Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rober Barea escriba una noticia?

España será campeona del mundo en Sudafrica

28/06/2010 14:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tras los dudosa fase de clasificación, la selección de Del Bosque se hará con el titulo que le declarara mejor equipo de la historia reciente

Subirse o apostar al consabido carro ganador, siempre me ha parecido una empresa vaga a la vez que poco inteligente. Y es que, en este mundial que soportamos y sucedemos, el frío invernal del hemisferio sur, parece haber teñido de gélido espíritu los propósitos de la prensa en cuanto a la actuación de la selección española.

La roja comenzó por "soportar" un favoritismo incómodo y resultista que nos daba por casi merecedores del trofeo antes de que el balón comenzara a rodar allende los safaris. De ahí y sin apenas 48 horas de margen, nos hemos sentido cómodos en una novedosa postura crítica, recelosa y cuando menos dubitativa de cual será nuestro papel, tras perder por la mínima en el primer partido contra los inventores del reloj de cuco, véase Suiza.

Acaso este devenir entre el positivismo y el derrotismo, además de declarar que no existe el termino medio o es un síntoma a evitar, ponemos de manifiesto nuestro miedo. Ese que nos ha perseguido siempre en las grandes competiciones futboleras. Un debut inesperado, un tropiezo no deseable por nadie e imaginado por muy pocos, bastó para que casi la totalidad de los argumentos de la prensa escrita, hablada y rodada, nos diera casi por rey muerto. Rebatiendose a ellos mismos y dando la antípodas de lo que hasta el momento habían sido elogios desmedidos.

Sin anestesia y obviando el merecido beneficio de la duda, luego llegaron los Hondureños. La caída había sido tan dura y las heridas gozaban de tal frescura, que no quisimos remontar el vuelo y hacer castillos de un dos a cero, que casi sonaba y olía a semidorrota porque - y la justificación era casi unánime- pudieron ser seis o siete los tantos que debimos marcar. El fallo del penalti lanzado por Villa hizo el resto para poder entonces (auto ) justificarse del todo.

Más sobre

Recientemente con la victoria ante Chile, la supuesta favorita en boca del entrenador hondureño, preferimos mantener vuelo raso para acaso no salir en los radares. Mas que hablar de otro encuentro ganado, se reseña que los vecinos lusos serán los próximos rivales a batir en octavos. Nadie recalca ni cae el la facilona leña de ese árbol caído que es Francia e Italia, ya fuera de competición. Los fracasos ajenos son para la gran mayoría de la humanidad argumento legitimo para enaltecer las propias virtudes; pero la prensa española también "is different" en este sentido. Por qué criticar a los franceses o a la actual campeona y su debacle, cuando puedes seguir tirando piedras a un tejado mucho mas a mano como es el tuyo. Algunos van más allá y se erigen en reivindicadores del llamado "juego de Luis"; a la vez que añoran y se entretienen en pensar que cualquier tiempo pasado...

Entre tanto existe un equipo formado por 23 jugadores que pasa primera de grupo y mantiene intacto a la vez orgullo y motivación, se guarda las sonrisas y apertura de champán, para el 11 de julio que es cuando cabe y toca hacerlas de todas, todas. Sin devaneos y tratando de refugiarse de tanto incrédulo y temeroso de lo que pueda venir desde ahora, me atrevo a decir que España ganará el mundial de selecciones de Sudafrica. Lo convierto en prosa de otro modo: La selección, la nuestra, La Roja, alzará la copa el segundo Domingo del próximo mes. No se trata de vaticinar futuros deseados, ni regocijarse en la "posibilidad de", tan solo es un sencillo ejercicio de Fe, eso mismo, Fe, bondad de la que carecen los enviados a cubrir la aventura Sudafricana, y que el diccionario define como la "confianza, o el buen concepto que se tiene de algo o alguién". Ni euforia desmedida, ni delirios de grandeza, tan sólo se trata de creer, tal y como ya lo hicimos hace dos años.

Déjenme por favor tener la mitad de ganas que ostentó Chile al querernos y podernos casi ganar, tuteándonos desde el minuto uno. Permítanme soñar con el ímpetu con que jugó Honduras dándolo todo ante una selección muy superior a ella. Denme la oportunidad de salir al campo con la sangre fría de los Suizos y aprovechar los pocos tiros a puertas que pueda tener para alzarme con una impensable victoria...

No creo en portadas y titulares venidos a menos y elaborados ante un por si acaso. He ahí que a dos semanas del mundial escriba estas lineas. Me gusta y vivo más cómodo donde los argumentos de los jugadores, que desde el primer momento se resarcían del favoritismo eufórico de la previa al mundial. Sin gastar apenas tinta y saliva prefiero hacer mis propias conjeturas. Todo se resume en una consigna: Cuatro partidos nos separan de la gloria. Nada más.

¿ Impensable? Créanme que esta vez lo dudo.

Robertobarea@hotmail.es


Sobre esta noticia

Autor:
Rober Barea (7 noticias)
Visitas:
1829
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.