Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

Caso de espionaje: El pragmatismo de Alan García en su punto culminante

20/11/2009 13:37 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La controversia chileno-peruana en el caso del supuesto espionaje chileno en Perú, revela un cuadro en donde lo subyacente es cada vez más relevante que lo que se ve o expresa públicamente

Juan Francisco Coloane imparte clases en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile desde 2004, y en la actualidad dicta un curso de información y análisis político. Desde 2003 a 2009 escribió sobre política internacional en El Mostrador.cl La controversia chileno-peruana en el caso del supuesto espionaje chileno en Perú, revela un cuadro en donde lo subyacente es cada vez más relevante que lo que se ve o expresa públicamente.

El actor principal de la controversia es claramente Alan García, el mandatario peruano, insólitamente intentado elevar la temperatura del tema a pocos días de celebrase en Chile una elección presidencial trascendental.

La pregunta más obvia no ha trascendido: ¿Por qué todo ocurre a pocos días de una elección presidencial en Chile?

Y, que además, no es cualquier elección presidencial más, sino que es una que puede inclusive provocar un desajuste significativo en el armazón político chileno que ha sido elogiado universalmente.

Ese es el tema central de esta controversia.

¿Por qué estalla ahora el tema del espía peruano al servicio de Chile? Por qué las autoridades peruanas no esperan que se haya definido quién es el próximo presidente de Chile después de la segunda vuelta?

Si hay algo que no requiere de urgencias y aceleraciones es la función del espionaje, y de lo que sí requiere en cantidad superlativa es de juicio bajo la circunstancia más propicia para ser bien aplicado.

Para pocos es un misterio de que la política interna peruana se nutre de la relación con Chile y de la estabilidad política en Chile. También para muy pocos es misterio que la derecha peruana especialmente, y las derechas en América Latina, necesitan urgentemente de una reafirmación a través de un vuelco político en Chile, convertido precisamente en un país pivote en la región por su estabilidad política construida desde la mirada de centro- izquierda.

Un Chile con gobierno de derecha es lo que esperan las fuerzas neoconservadoras en la región lideradas principalmente por el partido republicano en EEUU, para empezar a cortar un circuito de contención que no ha sido propicio a la tradicional hegemonía estadounidense.

La “batalla de Honduras” es un buen ejemplo de esa necesidad de cortar los circuitos, y Chile, hay que decirlo claro, desde la perspectiva hegemónica a ultranza de la extrema derecha estadounidense, ha sido funcional a Venezuela, Ecuador y Bolivia, los países más díscolos. El trato de Miccheletti a Insulza, es el trato de los republicanos de extrema derecha a los políticos de la Concertación.

Alan García está contribuyendo, al agitar la controversia del espionaje, a que el actual gobierno en Chile se vea afectado por una suerte de crisis internacional con el “enemigo tradicional”.

La tesis más socorrida de la derecha peruana ha sido que un gobierno de derecha en Chile le hace bien al Perú.

La pregunta más obvia no ha trascendido: ¿Por qué todo ocurre a pocos días de una elección presidencial en Chile?

La tesis, a la cual el actual presidente Alan García se acopla para sustentarse con el apoyo de la derecha local, navega contra los vientos regionales de estabilidad e integración que han promovido los gobiernos de la Concertación, y que promueve el propio presidente de EEUU Barack Obama.

Muy a pesar de la política comercial bilateral intensa que ha desplegado, Chile continúa siendo un pilar en materia de integración y cooperación internacional.

Por los antecedentes dispersos e inconclusos, el acto publicitario de divulgar el supuesto espionaje a pocos días de una elección en un país vecino, conduce a pensar que se trataría de un montaje político.

En el rubro del espionaje, la infiltración y la inteligencia, los códigos tienen múltiples lecturas y los acontecimientos están siempre ocurriendo sin que se descifren a la opinión pública.

Cuando un hecho de esta naturaleza se hace público, se debe principalmente a la búsqueda de un objetivo, que no es precisamente el que aparenta ser.

El espionaje por definición no es un hecho público y en esa medida no es un hecho político por definición también.

Cuando se hace público, es porque se quiere enviar un mensaje específico en ese momento.

Es el ejemplo paradigmático de la red de espionaje soviético en el Reino Unido en la cual estaban Burgess, Mac Lean, Blunt y Philby. El hecho se hace público después de una década, en los años 60, a pesar de las defecciones de los dos primeros nombrados a comienzos de los años 50.

El Estado decide hacerlo público cuando el Reino Unido reestructura su foco de contención a la expansión soviética, y decide mandar un mensaje de radicalización de su política de protección. Es un mensaje también a los laboristas izquierdizantes, de que se avecinan tiempos más duros. Está muy bien expuesto en My Silent War de Kim Philby.

El gobierno que encabeza Alan García está incontenible por usar un término, en cuanto a su dependencia política de lo que suceda o haga Chile.

A todas luces intenta afectar la popularidad del actual gobierno en Chile y trascender en el proceso eleccionario chileno afectando por cierto las posibilidades de la Concertación en la elección venidera.

Es el pragmatismo de Alan García en su punto culminante, y se convertiría en el primer social demócrata peruano que en calidad de jefe de estado apoya a un candidato presidencial de la derecha en Chile. No existe otra explicación para un problema que se puede manejar a otros niveles y en otras circunstancias.

Por lo tanto, dar a luz pública un caso de supuesto espionaje chileno en el Perú en un momento crítico de la política chilena, excede la gravedad intrínseca del hecho, que en todo caso está siendo investigado y se trata todavía de una hipótesis.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
3332
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (22/11/2009)

en todo caso está siendo investigado y se trata todavía de una hipótesis.
TE EQUIVICOCAS FIDEL, EL GOBIERNO CHILENO NO QUIERE INVESTIGAR Y NO ES UNA HIPOTESIS, ES UN HECHO.
Y EL ARMAMENTISMO PARA QUE ES ??? PARA HACER MAS VISTOSOS SUS DESFILES MILITARES???? O PORQUE SIGUEN CON EL AFAN DE EXPANSION TERRITORIAL Y DEJAR DE SER "LA TRIPITA" DE SUDAMERICA