Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Espasmos del llanto en niños: no suele necesitarse tratamiento

26/10/2009 15:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pausa involuntaria de respiración, enfado, sorpresa, causas, factores de riesgo, síntomas, tratamiento, expectativas, complicaciones, cuándo acudir al médico, prevención

ESPASMOS DEL LLANTO EN LOS NIÑOS: NO SUELE NECESITARSE TRATAMIENTO

Es una pausa involuntaria en la respiración, algunas veces acompañada de pérdida del conocimiento, que generalmente ocurre en respuesta a una situación de enfado o de sorpresa.

Causas y factores de riesgo

La contención de la respiración se ve en algunos niños normales a los dos meses de vida, pero puede suceder incluso hasta los dos años de edad. Los episodios o crisis graves se observan en un 4 a 5% de los niños y la mayoría de los casos cesan cuando el menor llega a los seis a ocho años.

Los espasmos del llanto parecen ser una respuesta refleja al miedo, a una situación de confrontación, a un evento traumático (dolor, por ejemplo) o al hecho de ser asustado.

Esta reacción súbita hace que el sistema nervioso disminuya la frecuencia cardíaca o la respiración temporalmente, causando el freno de la respiración y los cambios de color.

La problemática suele repetirse en familias, de manera que si los padres del niño tuvieron secuencias similares en la infancia, su hijo tiene mayor probabilidad de sufrirlos.

Asimismo, se presenta con trastornos genéticos, como el síndrome de Riley-Day (afecta el desarrollo y funcionamiento de los nervios en todo el cuerpo) y el síndrome de Rett (el enfermo es dependiente de los demás para toda la vida).

Los niños con anemia ferropénica también pueden tener aumento de los episodios de suspensión de la respiración.

Síntomas

* Coloración azulosa de la piel causada por la falta de oxígeno (cianosis) o pérdida del color de la piel (palidez).

* Llanto y luego suspensión de la respiración (apnea).

* Pérdida momentánea del conocimiento o desmayo.

* Movimiento corto similar al de una convulsión (1 a 2 movimientos espasmódicos).

Después de asustarse o enfadarse, el menor queda sin aliento durante un momento, luego exhala y deja de respirar y, rápidamente, se torna azul (cianótico) y puede tener muchos movimientos espasmódicos parecidos a una convulsión leve.

El episodio termina con un período breve de pérdida del conocimiento, tras lo cual se recupera la respiración normal. El color del niño mejora con la primera respiración y la crisis finaliza . El menor puede repetir este comportamiento varias veces al día o sólo en raras ocasiones.

La contención de la respiración es una experiencia alarmante para los padres, quienes llegan a pensar que se trata de una convulsión o incluso un paro cardíaco. Cuando el médico diagnostique los espasmos del llanto, los padres sólo deben esperar que el episodio concluya.

Tratamiento

No suele ser necesario ningún tratamiento. Los niños perjudicados con los espasmos del llanto no sufren epilepsia ni daño cerebral.

Evitar situaciones que provoquen rabietas, reduce el número de crisis que el menor experimente. Colocar una tela fría en la frente del niño durante los espasmos puede acortar el episodio.

Si el menor padece anemia ferropénica, se debe empezar el tratamiento con reemplazo de hierro.

Cuando surge una crisis, es bueno asegurarse de que el niño esté en un lugar seguro donde no se vaya a herir durante una caída o una convulsión breve. Después de la crisis, hay que tratar de calmarse y no prestarle demasiada atención, ya que esta actitud puede reforzar los comportamientos que llevan a los espasmos del llanto.

Expectativas

Los espasmos se superan hacia la edad de 4 a 8.

Complicaciones

El mayor riesgo es una lesión, especialmente un traumatismo craneal, por una caída durante un episodio.

Situaciones que requieren asistencia médica

Cuando surgen los espamos por primera vez o se reiteran con frecuencia.

Si el niño deja de respirar o tiene convulsiones por más de un minuto, se debe llamar al servicio de urgencias.

Prevención

No hay medidas preventivas específicas. Si los padres saben que su hijo es propenso a los espasmos del llanto, deben tratar de distraerlo antes de que el comportamiento alcance el punto que clásicamente provoca la crisis.

Fuente: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
8783
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.