Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Cómo todo ese dinero de estímulo extra podría llevar a la inflación de los precios

12
- +
24/05/2020 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn un esfuerzo por «luchar» contra las consecuencias del «encierro» políticamente orquestado, la Reserva Federal bombea grandes cantidades de dinero a la economía. Inyecta dinero básico en el sistema bancario. También monetiza la deuda pendiente y financia la política de gasto deficitario de la administración de los EEUU emitiendo nuevo dinero. Esto no sólo aumenta el «exceso de reservas» en el sistema bancario, sino que también aumenta las reservas de dinero en manos de las empresas y los consumidores.

El objetivo es mantener a la gente con liquidez, para compensar la pérdida de beneficios e ingresos. La política de creación de dinero de la Reserva Federal ya está mostrando sus primeros efectos. A finales de abril de 2020, la reserva monetaria M1 creció un 26 por ciento interanual, mientras que la reserva monetaria M2 aumentó un 15, 9 por ciento con respecto al año pasado. El banco central está aumentando fuertemente la cantidad de dinero mientras la producción económica se contrae, ¿no es eso inflacionario? Claro que sí, y sería falso pensar lo contrario.

image

En este contexto, es clave entender qué es realmente la inflación. La mayoría de la gente hoy en día piensa que la inflación es un aumento de los precios de los bienes de consumo de más del 2 por ciento por año, resultado de lo que la corriente principal de la economía ha estado enseñando a generaciones de estudiantes de todo el mundo. Sin embargo, equiparar la inflación con los cambios en los precios de los bienes de consumo es inadecuado y muy engañoso por varias razones.

La inflación de los precios de los bienes de consumo no tiene en cuenta la inflación de los precios de muchos otros bienes, sobre todo los activos. Si y cuando los precios de, digamos, acciones, bonos y bienes inmuebles suben, y si y cuando estos aumentos de precio no van acompañados de la disminución de los precios de otros bienes, el poder adquisitivo del dinero cae. Esto es lo que ha sucedido en las últimas décadas: los precios de los bienes de consumo han permanecido relativamente mansos mientras que los precios de los activos se han inflado.

Los que tenían activos estaban en el lado ganador cuando los precios subieron, mientras que los que tenían dinero y reclamaciones fijas denominadas en dinero perdieron. Los primeros se enriquecieron a expensas de los segundos. Esto fue posible, ya que los bancos centrales, en estrecha cooperación con los bancos comerciales, pudieron aplicar una política monetaria de producción de cantidades cada vez más grandes de crédito y dinero, con tipos de interés cada vez más bajos.

La verdad económica es que es el aumento de la cantidad de dinero lo que merece ser llamado inflación. Los cambios en los precios de los bienes son sólo un posible síntoma de un aumento en la cantidad de dinero. Lo que un aumento en la cantidad de dinero realmente hace es provocar una redistribución de los ingresos y la riqueza entre las personas. Algunos ganarán a expensas de otros. ¡Y esto ni siquiera tiene que ir de la mano con el aumento de los precios de los bienes!

Consideremos un caso en el que la economía se contrae fuertemente. A medida que la demanda cae, los precios de los bienes están bajo presión a la baja. En un esfuerzo por evitar que los precios caigan, el banco central aumenta la cantidad de dinero en manos de las empresas y los consumidores. Supongamos que logra devolver la demanda a su nivel original, con los precios de los bienes sin cambios. A primera vista, parece que no hay impacto inflacionario, porque los precios se han mantenido constantes.

Sin embargo, lo que ha sucedido es que el aumento de la oferta monetaria ha evitado que los precios de los bienes caigan. Como resultado, beneficia a los propietarios de los bienes, que están protegidos de las pérdidas en forma de disminución de los precios de los bienes. Esto es perjudicial para todos los que desean comprar bienes, los poseedores de dinero, ya que se les quita la oportunidad de comprar bienes a un precio más bajo. Pero eso no es todo.

Al mismo tiempo, no todas las personas obtendrán una parte igual en la mayor cantidad de dinero. De hecho, algunos obtendrán más que otros. Los primeros son los beneficiarios; los segundos se pierden. En las circunstancias actuales, los grandes bancos, las grandes empresas y otros intermediarios financieros (fondos de cobertura, compañías de seguros, etc.) reciben grandes cantidades de dinero, mientras que al mismo tiempo las pequeñas empresas y los empleados son engatusados con una cantidad mucho menor.

Lo que es más, algunos reciben el nuevo dinero antes que otros. Los primeros receptores del nuevo dinero son los ganadores: pueden comprar bienes a precios corrientes. A medida que el nuevo dinero se mueve de mano en mano, aumentando así los precios de los bienes, los últimos receptores son los perdedores del juego: sólo pueden comprar bienes a precios más altos. Dicho esto, una política de expansión de la cantidad de dinero causa innegablemente una desigualdad de ingresos y riqueza.

En el entorno actual, hay un desempleo masivo en los EEUU, que debería poner los salarios bajo presión a la baja. Es más, los precios de las materias primas han caído bruscamente, en particular los precios del petróleo, lo que ha amortiguado las medidas de inflación de los precios de los bienes de consumo. Sin embargo, la cantidad de dinero ha aumentado considerablemente, debido en gran parte al hecho de que la Reserva Federal está enviando efectivamente el dinero recién creado a los depósitos bancarios.

Esta evolución va acompañada de todos los efectos señalados anteriormente, sin duda alguna. Una pregunta interesante es, sin embargo, si los precios de los bienes aumentarán o no. Por supuesto, si suponemos que las empresas y los consumidores mantendrán sus nuevos saldos monetarios en lugar de gastarlos (lo que significa una disminución de la velocidad del dinero), es posible que no se produzca una inflación de los precios, e incluso la deflación de los precios de los bienes podría ser el resultado.

Sin embargo, para muchas personas el nuevo dinero compensa la pérdida de ingresos salariales, por lo que la probabilidad de que el nuevo dinero se gaste en comida, ropa, etc. es relativamente alta. En otras palabras, es probable que el nuevo dinero se introduzca en la demanda de bienes y servicios. En vista de la reducción de la oferta de bienes, hay buenas razones para temer que la inflación de los precios de los bienes de consumo esté a punto de acelerarse, a pesar de la última caída de los precios del petróleo.

Tanto más si y cuando el bloqueo termine más pronto que tarde, dejando que la economía vuelva a la «normalidad». En tal entorno, se puede esperar que el «alza monetaria» creada por el aumento de la cantidad de dinero haga subir los precios de los bienes de consumo y de producción, siempre y cuando las empresas y los consumidores vuelvan a su comportamiento de gasto original.

image

Sin embargo, hay algo que parece muy probable: la expansión monetaria de la Reserva Federal hará subir los precios de los activos: los precios de las acciones, de los inmuebles, etc. La última evolución de la expansión del balance de la Reserva Federal y del índice bursátil S&P 500 sugiere exactamente eso: la política de inflación está viva y coleando, como la creó la Reserva Federal en el pasado, pero esta vez en una medida sin precedentes.

La lección que debe aprender cualquier inversor es la siguiente: es muy probable que el dólar estadounidense, así como todas las demás monedas de papel sin respaldo del mundo, sigan sufriendo. El poder adquisitivo de las monedas es la primera víctima de las «políticas de rescate» de los bancos centrales. La degradación vendrá o bien a través de la inflación de los precios de los activos y/o la inflación de los precios al consumidor, o una combinación de ambas. Tal y como están las cosas, es difícil imaginar que este escenario no se produzca.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
878
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.