Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edug escriba una noticia?

Escenas de Catalunya

19/01/2014 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hablar mal de España, Madrid y el PP conforman un todo muy apetecible para los supuestos izquierdistas y antisistema de todo pelaje que cubren con un frentismo cerril, su total falta de valor, cultura, compromiso y conocimiento político

Estas frases, afirmaciones o aseveraciones que escribo a continuación, no son fruto de mi imaginación, (procuro usarla para mejores fines) ni de mi partidismo ideológico (no me rebajo como la mayoría de los lectores a tal zafiedad). Nacen únicamente de la casualidad de pasear por la antaño plural Barcelona.

Como respuesta a un titular de esa amarillista hoja dominical de la izquierda de salón barcelonesa corrompida por las dádivas de la Generalitat  que es el Periódico una familia de antipático porte burgués –catalán se exclamaba con aspavientos contra la nueva norma aprobada por el gobierno que castiga las ofensas a la nación y a sus símbolos. Es decir España. La única junto con Portugal que ocupa la Península Ibérica. La palabra España la pronunciaban  con una entonación especial rayana en el graznido. Cargada no de desprecio sino ya un odio atávico, de una irrespetuosidad que no les causará ningún otro país por más crímenes que haya cometido, y por supuesto al que no pertenecen. Esta familia buscando miradas de complicidad y la aprobación del resto de peatones, olvidó como suelen hacer prácticamente todos los partidarios del separatismo en leer el resto de la noticia. Las multas y castigos se aplicarán también a todos aquellos que insulten a las Comunidades Autónomas. Con lo cual es más probable que recibamos  una sanción quienes nos oponemos al nacionalismo, al enfrentamiento y a las políticas antisociales por partida doble que a todos aquellos que siguen alborozados la moda muy en boga alimentada por las tribunas políticas y los medios (de una forma nada desinteresada) de insultar, negar y conculcar todo lo que significa democracia, no la suya claro.

Al ser enunciada la nueva Ley de Seguridad Ciudadana del PP (diferente del código penal) se produjeron un aluvión de críticas, fundadas unas veces por un endurecimiento sancionador ilógico y antisocial. Otras simplemente centraban sus dardos en intereses partidistas cuando no en la directa manipulación y distorsión de lo escrito para cargar contra una derecha cada vez más conservadora y con aires represivos. Extremos todos estos, no sólo compartidos sino  más que superados por las disposiciones de la Generalitat y de la enferma sociedad catalana. Pero claro hablar mal de España, Madrid y el PP conforman un todo muy apetecible para los supuestos izquierdistas y antisistema de todo pelaje que cubren con un frentismo cerril, su total falta de valor, cultura, compromiso y conocimiento político. Huelga decir que hacen el juego a los nacionalismos que van mucho más allá en sus políticas del recorte y del odio que no merecen el menor reproche de estos amigos de los grandes principios que no concluyen en ningún final que no conlleve sino a un estancamiento o empeoramiento de la situación dada su manifiesta incapacidad para acometer aquello  con que se llenan la boca  para ensuciarlo e imposibilitarlo, el progreso. De derechos o democracia para que hablar, su cinismo  al proclamarlos  es tan paródico que resulta inútil buscarle las vueltas.

Otra muestra del notable y “diferenciat” sentido cívico de algunos catalanes con ribetes navideños es el de un tipo que dijo negarse a jugar a la lotería nacional para hacerlo con la Grossa poniendo fin a la irreverente y habitual conversación de  cada año. La Grossa, esa suerte de lotería  cuyos supuestos beneficios  fueron  invocados por el mismo Mas como sustituto de una ayuda  que debería brindarle la Generalitat “a los niños pobres de Catalunya”. Que este señor vea en Oliver Twist un modelo a seguir y que no reciba apenas críticas por ello dice mucho de la progresista sociedad catalana.  Hay que decir que no se vendieron ni la mitad de lo previsto y que el mismo número premiado quedo en su mayor parte en las imprentas.

