Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aventuraenlatierra escriba una noticia?

La españolísima Guerra del Pepino

01/06/2011 13:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las precauciones y precipitaciones de una responsable sanitaria alemana han desencadenado un vendaval que partiendo de los humildes pepinos españoles, amenaza con cuestionar la política agraria común europea y hasta la propia cosntrucción de la Unión, de creer a nuestros inmarcesibles políticos y comunicadores.

La aparición de un brote infeccioso provocado por la bacteria E.coli ha causado ya 15 muertos en Alemania. Las autoridades de Hamburgo, el Estado alemán donde se detectó inicialmente el problema, creyeron detectar su origen en importaciones de pepinos españoles. Rápidamente se cerró el paso a nuevas remesas de estos productos, lo que provocó una reacción en cadena en varios países europeos, que han puesto en cuarentena sus importaciones de productos agrícolas españoles.

Se puede criticar cierta precipitación en la determinación política fulminante alemana de señalar a los pepinos como probable causa del problema sanitario detectado antes de tener todos los análisis, pero de ahí a desenterrar la famosa conspiración del mundo mundial contra España debería mediar un abismo. No es soportable que desde una radio en principio tan poco sospechosa como la SER, los tertulianos en bloque exciten el patrioterismo español apelando al famoso "no nos quieren" como explicación del actual descolocamiento español en Europa, so pena de defender intereses económicos agrarios españoles. Todo tiene un límite, y la salud es precisamente una de esas líneas rojas que debieran respetar incluso los políticos, periodistas y empresarios más "emprendedores".

Sin duda los intereses agrícolas españoles son muy importantes, pero desde luego lo es mucho más preservar la salud de los ciudadanos europeos incluidos naturalmente los propios ciudadanos españoles. En ese contexto cabe calificar de simplemente surrealistas las apreciaciones vertidas por periodistas que se supone hablan desde un medio radiofónico de izquierdas, al acusar a los alemanes de estar obsesionados con la seguridad y no entender que en la vida todo conlleva riesgos (también alimentarios, al parecer); que en definitiva "el progreso incluida la tecnología significa riesgo", de donde el tertuliano, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, derivó ladinamente una poco disimulada defensa de las centrales nucleares.

Otro de los contertulios, andaluz por más señas y que presume de izquierdista, se lanzó a un encendido elogio de los "cultivos tecnológicos" que según él se llevan a cabo en Almería para conseguir frutas y verduras "tempranas", cultivos en los que según él todo es perfecto e higiénico a más no poder. El izquierdista de marras olvidaba al parecer que esos cultivos se realizan en invernaderos de plástico inundados de pesticidas de todo tipo, con plantas que son modificadas genéticamente, y que son manipulados por mano de obra hiperexplotada que malvive en condiciones de suciedad y hacinamiento en pisos-chabolas colectivos. Los beneficios, enormes, que produce esa industria alimentaria han estado hasta fecha reciente en su mayoría conectados con la especulación inmobiliaria salvaje en la costa andaluza, y solo Dios sabe donde se meten en la actualidad. Todo muy progresista, como puede verse.

La Guerra del Pepino ha venido pues a desnudar una España que no acaba de librarse de las explicaciones cañís: la Leyenda Negra nos persigue, los árbitros siempre pitan en contra de nuestra selección nacional, los europeos no quieren nuestros pepinos porque son los mejores del mundo.... Por increíble que parezca idioteces por el estilo, generosamente difundidas por medios y políticos, continúan envenenando las mentes de los españoles del siglo XXI.

En realidad, todo es un problema de confianza. Nadie confía, con razón, en esta España que de Aznar aquí ha vuelto a ser la de charanga y pandereta, arrogante y huera, amante del poco esfuerzo y del dinero fácil. En la España de Felipe González no hubiera habido caso como éste, por la sencilla razón de que entonces este era un país respetable y respetado, que generaba admiración fuera de nuestras fronteras; nos llamaban "los prusianos del sur". Hubiera bastado una discreta reunión entre ministros de Sanidad y Agricultura para liquidar un problema como el comentado, a la espera de que los técnicos sanitarios establecieran lo que había que hacer. Lamentablemente la España de hoy ha vuelto a quedar indefensa frente al exterior y al albur de sus propios fantasmas interiores.

Pobre España y pobres españoles, embarcados en guerras tan inútiles y perdidas de antemano como ésta de los pepinos.

En la fotografía que ilustra el post, inmigrantes magrebíes "ilegales" trabajan clandestinamente en un invernadero español.


Sobre esta noticia

Autor:
Aventuraenlatierra (224 noticias)
Fuente:
aventuraenlatierra.blogspot.com
Visitas:
2526
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.