Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Baloneuropeo escriba una noticia?

Esencia holandesa, pólvora croata, finalista alemán

19/05/2010 22:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tuvieron que pasar ocho largos años para volver a ver a un finalista alemán en Champions y nueve para que el Bayern regrese a esta instancia definitiva. Con contundencia y superioridad, borraron del campo a un Lyon que nunca respetó sus ideales en la eliminatoria y de manera categórica el equipo de Munich es el primero en llegar a Madrid contra todo pronóstico. Un entrenador y un extremo holandés más un goleador croata son los principales responsables de depositar al gigante bávaro nuevamente en la elite europea.

El fútbol tiene estos detalles. Que paradójico suena que Louis Van Gaal estuvo a un partido de ser despedido por los malos resultados. Eran épocas de irregularidad e incertidumbre con el club con posibilidades de quedar fuera en primera fase de Champions y alejado de la lucha por la Bundesliga. Analizamos la plantilla del Bayern en la pretemporada y se llegó a la conclusión que había material para hacer bien las cosas. En otras palabras, la mejor plantilla de Alemania y una de las mejores de Europa estaba condenada al éxito. ¿Pero llegarían a tiempo los resultados? Parecía que no, hasta que dos momentos claves cambiaron el rumbo de este equipo.

A finales de agosto se consumó el ansiado fichaje de Arjen Robben. Llegó un viernes a y un sábado se dio a conocer, en primera persona y ante los aficionados muniqueses. Junto a Ribery, su socio dentro del campo, destrozaron al campeón defensor Wolfsburgo con una exhibición digna de una liga en pleno ascenso como la alemana. Vino, vio y venció, convirtió dos goles para firmar el preámbulo de lo que sería la gran temporada del holandés, que en forma y con continuidad demuestra ser uno de los futbolistas más desequilibrantes del planeta.

Con la remontada en camino por casa, todavía quedaba lograr el objetivo de meterse en octavos de Champions, en un complicadísimo grupo donde dominaba un implacable Burdeos y donde la Juventus amenazaba con ser segunda. En Turín, con el contento, el ambiente y los pronósticos en su contra, el equipo de Van Gaal firmó uno de los primeros shows de la temporada europea con una soberbia goleada. El 1-4 final no sólo sirvió para clasificarse, sino que el marcador y la soberbia demostración de fútbol acabaron de convencer a Van Gaal acerca de que sistema utilizar, y, por supuesto, de la importancia de un súper fichaje –que venía ¡libre! del Hamburgo- como lo fue el croata Ivica Olic.

El resto de la historia es conocido. Ante la Fiorentina en octavos pudieron irse marcharse a casa, pero la magia de Robben apagó el incendio. La garra alemana y el peso del escudo sirvieron para remontar un partido impresionante en Old Trafford con un United que ya saboreaba la clasificación. Y en la eliminatoria más decisiva apareció el mejor Bayern, sin depender tanto de sus individualidades y con un rendimiento colectivo implacable. A pesar de las increíbles decisiones de Claude Puel a lo largo del par de partidos –una lastima que este Lyon tuviese que nadar un océano para morir en la orilla- el autentico mérito es del Bayern de Van Gaal.

Lejos queda aquel equipo campeón de Ottmar Hitzfeld, un Bayern sólido pero rácano y defensivo donde el gran Giovane Élber era único punta y muchos futbolistas de corte defensivo (Scholl, Salihamid?i?, Hargreaves) aparecían por detrás. Casi 10 años y muchos entrenadores pasaron, pero Van Gaal ha conseguido darle un toque más romántico a un equipo caracterizado históricamente por su poderío físico y entrega que por el buen juego. Robben y Ribery han sido los puñales por las bandas, con Olic –que hoy marcó tres grandes goles- el equipo ganó un futbolista sacrificado, polivalente y con mucho olfato en la ofensiva. Se asentó la defensa y hasta los juveniles –Badstuber y Muller sobretodo, Contento y Alaba en menor medida- han tenido su posibilidad de mostrarse en el primer equipo y hasta ser importantes en el 11 titular.

Madrid espera al Bayern, mañana conoceremos al rival de un equipo que ha sabido combinar el coraje y el buen juego de manera equilibrada y admirable para llegar a esta final, además de tener al alcance de la mano los títulos de Copa alemana y Bundesliga. Todo gracias a Robben, Olic y especialmente, a Louis Van Gaal.


Sobre esta noticia

Autor:
Baloneuropeo (30 noticias)
Fuente:
baloneuropeo.com
Visitas:
2910
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.