Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guardiana escriba una noticia?

El espíritu navideño…. ¡me mata!

16/12/2009 17:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Llega diciembre, las fiestas, jolgorio que venden en la televisión, los negocios, las calles, la felicidad es una imposición del mercado…

Cuando en noviembre empiezo a ver en los Shopping los adornos del árbol navideño, comienza a estrujárseme el estómago, literal…Pienso que se acercan las fiestas y desfallezco, cada día que pasa su cercanía me abruma, entro en pánico… ¡y no soy la única!

Con cada una de mis amigas con las que hablo, todas, absolutamente todas ¡dicen lo mismo!

De la ceca a la meca, desde España hasta Venezuela, de Argentina a Méjico, no hay distinción. Nos espanta pensar en las compras, en las corridas, en donde tendremos el dichoso festejo, como compatibilizamos la organización.

Qué los hijos, ¡ay Dios mío los hijos!, cuanto más fácil era cuando pequeños… Ahora están sus parejas, y sus parejas tienen padres…

Entonces, ¿adónde vamos? A tu casa o a la mía, a la de mi ex esposo o… ¿¿¿a cuál???

Se triplican los regalos, por supuesto, a veces el presupuesto no da, ¡JODER!

Mi amiga dice, “este año sólo reciben regalo los niños”, y yo le contesto:“¿de qué niños ni ocho cuartos hablas, si ni nietos tenemos?”, ¡fatal! ha entrado en el período crítico de la locura prenavideña…

Yo quiero ir a la misa del gallo, siempre lo hice y con mis hijos, por supuesto. Bien, pues querida, ¡tendrás que hacerte cargo de que estás del tomate!

Hasta ahora de los tres, sólo ha desertado uno, ya hace tres años, me duele, pero ya me acostumbro.

Mi amiga dice, “este año sólo reciben regalo los niños”, y yo le contesto:“¿de qué niños ni ocho cuartos hablas, si ni nietos tenemos?”,

Los otros dos, santos varones, asisten con piadosa voluntad y amoroso sacrificio. Este año decidí, relevarlos de ello. Bastante tienen con lo suyo para cargarlos con lo mío.

¡Ay Señor, las fiestas! Qué alguien me diga donde está ese famoso espíritu navideño….

¿Cuándo comenzó toda esta locura?

Hoy en día, llegamos con la lengua afuera, casi tocándonos la punta de los pies, desencajadas. Nos sentamos a una mesa llena de comidas que alimentarían a un heliogábalo, ¡qué digo uno, a dos!Bebemos el alcohol que no ingerimos en todo el año junto…

O sea, la previa, de corridas y apurones. La seguida, el día después, la resaca y el malestar más terrible.

Cuando era pequeña, las fiestas eran tan serenas. Misa, infaltable, cena familiar, regalos austeros. Nada de bambollas, nada de corridas.

Sería tan agradable volver a esos festejos tan tranquilos, porque realmente una los disfrutaba.

Todo era tan sencillo, tan cálido, tan normal.

De todos modos, brindo por estas fiestas, por los encuentros familiares, por los afectos, por el amor…

¡Y voto por volver a tener fiestas serenas, llenas de paz y tranquilidad, que realmente es lo más importante!

¡Y voto por volver a tener fiestas serenas, llenas de paz y tranquilidad, que realmente es lo más importante!


Sobre esta noticia

Autor:
Guardiana (117 noticias)
Visitas:
3874
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.