Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carolina Cebreros escriba una noticia?

Estados Unidos, Rusia y China: el desarrollo de la Red 5G

12
- +
08/06/2020 00:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la actualidad, la quinta generación de redes móviles (Red 5G) se posiciona como la opción más rápida, segura y con mayor infraestructura para almacenar redes y dispositivos móviles en el mundo

En la actualidad, la quinta generación de redes móviles (Red 5G) se posiciona como la opción más rápida, segura y con mayor infraestructura para almacenar redes y dispositivos móviles en el mundo (CSIS, 2020). En este sentido, su importancia reside en la competitividad y seguridad digital que aseguran a los Estados en el siglo XXI. En este contexto, la 5G determinará el curso que el internet, incluyendo el internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) o las Economías Web, tendrá para los países y empresas a nivel global. A su vez, la red dilucida los nuevos riesgos y vulnerabilidades a los que los Estados se enfrentan en cuestión de seguridad en ambientes tecnológicos y digitales altamente volátiles. En este sentido, la toma de decisiones relacionadas a la Red 5G tienen que ser entendidas desde los efectos y consecuencias en cuestiones de seguridad y economía global (Lewis, 2018). De esta manera, una nueva carrera digital ha iniciado basada en la sospecha, al apego a la privacidad o al acceso a los sistemas de seguridad integrados (Moret, 2019). 

Identificación de actores

En el presente análisis comparativo se presentarán los diversos actores que intervienen de manera significativa en los casos seleccionados, buscando explicar su relevancia respecto al tema y reflexionando en las particularidades de cada país. El desarrollo emergente de la tecnología 5G plantea interrogantes para la seguridad nacional, comunicaciones móviles, redes seguras y demás. Aunado a lo anterior, la hegemonía occidental con respecto al proceso internacional de toma de decisiones se está viendo desafiado por nuevos poderes económicos y tecnológicos (Gorman, 2020). 

En un nivel Estado, el posicionamiento de la República Popular China es un ejemplo de un nuevo poder tecnológico que busca desafiar a Occidente, ya que para el presidente Xi Jinping, uno de los objetivos primordiales es transformar su país de la fábrica del mundo a un hub de innovación (Schneier, 2020). Existe un consenso de que China está liderando el camino en lo que respecta a la 5G. 

En el nivel Individual de China es imperativo entender el conducir de empresas como Huawei, China Telecom y ZTE quienes están ofreciendo sus servicios para construir redes 5G de países individuales y que tienen una amplía participación en el mercado mundial de telecomunicaciones (Seligman, 2019). Sin embargo, China enfrenta serios obstáculos al tratar de suministrar al resto del mundo equipos 5G. Huawei es objeto de sanciones de Estados Unidos por las denuncias de sus tratos con Irán (Schneier, 2020). El escepticismo adicional surge de la dudosa estructura de propiedad de la compañía, la dependencia de los subsidios estatales y las denuncias de espionaje.

Por otro lado, en un nivel Estado, las nuevas regulaciones en internet en Rusia han atraído la atención internacional dado que están tratando de crear un mecanismo para la vigilancia efectiva del internet dentro de sus fronteras permitiendo así un mayor control estatal de la información y la prevención de su difusión si es necesario. También se busca que el Estado tenga el control centralizado sobre la infraestructura de internet es un intento de permitir el aislamiento de una red nacional de internet global, para lo cual el Estado puede abrir y cerrar "fronteras digitales" y determinar el flujo de información dentro de ellos como mejor le parezca (Doffman, 2019). 

Es importante tener en cuenta que la cooperación con China ha sido clave  para Rusia en el tema del 5G. La divergencia de Rusia con respecto a Occidente significa que necesita tecnología de China; de hecho, ya está logrando acuerdos con empresas chinas. En el nivel Individual de Rusia, empresas como MTS mobile, MegaFon y Tele2 conforman el espacio de injerencia en el tema de este país y son estas las que poseen estrechas relaciones con empresas como Ericsson y Huawei (Hill, 2020). 

Estados Unidos, por medio de sus posicionamientos y declaraciones en un nivel Estado, ha tratado de acelerar los esfuerzos para romper los lazos con Huawei y comenzar a construir toda la arquitectura e infraestructura 5G con empresas estadounidenses (Seligman, 2019). En el nivel Individual, las compañías de Estados Unidos como Qualcomm producen algunos de los software 5G más avanzados, pero no fabrican gran parte del hardware necesario, lo que limita su competitividad global (Statt, 2020).

Estado del Arte

Análisis general de la Red 5G

El desarrollo e implementación de la tecnología inalámbrica 5G es un cambio disruptivo para la industria de las telecomunicaciones y representa un salto monumental hacia adelante. Más allá de las mejoras en nuestro ecosistema existente de dispositivos (más velocidad y mejor estabilidad), se cree que la tecnología 5G puede servir como base para industrias y ciudades totalmente conectadas (Potomac Institute for Policy Studies, 2019).

