Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Estamos programados para vivir 120 años

30/07/2009 18:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Película "Horizontes Perdidos", de Ronald Colman, pinta la vida posible en "Shangri-li", en los Himalayas.Ficción imitable

<a href="http://www.flickr.com/photos/67728355@N00/286092213/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/67728355@N00/286092213/" target="_blank">My Buffo</a> via Flickr

Estamos programados para vivir 120 años

La idea de que en circunstancias especiales podemos vivir cien años fue explotada en el cine por el novelista

James Hilton en su obra "Horizontes perdidos", que tiene más de 40 años.Hollywood produjo en seguida una película protagonzada por el inolvidable Ronald Colman.

Hilton describía un valle inaccesible llamado "Sangri-la" escondido entre los picos de los Himalayas sin la polución y el frenesí de la vida modernsa.El valle no está en los mapas pero para el novelista, sí.Tenía 100 kms de largo y se llamaba Hunza, donde vive el pueblo de la etnia hunzuk.Estaba presidido por el pico de Pakaposhi, cubierto de nieves eternas.en la primavera, los ríos que bajaban al valle tenían un color que ni existe:el incolor.

El primer rxtranjero que en la novela llega allí es el Dr Allen E, .Banik quien afirma haver visto ancianos de 120 años trajinando en las labores campestres.Los hunzuks parecían idemnes a todo tipo de gérmenes y un hombre de 75 u 80 años, podía darse el lujo de caminar 80 ó 100 kms. sin sentir apenas cansancio y los paseos más cortos temprano o de amanecer antes de empezar a trabajar superan los 15 kms.

Las condiciones de vida de los nativos del valle se parecen en todas las regiones del Caucaso o de Bulgaria en quienes inspiró James Hilton..Pueblos en nada agresivos, que viven en una sociedad sin clases donde no necesitan jueces, ni abogados, ni policía, ni cárceles.Fue la TV francesa la que presentó hace tiempo un programa en que ensalzaba a los habitantes del Caucaso y decía que su modo se vivir dejaba atrás la expectancia de vida que algunos biólogos asignan al hombre que aceptaron vivir en ese ambiente, una temporada y sacar sus consecuencjas.

Son esos 120 años para los que estamos programnados, los que normalmente se viven en esos valles..El más veterano de ellos era un tal Chereli, que tenís 160 años y aún se dedicaba a las tareas del campo, ahora como hobby.Y, después, al atardecer se reunía con otros en la taberna del pueblo para entonar viejas canciones, en su idioma.Tenían un compañero que había formado un coro y lo dirgía . Era el más joven de ellos(78 años).

Las condiciones climatológicas eran y son en muchas ciudades caucásicas, las ideales.Claro que también hay jóvenes, pero a los mayores de 80 nadie los rechaza.Viven una vida estable y activa y ocupan un lugar operativo y eficaz en la sociedad.La ancianidad para ellos es un ciclo natural y nada más.

El régimen alimenticio

Se basa por suouesto en el mínimo necesario de calorías para vivir y trabajar.En Occidente tal dieta se consideraría pobre en calorías:1.700 al día.La carne que se consume, poca, nunca está rfrita sino que se cocina o se hace a la parrilla; las legumbres y la fruta son la parte esencial del régimen.La fruta se come siempre cruda.La miel, las nueces y el queso de país van rociadas con un excelente vino georgiano en cantidades moderadas y en las grandes ocasiones se toma vodka llamado "shasha", pero entonces se suprime el vino.

Más sobre

No existen neveras ni congeladores, aunque los víveres se almacenan en umbrías o en sitios muy frescos.En estas ocasiones el queso de rigor es de oveja.Y para muchos males se prefiere el vodka a los fármacos, aunque se conocen muy vien las hierbas y remedios ancestrales.Y muchos de los ancianos están rodeados de sus hijos, nietos y tatarnietos, a los que pasan esas costumbres.

Varios antropólogos emparentaron a los habitantes de Caucaso con los vascos, sin demostrarlo.Los caucásicos son prolíficos y las mujeres tienen hijos a edades que harían palidecer a cualquier europeo.Como muchos de los más viejos datan de épocas de la historia en que no existían los registros civiles en estos valles.Nadie, fuera de la familia, puede decir con certeza la edad y los docunmentos fanmiliares tienen validez oficial.

Los jóvenes piden consejo a los mayores y estos a los

ancianos.Los más viejos tienen por ley no escrita la última palabra.Se estima que la herencia genética es la clave del envejecimiento.Muchos gerontólogos pasan por estos valles con su ordenador portátilcomo mochila.Se van impresionados por la dieta, la alegría de vivir y la calidad de vida que contemplan.

Los médicos forasteros está asombrados por los bajísimos niveles de colesterol y, digamos, la salud de sus arterias y en genral de lo poco usado que luce el sistema cardiovascular de ´no tan jóvenes y veteranos.Y no es sólo uno de los factores que hemos numerado el que hace a los de estos valles caucasicos longevos:es el conjunto, anclados en el tiempo, en las tradiciones y en el carácter.

El Dr David Davies, presidente de la Unidad para la Longevidad del Hospital St.Pancras de Londres comenta:"Si lo comparamos a grosso modo con lo que la sabiduría popular dice de la longevidad en las islas:se suele decir que los que más viven son los carteros ingleses, todo el día entregando el correo y buscando en grandes distritos postales siempre cambiantes en que el correo no está computarizado para entregar la correspondencia y los paquetes postales a gente de nombre hindú o ruso, etc..; los ministros de algunas religiones tan ocupados todo el día en sus visitas pastorales y sus obligaciones con la feligresía y ya no, pero, antaño, los médicos de pueblo.Y los que practican a rajatabla una medicina naturista.Excluyo a los deportisrtas porque las pruebas de competición y los fármacos los han estropeado.Pues bien si los ponemos frente a los caucásicos, es, sobre todo por su capacidad para el relax, a pesar de la vida también ajetreada que llevan, siempre ocupados".

En cuanto al actor Ronald Colman, de origen británico, la guerra partió en dos su carrera. A pesar de haber logrado alcanzar la ciudad soñada en los Himalayas, por lo menos en la película "Horizontes perdidos", murió joven a los 68 años de edad, pero creó escuela.Probablemente es la primera lección en la Escuela de Arte Dramático de "Shangri-la.

.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1227 noticias)
Visitas:
10176
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.