Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rosyrunrun escriba una noticia?

El espectáculo de Lydia Lozano en el teatro

02/12/2010 18:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ayer tuve la mala suerte de que me invitaran al estreno de Los ochenta son nuestros, la obra con la que Ana Diosdado triunfó hace ya más de 20 años. La obra está dirigida por Antonio del Real (aunque la dirección es inexistente) y protagonizada por los adolescentes de la tele, chicos muy majos pero poco experimentados que andan perdidos por el escenario. Tengo que hacer una excepción que me sorprendió gratamente, la de Antonio Hortelano, más conocido por haber interpretado a Kimi en Compañeros. Fue el único que estuvo a la altura como actor profesional.

Bueno, a lo que vamos. Me toco sentarme unos asientos más atrás que Lydia Lozano y una amiga suya. Nada más empezar la obra, Lydia se puso a toquetear su móvil, que nos daba reflejo a todos los que estábamos detrás, pero pensamos que estaba poniéndolo en silencio. Unos minutos después del comienzo de la obra, Lydia siguió con su móvil poniendo mensajitos; su compañera se levantó de su butaca y salió fuera. A los cinco minutos volvió a entrar al patio de butacas con dos cervezas y un paquete de palomitas. Ambas empezaron a mordisquear palomitas como si fuesen preadolescentes que iban por primera vez al cine. Mientras comían las palomitas se permitían el lujo de enseñarse mensajitos del móvil la una a la otra y comentarlos (la voz de Lydia es inconfundible y poco discreta). Cuando ya las habíamos mandado a callar varias veces, las dos se levantaron y se fueron, cosa que celebramos los allí presentes. Fue como ir al teatro con dos adolescentes pijas mal educadas.

Y hablando de educación tengo que felicitar a Isabel Preysler por la que le ha dado a sus hijos. El pasado martes estuve cenando con dos de ellos, Julio José y Tamara, en una presentación. No sólo daba gusto verlos coger la copa o tomar un canapé, sino que tienen conversación. Tienen el toque Preysler pero son nobles, no hay maldad en ellos. Contaron una anécdota que me pareció maravillosa. Ponían cámaras de vigilancia en casa para ver cómo trataba el servicio a sus perritos, mascotas a las que mandan al psicólogo y al acupuntor. ¡Ahí es nada!


Sobre esta noticia

Autor:
Rosyrunrun (1292 noticias)
Fuente:
blogs.20minutos.es
Visitas:
7324
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.