Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

España después de Rajoy

06/06/2018 12:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No cabe duda que la expulsión de Mariano Rajoy de la vida pública a manos de la mayoría del parlamento español, marca un antes y un después en el primer cuarto del siglo XXI a la espera de una recomposición de un electorado confundido y disperso

El daño infringido por el Partido Popular a la sociedad española ha producido un enfrentamiento sólo comparable al vivido durante los últimos años del franquismo.

Pero este enfrentamiento también puede servir -si se produce una reflexión seria- para reconsiderar los errores cometidos antes y durante la Transición del 78, algo que comenzamos a escuchar entre la gente seria de la izquierda.

Las prisas, por no llamar fraudes, de la Transición han tenido consecuencias nefastas 40 años después, llevando a conclusiones y suposiciones absolutamente equivocadas, como la aprobación de la Constitución o la Amnistía, sin ir más lejos.

El mismísimo PSOE ha pasado de defender el derecho de autodeterminación de los pueblos de España en boca de Felipe González (hay documentos para comprobarlo) a la llamada a la desinfección de Josep Borrell, al más puro estilo de la Yihad islámica. Y mientras Pedro Sánchez sigue hablando de nación de naciones, nombra Ministro de Asuntos Exteriores a Borrell, en una contradicción evidente.

Juan Carlos Monedero, líder de Podemos hace uso del más rancio machismo a la hora de salir en la foto “toqueteando” a Soraya Sáenz de Santamaría, para alegrarse en su cara del desalojo de su gobierno, lo que le ha valido la condena de buena parte de Twitter y el escandaloso silencio de las mujeres de su formación.

Son dos ejemplos dentro de la izquierda que sirven para ilustrar sus contradicciones y que nos avisan de que no hay que acusar al vecino con tanta insistencia cuando queda mucho por arreglar en la casa de cada uno.

La fobia anti PSOE azuzada desde Podemos, con el fin de ocupar el terreno de la socialdemocracia, ha sido uno de los mayores errores de la formación morada y sus vecinos, que no han sabido diferenciar entre “asuntos puntuales” y partido.

La Moción de Censura a Mariano Rajoy pudiera ser una catarsis para las fuerzas progresistas españolas, especialmente para la izquierda, pero es algo que está por ver.

La legitimidad del proceso es indudable y reviste al Presidente de la autoridad moral necesaria para finalizar la legislatura al contar con el respaldo de la mayoría de la Cámara de los Diputados.

Hoy más que nunca es necesario el diálogo entre los demócratas y progresistas

Es más, frente a los pesimistas y los detractores cabe recordar que el Presidente tiene la facultad de disolver el Senado y terminar con el último bastión del Partido Popular donde cuenta con mayoría absoluta.

Si Pedro Sánchez tomara esta decisión, no estaría de más que la izquierda y los nacionalistas se tomaran en serio un Senado al cual nunca le han dado importancia y que ahora se muestra como un símbolo de su debilidad.

En este caso se haría necesaria la formación de candidaturas unitarias para determinadas circunscripciones ya que el sistema de elección es distinto al de la Cámara de los Diputados, generando una dinámica que podría a prueba la capacidad de entendimiento y de gobierno de la nueva realidad aritmética de la izquierda en España.

Todo ello contribuiría en nuestra opinión a crear una nueva forma de hacer política mediante el diálogo, el entendimiento y los pactos puntuales para avanzar en un gobierno de coalición de la izquierda que garantice el Estado del Bienestar.

La diversidad y la pluralidad del Estado español requiere de entendimientos y acuerdos a todos los niveles y en todas las nacionalidades como paso previo a un Proceso Constituyente.

Al viejo PSOE le queda mucho por recuperar y debatir internamente hasta sacudirse a su Vieja Guardia, cada día más reaccionaria y derechista.

A la Nueva Izquierda dividida en una constelación de partidos, le toca estructurarse en algo más serio desde lo orgánico y creíble en lo político, estableciendo unos mínimos criterios de selección de sus cuadros, que producen goteras que amenazan con inundar la casa de oportunistas, arribistas y desaprensivos.

Es tanto lo que hay que hacer, que habría que establecer un programa de mínimos para salir del túnel y abrir nuevas rutas en el nuevo mapa.

 

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1298 noticias)
Visitas:
3488
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.