Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Prensa Libre Valenciana escriba una noticia?

¿España 2011 es igual a Argentina 2001?

30/05/2011 00:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es necesario remarcar que la presión externa que enfrenta España para profundizar los ajustes es enorme

Ricardo Osvaldo Rufino mir1959@live.com.ar

Soy argentino, observo desde lejos -desde este lado del Atlántico- la crisis española y constantemente me hago una pregunta que me parece clave: ¿Es el famoso y envidiado “estado de bienestar” el culpable del gran déficit fiscal que afecta a la economía de país europeo? Lo que significa, ¿son los beneficios que ha recibido durante décadas toda la sociedad española -no únicamente los trabajadores- los responsables del agigantamiento del gasto estatal que se traduce en una deuda pública que ha ocasionado un desequilibrio de proporciones?

La historia es conocida: varios países europeos han disfrutado de notables favores sociales durante décadas. Los latinoamericanos curiosos e interesados siempre visualizamos con admiración a estas estructuras de protección social. Nuestras naciones estuvieron bastante lejos de ese status, aunque, por ejemplo en el caso de Argentina durante la época de los dos primeros gobiernos de Juan Domingo Perón (1946-1952 y 1952-1955), la clase trabajadora mejoró marcadamente su situación, gracias a la aprobación de importantes leyes de índole laboral.

Esta admiración me lleva a otro interrogante crucial: si luego de exhaustivos análisis, estudios y comprobaciones se determina que el conjunto de estos beneficios resulta ser el verdadero culpable de la actual eclosión de la economía española, ¿esto significa que los ciudadanos comunes -del país que sea- debemos resignarnos y acostumbrarnos a enfrentar en el futuro tiempos duros, desde el punto de vista social y económico?

Veamos y analicemos si es tan así: el domingo pasado 8 de mayo el diario Página 12 de Buenos Aires, en su suplemento económico (“Cash”), publicó un artículo titulado “Argentina 2001-España2011”, cuyos autores son los caracterizados economistas universitarios Paula Español y Germán Herrera.

Los especialistas afirman que los males de España se producen “en una economía que renunció hace años a la autonomía monetaria y que asiste impotente a los graves efectos que provoca un tipo de cambio sobrevaluado en su tejido productivo. Parecería imposible equivocarse si se cree estar leyendo una descripción dela Argentinade hace diez años. Pero no es el caso: se trata de España2011”.

Recordemos: en 2001 enla Argentinaun peso equivalía a un dólar. Un tipo de cambio absolutamente sobrevaluado que impedía casi por completo que los industriales nacionales exportasen. Resultaba muy caro para cualquier país del mundo comprar productos o mercancías argentinas. Luego del estallido y la caída de Fernando dela Rúa, la devaluación dispuesta por el presidente Eduardo Duhalde determinó que el dólar pasase a costar tres pesos, y aunque -y como siempre sucede en estos casos- los trabajadores y las personas de ingresos fijos resultaron claramente perjudicados, fue evidente que los industriales mejoraron su situación, y se convirtieron en la punta de lanza de la recuperación de la economía nacional.

El argumento de Español y Herrera asevera, entonces, que:

Ambas situaciones son notablemente similares.

El alto tipo de cambio que en su momento distorsionó a la economía argentina, ahora está perjudicando seriamente a la economía ibérica. Como ejemplo de esto señalan que “la adopción del euro planchó los tipos de interés en España y estimuló el festín de endeudamiento que alimentó durante años la gigantesca burbuja inmobiliaria”.

Visto de este modo resulta notorio que fue un error que España haya decidido ingresar a la zona Euro, bloque regional en el que las reglas son demasiado estrictas y el tipo de cambio inflexible.

Por otra parte, el socialismo español conducido por Rodríguez Zapatero se inclinó por imponer una batería de recortes sociales internos, lejos de utilizar el grave contexto de la crisis como oportunidad para renegociar con firmeza política los términos en los cuales España (vale lo mismo para Grecia, Irlanda y Portugal) se insertó enla Zonadel Euro que comanda Alemania con puño de hierro.

Me pregunto: ¿Si las condiciones, requisitos y obligaciones establecidos en el mismo origen de la zona Euro fueron tan estrictos y rígidos, por qué el PSOE, como partido de gobierno, no aprovecho la situación presente para intentar modificar o flexibilizar esas condiciones? Era el momento ideal para buscar cambios trascendentes, para plantarse y explicitar con firmeza las razones de España.

No, Rodríguez Zapatero resignó esa posibilidad y terminó aplicando en plena crisis recortes inéditos, como la rebaja de los salarios nominales a los empleados públicos.

Por último, es necesario remarcar que la presión externa que enfrenta España para profundizar los ajustes es enorme y se acrecienta aún más a partir de la reciente caída de Portugal.

La canciller de Alemania, Angela Merkel (secundada por el presidente francés Nicolás Sarkozy y por el presidente del Banco Central Europeo, el ultraconservador Jean-Claude Trichet), comanda una verdadera cruzada para imponer “mayores compromisos” por parte de los países del euro. Ya en Davos, a fines de enero, Merkel había proclamado la necesidad de profundizar el camino de austeridad en Europa, chocando con la posición del secretario del Tesoro de EE.UU., quien sostuvo que no era aún razonable reducir los déficit públicos. En las reuniones del Consejo Europeo de los últimos dos meses, la nueva “Dama de Hierro” europea concretó esas exigencias presionando por la adopción de un paquete de reformas fiscales y laborales que buscan, entre otros ajustes, eliminar la indexación automática de los salarios a partir de la inflación e incluir en las constituciones nacionales cláusulas que limiten el déficit público.

Conclusión: el camino que le quieren hacer transitar al querido pueblo español parece unidireccional. Ajuste, ajuste y más ajuste. Es lo que quiere el Fondo Monetario Internacional (FMI), las autoridades dela UniónEuropeay Alemania como rectora del bloque. ¿Por qué esta es la única solución que le acercan a España (como ya sucedió con Grecia, Irlanda y Portugal)? ¿No es que la culpa de la crisis y del brutal déficit -según los especialistas en la materia- es del altísimo tipo de cambio, o sea una cuestión netamente macroeconómica, seguramente mal planteada en los formulamientos originales de la zona Euro? ¿Por qué el costo ahora deben pagarlo los ciudadanos españoles con recortes de salarios, jubilaciones y demás retrocesos en su estándar de vida?

Una prueba más de que este mundo ya se acostumbró a caminar rumbo a la injusticia…


Sobre esta noticia

Autor:
Prensa Libre Valenciana (108 noticias)
Visitas:
3596
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.