no será posible aumentar la producción de pan, en igualdad de condiciones.

A medida que el ritmo del gasto gubernamental aumenta, podría surgir una situación en la que el panadero no tendrá suficiente pan para mantener la viabilidad del horno existente. (El panadero no tendrá suficiente pan para pagar los servicios de un técnico para mantener el horno existente). En consecuencia, su producción de pan realmente disminuirá.

De manera similar, como resultado del aumento en los desembolsos del gobierno, otros generadores de riqueza tendrán menos fondos reales a su disposición. Esto, a su vez, obstaculizará la producción de sus bienes y servicios y, a su vez, retrasará y no promoverá el crecimiento económico real general.

Como se puede ver, el aumento en los desembolsos del gobierno lleva a un debilitamiento en el proceso de generación de riqueza en general.

De acuerdo con Ludwig von Mises en La Acción Humana,

... es necesario enfatizar la verdad de que un gobierno puede gastar o invertir solo lo que le quita a sus ciudadanos y que su gasto e inversión adicionales restringe el gasto y la inversión de los ciudadanos en toda su magnitud.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (802 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
181
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.