En este sentido, Morten Springborg de World Wide Asset Management (2019), a través de la nueva generación de redes móviles, incidirá sobre la manera en la que se toman decisiones en el marco de la revolución digital y en el largo plazo, en el control global digital. A diferencia de generaciones antecesoras, la 5G permitirá conexiones múltiples y aplicaciones variadas desde su uso en vehículos autónomos, ciudades inteligentes, manufactura automatizada, hasta el uso de teléfonos celulares.

A través de la Red 5G, se espera desarrollar ecosistemas tecnológicos robustecidos por la calidad y cantidad de equipos, proveedores, manufacturadores, operadores de telecomunicaciones y desarrollo de aplicaciones que la misma red permite (EY Building a better working world, s.f.). En este sentido, desde el Senado Republicano de Estados Unidos (2019), se ha señalado que en el contexto actual, la cantidad de usuarios de teléfonos inteligentes ha incrementado a 17.8 billones de aparatos conectados, de estos, 7 billones estaban relacionados a tecnología inteligente. Se proyecta que para 2025, el número de usuarios excederá los 34 billones. Asimismo, las industrias no se ven exentas de la necesidad de la Red 5G, pues serán necesarias para proveer conexión, aumento de banda ancha y rapidez para procesar datos. Sectores como el de salud y transportes se verán beneficiados por esta modalidad de red, aumentando productividad y reduciendo emisiones. 

Aproximadamente desde 2017, el planteamiento de la 5G, la siguiente generación de tecnología inalámbrica, ha sido un tema que ha generado controversia y discusión entre los expertos del tema. Esto surgió de los múltiples anuncios y comunicados de diferentes operadores móviles, prometiendo planes para desplegar redes ultrarrápidas y de baja latencia, como lo hicieron T-Mobile y Sprint en Estados Unidos. A pesar de esto, Michael Calabrese y Amir Nasr (2018) de New America, plantean que, a pesar de todos los aspectos positivos que se prometen, es necesario señalar también que el ecosistema robusto, innovador y accesible de la 5G, no se logrará a través del empoderamiento de las grandes empresas nacionales, como lo es en el caso de Estados Unidos. Proponen que, para que esto realmente se logre y que los beneficios lleguen incluso a las áreas rurales más desconectadas, es necesario apoyar y empoderar a los pequeños operadores móviles para complementar la cobertura de los grandes operadores. 

En tal tenor, la arena de las tecnologías móviles y disruptivas plantean la posible supremacía y monopolio de la emergente tecnología 5G por parte de diferentes Estados y empresas que generarían serias problemáticas para la seguridad nacional en temas como la vigilancia omnipresente, comunicaciones móviles, redes seguras y demás. Aunado a lo anterior, la hegemonía occidental con respecto a los procesos internacionales de toma de decisiones, se está viendo desafiado por nuevos poderes económicos y tecnológicos (Seligman, 2019).

En general, se puede decir que a partir de que Huawei comenzó a posicionarse como el líder indiscutible en el desarrollo de la red 5G, la discusión sobre las amenazas de su aplicación se volvió más prominente. James Griffiths (2019) remarca que el peor de los resultados sería que la división que ya existe, entre China y EE. UU. se solidifique, forzando a los demás gobiernos a elegir un lado, creando así una nueva generación de internet polarizada en dos extremos: China y EE. UU., que podría afectar mucho más allá de qué compañía provee el equipo de red.

Por su parte, Huawei (2019), parecido a lo que propone Griffiths, señala que la amenaza que la 5G presenta para los usuarios es la politización de la misma, pues la empresa ha esclarecido que trabajan con más de 1500 redes de 500 operadores de telecomunicaciones; estableciendo convenios estratégicos con más de las 200 empresas de las 500 de Fortune. 

En resumidas cuentas, el caso de la Red 5G ha demostrado ser un tema relevante en materia de Política Exterior, pues ha definido y moldeado una serie de políticas públicas a nivel internacional, al simultáneamente enmarcar el uso de la tecnología en lo que una corriente de académicos ha llamado la siguiente carrera digital, para ahondar este entendimiento, se considera importante señalar que esta problemática no debe de reducirse a un problema económico, tecnológico o una discordancia entre dos potencias, sino una problemática multifactorial, multisectorial y multinivel, en la que se ven involucrados diferentes actores, ya sean nacionales o internacionales, que cuentan con sus intereses particulares y que deben de ser tomados en cuenta a la hora de realizar el análisis. 

Rusia

En general, después de realizar un breve escaneo del estado del arte, se encontraron que existen dos tendencias generales en los artículos y noticias publicados por académicos y expertos en el tema: el lado de los medios rusos y chinos, que plantean esta estrategia como algo innovador, que creará nuevos empleos y traerá más oportunidades y desarrollo; y el lado de los medios estadounidenses, que lo plantean como algo negativo, ya sea como una manera de controlar y censurar a la población o como una herramienta política y económica.

De acuerdo con el Hong Kong Trade Development Council HKTDC (2018), para Rusia el sector del desarrollo tecnológico e innovación es una nueva manera de lograr crecimiento y diversificación económica, es una herramienta y una estrategia inteligente para dejar de lado su dependencia con el sector energético, que en 2017 representaba más de la mitad de las exportaciones del país y casi 40% del presupuesto federal. 

