Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chaimae escriba una noticia?

"Todo lo que estamos viviendo es un sueño sobre una pesadilla" (sic)

22/03/2011 19:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Manuel Delgado Villegas conocido como El Arropiero, obstenta el dudoso honor de ser el mayor asesino de la historia de España

Tras su detención, el 18 de enero de 1971, confesó cuarenta y ocho crímenes, de los cuales la policía sólo pudo investigar veintidós y probar su participación en siete de ellos, algunos de los cuales habían sido perpetrados en Italia y Francia.

El Arropiero no parecía un asesino sistemático: su único método consistía en la arbitrariedad de sus crímenes y en la elección de sus víctimas, entre las cuales había numerosos y supuestos homosexuales, miembros de la burguesía e incluso una mujer con la que Delgado Villegas había compartido parte de su vida.

El documental de Carlos Balagué es un análisis crudo de la personalidad de El Arropiero, narrado desde el presente por los médicos y policías que le trataron durante tres años y buscaron los restos que ratificaran la cincuentena de crímenes confesados por él. Cronológicamente, abarca desde su primera época en El Puerto Santa María como mendigo, a su transformación posterior en violador y asesino y en él se muestran imágenes de archivo combinadas con psiquiatras, enfermeros, abogados, etc... que tuvieron relación con él.

En el documental se muestra claramente el enorme narcisismo de El Arropiero, a pesar de las pocas imágenes en movimiento en las que se le puede ver, ya que falleció, sin ser juzgado, en el año 1998 y fue recluido, sin más, en una celda hasta el momento de su muerte.

"Todo lo que estamos viviendo es un sueño sobre una pesadilla. Y cuando ese sueño se acaba, seremos ceniza"

A mi modo de ver, los momentos más interesantes del documental, además de la sorprendente entrevista final con el protagonista, son aquéllos en los que se cuenta cómo Delgado Villegas se sentía importante por su habilidad para asesinar sin ser descubierto (lo que hace tras salir de ver El estrangulador de Boston). También impactan las imágenes posteriores a su detención, cuando pide que le dejen en libertad durante un par de días para lograr superar la cifra de los cien crímenes de un asesino mexicano capturado en aquellos días. Es apasionante el retrato que se hace de una persona, con toda probabilidad deficiente mental, que se vanagloriaba de sus asesinatos sin pudor alguno, tal vez porque era lo único que le podía hacer destacar y ser reconocido.

Como he mencionado anteriormente, a El Arropiero nunca se le juzgó. De ahí el estudio que se hace en el documental sobre cómo, cuando un asesino se sale de la norma, del patrón establecido, "el sistema" no sabe qué hacer con él. No deja de ser paradójico que, en una dictadura como la que imperaba entonces en España, en la que se ejecutaba a personas con menor (o ninguno) número de crímenes, El Arropiero hizo temblar al sistema judicial que no sabía qué hacer con un monstruo semejante y cómo mostrar que en ese reino del orden que era la dictadura franquista, un hombre había podido cometer tal número de crímenes sin ningún impedimento.

En el lado negativo de la balanza de este documental se encuentra la escasa variedad de juicios sobre el asesino (se repiten demasiado las declaraciones de psiquiatras y el criminólogo que le acompañaron durante tres años en busca de restos de cadáveres, que nunca pudieron demostrar todos los crímenes), lo que ralentiza el ritmo del documental y un final un tanto manipulado para suavizar la figura del asesino, a través de imágenes de los últimos días de El Arropiero y su patético deambular por el manicomio donde falleció.

Con todo, se trata de un documental modesto pero interesante. Lástima que no profundice más en las causas de la psicopatía, en cómo en la España profunda un hombre cuya madre murió al darle a luz y que no sabía leer ni escribir deviene un monstruo de semejante calibre. Impresionantes las palabras finales de El Arropiero, tras años en cárceles y sanatorios mentales: "Todo lo que estamos viviendo es un sueño sobre una pesadilla. Y cuando ese sueño se acaba, seremos ceniza".

Se trata de un documental modesto pero interesante

Una curiosidad: En las pruebas médicas que se hicieron a El Arropiero, le fue detectada la presencia del cromosoma XYY, conocido universalmente como el cromosoma de la criminalidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Chaimae (63 noticias)
Visitas:
3844
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.