Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Worldeportes escriba una noticia?

España necesita recuperar la magia si no quiere irse antes de lo esperado

23/06/2010 17:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La selección española conquistó la Eurocopa 2008 con un fútbol repleto de brillantez con Luis Aragonés al mando. El testigo lo retomó Vicente Del Bosque que mantuvo la genialidad de un grupo de jugadores acostumbrados a ganar divirtiéndose. En pleno Mundial 2010, la 'Roja' debe recuperar su magia entre debates sobre el estilo y mensajes del ex seleccionador.

La zona mixta del mítico Ellis Park Stadium, donde España conquistó su primer triunfo del Mundial de Sudáfrica, fue un reflejo del sentimiento generalizado del grupo de internacionales. Ni una sola sonrisa. Seriedad tras la vitoria. Acababan de enderezar el rumbo venciendo 2-0 a Honduras y las caras eran similares a las mostradas tras la derrota ante Suiza.

Ningún jugador está satisfecho del juego que están desplegando en una cita con la historia, en una oportunidad única de lanzar al mundo un mensaje con el estilo de toque que conquistó el 'Viejo Continente'. El carácter ganador del grupo exigía una goleada. Las numerosas ocasiones desperdiciadas dejaron un sabor agridulce.

Cada crítica vertida por el técnico con el que comenzó el éxito, Luis Aragonés, está calando hondo en la actualidad de la selección. En el grupo hay jugadores que siguen muriendo por él, eternamente agradecidos. A otros les comienza a incomodar que parte de la crítica que se ha desatado nazca de una persona que podía ayudar con sus comentarios a los partidos en una televisión árabe. "Con este juego España no llegará muy lejos", fue su última advertencia.

Es cuando se convierte en rutina que Del Bosque, salga con sus buenas intenciones el día posterior a cada partido y se le tuerza ligeramente el gesto al ser preguntado por cada una de las frases de Aragonés. Obligado a defenderse de cada crítica. Admite el debate pero ha frenado aspectos que considera inciertos, como la posición de Xavi Hernández.

No es casual el piropo del actual seleccionador a Sergio Busquets. Es el jugador del que pende el equipo defensiva y ofensivamente. Una pieza que no existía con Luis. La ha acoplado a la selección él. Es una reivindicación de sus cambios. En ellos no está el estilo. La inclusión de un extremo puro como Jesús Navas, en nada modifica la idea de salir a mandar, a adueñarse con toque del encuentro, encerrar al rival y asomar por su área con un juego combinativo. Esa es la bandera de España y con ella ganará el Mundial o consumará un nuevo fracaso.

Del Bosque no para de estudiar cada partido. Busca las razones por las que se ven aspectos diferentes en sus jugadores. Dejan señales de menor disfrute sobre el campo. El físico, que anda justo. La presión de la condición de favorito. La falta de puntería (España es la selección que más dispara y ha anotado dos tantos en 46 intentos). Metido en la coctelera ha frenado el optimismo con el que la 'Roja' aterrizó en Sudáfrica.

El 'cuartel general' en la Universidad del Noroeste comienza a cerrarse para preparar una final. Al grupo no le afectará caminar con la crítica. Todos tienen aún presentes los peores momentos camino del Mundial. Aquel día en Oviedo con bronca del público español, cuando se tambaleaba la clasificación para la Eurocopa con un mal inicio, y enfrentamientos internos del grupo con el seleccionador. El presente es bien distinto. La unidad del grupo se mantiene intacta. El buen ambiente entre todos marca la concentración. Sólo falta recuperar la magia sobre el césped.

Más noticias:


Sobre esta noticia

Autor:
Worldeportes (594 noticias)
Fuente:
worldeportes.blogspot.com
Visitas:
3223
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.