Por otro lado, Zak Doffman (2019), parecido a lo propuesto por el HKTDC, considera que existe una separación entre EEUU y sus aliados de un lado, y China y sus aliados, principalmente Rusia, del otro. Este autor, a diferencia del HKTDC, plantea que más allá del desarrollo del 5G existe un nivel más profundo de colaboración con fines políticos. Para Doffman, esto se extiende a la creciente guerra híbrida en todo el mundo, el tráfico de influencias y control de la población e interferencia, e incluso a la guerra cibernética en curso en el Medio Oriente, donde China y Rusia ven a Irán como una manera de luchar contra EEUU y sus aliados.

Por otro lado, la visión de William J. Broad del New York Times (2019) se alinea a la de Doffman, pues interpreta el desarrollo de redes 5G y las campañas de desinformación rusas que ha habido sobre las mismas, como una especie de guerra económica y de información, en la que Rusia busca desacreditar el desarrollo que ha realizado Estados Unidos, porque no tiene una buena jugada. Esto se ejemplifica con la campaña de desinformación que la red de televisión rusa RT America lanzó en ese mismo año, relacionando las señales 5G con cáncer cerebral, infertilidad, autismo, etc.

Estados Unidos

A partir de una revisión del estado de arte, se puede concluir que hay dos grandes vertientes en el tema del 5G en la literatura estadounidense: la primera, que encuentra la relación China-Huawei como un instrumento del estado chino para perseguir sus intereses pasando desapercibido y donde la respuesta de EUA ha sido la adecuada; por otro lado, tenemos el flanco que dice que Estados Unidos ha fluctuado en demasía con sus opiniones y le ha restado la importancia merecida al tema.  

De acuerdo con el líder en ciberseguridad y académico Bruce Schneier (2020), el potencial para ciberespionaje aumenta exponencialmente cuando se considera que Huawei, quién fabrican los equipos, está subordinada al gobierno chino, pues podría verse obligada a incluir puertas traseras en el hardware o software para dar acceso remoto a Beijing; ante esta cuestión, Washington se ve forzado a tomar una acción gubernamental sin precedentes para buscar detener el crecimiento de Huawei y al mismo tiempo, China. 

En otra perspectiva de la situación se encuentra Lindsay Gorman del Alliance for Securing Democracy (2020),   quien estipula que el gobierno de Estados Unidos ha enviando señales mixtas sobre la 5G, y no se ha tomado en serio a China como una amenaza a la seguridad nacional sino que la considera principalmente como un competidor económico sin importar que las empresas de telecomunicaciones de EUA no compitan con Huawei en equipos 5G. El autor Nick Statt (2020) se posiciona en la misma visión y añade que se deben de crear estándares comunes para redes 5G, además de que el gobierno debería de ayudar a desarrollar la tecnología requerida para debilitar a Huawei del mercado interno de EE. UU. y del extranjero.

China

En el contexto del desarrollo de la tecnología 5G, retomando el trabajo del European Centre for International Political Economy (2018), Xi Jinping se encuentra transicionando de vocacionamiento; cambiando la narrativa de fábrica del mundo a ser el siguiente hub de innovación gracias al plan Made in China 2025, pues con este se espera que la economía china crezca de manera exponencial en un corto periodo de tiempo, ya que las estimaciones indican que la empresa tendrá 428 millones de usuarios para 2025, abonando a la creación de 8 millones de trabajos para 2030. Sin embargo, opositores a la Red 5G, como Glosserman, tildan a la misma y a la compañía desarrolladora, Huawei, de coludida con el gobierno chino al trabajar con los servicios de seguridad. Además, señalan que el aparato jurídico de China permite al Estado acceder a data de empresas (Japan Times, 2020). En este sentido, China Telecom (2020), el operador tradicional de China, determina que el desarrollo de la 5G fungirá para elevar el nivel de desarrollo del país, pues está motivada por el desarrollo tecnológico y empresarial para desarrollar redes inteligentes y negocios ecológicos bajo la lógica de la operación inteligente, creando un ecosistema fructífero para la economía.

Asimismo, centros como la Universidad de Arizona (2020), señalan que China está encaminado a controlar el mercado global digital, determinando a modo los estándares globales para los bienes y servicios de China, exportando valores autoritarios, imponiendo el control de información y vigilancia en el mundo. Por su parte, el Swedish Institute of International Affairs (2019), señala que esta es una extensión de la Belt and Road Initiative (BRI) pues gracias a la 5G tiene implicaciones geopolíticas sobre los países en los que se desarrolla la iniciativa. En la misma línea de análisis, Tim Rühlig & Maja Björk (2020), de la misma manera, señalan que se está desarrollando un autoritarismo digital, pues la ley china sobre seguridad cibernética, demanda a las empresas chinas en el extranjero la provisión de información

 


Sobre esta noticia

Autor:
Carolina Cebreros (8 noticias)
Visitas:
1036
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.