Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aperval escriba una noticia?

Esos pequeños mundos dentro de nuestro organismo

16/07/2009 05:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En pleno siglo 21, aún hay mucho por descubrir dentro del universo interminable que representan las funciones químicas de nuestro organismo. Lo que sabemos, posiblemente sea una parte ínfima de lo que todavía ignoramos sobre los maravillosos procesos que se dan en nuestro cuerpo

Mucho se ha hablado de las vitaminas, y desde su descubrimiento –o mejor dicho su identificación en nuestro organismo- las mismas han tenido detractores y defensores.

No obstante las evidencias de su positivo accionar en nuestro organismo y, así mismo, su notoria influencia en el malfuncionamiento de él ante la falta de ellas, denotan a las claras que más que una simple polémica sobre gustos y sabores, hay detrás de todo, enormes intereses económicos.

Precisamente el descubrimiento de una de ellas –la vitamina C, una de las más importantes para el buen funcionamiento de nuestra salud- se debió a los terribles padecimientos por los que atravesaban las personas privadas de ella, que llevaba incluso a la muerte. Me refiero a la enfermedad conocida como escorbuto, hoy en día prácticamente desconocida, pero que sin embargo en la época de las largas travesías desde un continente a otro, principalmente desde Europa a la que luego se llamaría América, y ante el desconocimiento de que existía una sustancia cuya carencia la causaba, se pensaba en cientos de causas diferentes, como que alguno de la tripulación ya llevaba esa enfermedad al embarcarse y luego fue contagiando al resto.

Quizás nunca sepamos como sucedieron realmente los hechos, pero se cuenta que en una de las travesías, en la que ya el hambre y el escorbuto diezmaban las fuerzas de la tripulación, uno de los marinos, desesperado por el hambre, comenzó a robar y comer unos extraños frutos que eran parte del cargamento.

Su razonamiento, típico de un desesperado ante la posibilidad de morir, era bien simple: si las ratas comían esos frutos y no morían, pues entonces era poco probable que lo pudieran envenenar a él, así que comenzó a sacar algunos de ellos y comerlos a escondidas. Se sintió tan bien, que compartió su secreto con uno de sus amigos que ya presentaba los síntomas del escorbuto, y ante su rápida mejoría, no tuvieron más opción que comunicarle los hechos al Capitán, quien autorizó que se distribuyan los frutos al resto de la tripulación, la que con su consumo, reflejó una mejoría de los síntomas del escorbuto que ya padecía la mayoría.

En realidad, no se trataba de un fruto, sino de un tubérculo hoy en día conocido mundialmente: la papa, que en su estado crudo contiene abundante vitamina C.

Dicen que ese descubrimiento, corroborado por estudios científicos de la época, fue considerado un secreto de Estado, que por un buen tiempo dio a Holanda una gran superioridad en los mares, hasta que Inglaterra descubrió los mismos principios en las limas, frutas exóticas en la época (hasta hoy en mi país, Paraguay, le decimos “lima de Persia”), y logró un predominio marítimo indiscutible.

Más allá de la anécdota o de si los hechos fueron exactamente de esa manera, esa situación dejó en evidencia que existían algunas sustancias que eran capaces de mantener la salud normal del organismo, y cuya carencia, por el contrario, determinaba anomalías en él.

Lo que hasta ahora sabemos a ciencia cierta, es que nuestro organismo necesita diariamente más de 100 nutrientes básicos diferentes

¿Qué son las vitaminas?

En pleno siglo 21, aún hay mucho por descubrir dentro del universo interminable que representan las funciones químicas de nuestro organismo. Lo que sabemos, posiblemente sea una parte ínfima de lo que todavía ignoramos sobre los maravillosos procesos que se dan en nuestro cuerpo.

Lo que hasta ahora sabemos a ciencia cierta, es que nuestro organismo necesita diariamente más de 100 nutrientes básicos diferentes, entre ellos, el agua, el oxígeno, las fibras, la grasa saturada y la poliinsaturada, las vitaminas, los minerales, oligoelementos y aminoácidos.

Esos nutrientes básicos forman a su vez unos 10.000 compuestos vitales, como las hormonas, las enzimas, los transmisores, factores, etc., que a través de sorprendentes y complejos procesos químicos, van realizando las reacciones que determinan el buen funcionamiento de nuestras funciones vitales.

Las vitaminas son un grupo de nutrientes esenciales vitales para el metabolismo normal y el crecimiento del organismo, y de los que generalmente se necesitan ínfimas cantidades. Actúan con otros compuestos (como las enzimas y los minerales) para producir energía, construir células o tejidos, eliminar residuos y garantizar el correcto funcionamiento de los aparatos y sistemas del cuerpo humano.

Hay dos tipos de vitaminas: las hidrosolubles o solubles en agua, y las liposolubles, es decir, las que se disuelven en grasa.

En estos tiempos de influenza, donde la nueva protagonista –la influenza A H1N1- se muestra agresiva y peligrosa, vuelve a cobrar protagonismo la vitamina C, más que nada por su comprobado efecto de aumentar las defensas naturales, aunque se debe tener en cuenta que la vitamina C contenida en frutas y verduras se pierde fácilmente por efecto de la oxidación, por el calor y la luz, por lo que pese a que se encuentra en forma abundante en muchas frutas y verduras, tampoco es mala idea reforzar su consumo en formas farmacéuticas que generalmente tienen un costo muy accesible.


Sobre esta noticia

Autor:
Aperval (1 noticias)
Visitas:
5522
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.