En cuanto a las conversaciones hipotéticamente deportivas, mejor dejarlo, hasta las declaraciones de Piqué parecen inteligentes a su lado. Digo deportivas por futbolísticas, y futbolísticas por culés. Por qué de deporte, nada y de futbol, lo justo, más allá que la pelota es redonda y que no se necesita saber nadar ni deletrear para jugar y mucho menos para opinar. Sobre la vibrante campaña del FC. Barcelona en campos como el del Elche o del Getafe sería más indicado dejar su estudio a ramas menores de la psiquiatría aplicada. Esto claro son los aficionados, aquellos que pertenecen digámoslo claro al lumpen domesticado. A esas personas que no son de aquí, o que han nacido en Cataluña y que  no saben distinguir el nombre de una comarca del de una seta .Cuya lengua es el español, y sus incursiones en el catalán se delatan por una prolongado masticar y una dicción de las eses propias de ese acento ruso que no existe pero que los dobladores se empeñan en perpetuar. Esos elementos, totalmente antinaturales para un catalán (nacionalista por supuesto) de sotarrel, e s decir de pura cepa, extraños  e invasores tienen un punto de humanización, además de sus beneficios como mano de obra y consumidores de los muy laboriosos "botiguers "locales, y es que son del Barça. El instrumento de adoctrinamiento y alienación social que llega allí donde la lengua catalana y TV3 fracasan.

El Barça, el instrumento de adoctrinamiento y alienación social que llega allí donde la lengua catalana y TV3 fracasan

Ay, que buenos ratos pasamos todos. Entre eso y  que tenemos un amigo que es homosexual, otro que es  inmigrante y otro que es español y es buena persona tenemos una sociedad plural, de acogida, de integración. Una Catalunya cuyo tejido asociativo asombra el mundo al mostrar de forma altruista (casi noventa millones dedicados a la defensa de la lengua catalana sólo en el 2013) lo bonito que es la lengua catalana,  lo divertidísima que es la Sardana y lo únicos en el mundo que son los Castellers( inventados en el sur de Italia y trasladados después a Valencia por la pertenencia común a la Corona de Aragón. La corona catalanoaragonesa o el reino de Catalunya  con un  milenario y pico  a cuestas  es  algo tan riguroso históricamente como los pitufos maquineros.

Todos estos “extraños” o catalanes de tercera han interiorizado que quien sospecha que Banca Catalana sea una estafa, que exista discriminación lingüística, que los Pujol tengan cuentas en Suiza y que los mossos sean la policía más represiva y corrupta de Europa son fachas. Tienen que purgar su pecado original y repetir lo que oyen en la tele o en la radio. Hacerles leer algo que no sean diarios deportivos  o las editoriales de los panfletos catalanistas, escritos en un estilo asequible, con sus faltas de ortografía sus clichés y lugares comunes repetidos hasta la náusea  sería de  una crueldad innecesaria. Tampoco se puede poner en duda uno de los principios forjados en letras de oro por la burguesía catalana, de eso saben mucho los Millet de todos los tiempos . Lo  trabajador, laborioso y emprendedor que es el catalán. Esto erradica por supuesto todos aquellos valores de confraternización, de valores de la clase trabajadora y de toda opinión libre o asociacionismo contrario al catalanismo. Y corre un tupido velo sobre la política de monopolios y de explotación de la mano de obra de otras regiones de España más pobres, y como esta ha sido y sigue siendo posible por la colaboración entre las élites más retrogradas de la burguesía catalana y de ciertos patronos de Madrid amén de los señoritos andaluces y otros dueños de cortijos repartidos por todo el país. El cordón umbilical de la solidaridad obrera, de la lucha por el progreso social, de la unión de la clase trabajadora ha sido anulada por el nacionalismo que ha destruido sus cimientos para amalgamar el espectro social en un sujeto mucho más pasivo, manejable y solicito a sus intereses. Una masa dispuesta a ser sacrificada en aras de la nación milenaria y de los buenos catalanes en un enfrentamiento cuyas espoletas ya se han lanzado al aire mientras se niega con una mano, la otra se cierne sobre el gatillo.

Pero no hay que perder la perspectiva, la culpa es de quienes no quieren colaborar con una sociedad tan dinámica, moderna y multicultural  como la catalana. Porque claro no la entienden.

Postdata: En un intento de oír algo que no acabe o empiece  con derecho a decidir  o un  llibertat de Catalunya eeeeeeee  busco una emisora en la que emitan algo de rock y que huya del cupo cancionero rock catalán en la medida de lo posible. Antes de encontrarla oigo:

“Porque esto tenemos que hacerlo ya, de una vez por todas. Separarnos de esa gentuza, cueste lo que cueste”.

La emisora y los periodistas que reían las gracias a su colaborador pertenecían a la red de emisoras locales de Barcelona, de titularidad pública. Entonces es cuando la sonrisa se congela y  esa indignación debe dar paso a algo que no sea la inactividad cómplice y  colaboracionista con todos  estos “demócratas”.


Sobre esta noticia

Autor:
Edug (192 noticias)
Visitas:
1621
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.