Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlesaguilar escriba una noticia?

Erwan o el Maratón definitivo. Capítulo 4: La Tormenta perfecta

21/11/2010 02:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La mañana siguiente Erwan se despertó algo más pronto que de costumbre, como espoleado por una inusitada sensación de actividad contenida... Recordaba perfectamente que unas horas antes había dado el gran paso hacia delante, el paso definitivo, se había inscrito en el Maratón... Una decisión muy arriesgada dado que sus entrenamientos no eran ni mucho menos los más adecuados para finalizar   los 42, 195 km en el tiempo que le había indicado a Ylena y sobre todo porque en apenas un par de semanas se celebraba la gran cita...

Erwan se situó frente al espejo, su expresión somnolienta era síntoma evidente de haber pasado una noche intranquila y no demasiado reparadora... Con la mirada fija en sus propios ojos, como retándose a sí mismo,   Erwan apretó sus labios con firmeza y pensó que valía la pena intentarlo... Porqué no...? Nada se lo impedía y su motivación podía palparse a flor de piel. Ylena le había devuelto un poco de luz a su vida, se había convertido en una referencia constante en su quehacer diario   y su interés por cumplir con la promesa que le había hecho superaba cualquier dificultad previa, cualquier posible reticencia... Iba a ser duro, desde luego. Erwan estaba convencido de la enorme dificultad para conseguir su propósito. Sabía que el muro sería esta vez más firme que nunca y difícil atravesarlo indemne...    Y  que a pesar de su convencimiento en alcanzar semejante reto, de vez en cuando le asaltaban algunas dudas... A Ylena apenas la conocía, no sabía prácticamente nada de su vida... Desconocía tantas cosas de ella...!! En fin, quizás toda esta situación no tenía demasiado sentido, no tenía una base lógica...  Ylena era una novedad muy reciente en su vida, su relación hasta ahora se había limitado a mantener alguna conversación durante los entrenamientos, desconocía cómo era su vida, que es lo que hacía cuando no estaba corriendo...  Pero a pesar de todo Erwan no  renunciaba  a seguir adelante...!!

Sumergido en esos pensamientos Erwan se dirigió a la cocina y preparó   una botella de agua con sales minerales, se vistió apresuradamente, comprobó que la batería de su FR 405 estaba cargada y buscó en el escritorio de su ordenador el plan   del último Maratón en el que había participado hacia ya unos meses...  Erwan lo observó con detenimiento... Plan de 12 semanas, días de entrenamiento, subidas, series, cambios de ritmo, etc. No le servía... No tengo margen de tiempo suficiente para eso...!!   -Exclamó Erwan-. He de improvisar sobre la marcha-- - Dijo para sí mismo-     Y se centró unos minutos en valorar diferentes alternativas. En la pantalla de su portátil un documento de Word en blanco esperaba impasible sus órdenes para plasmar en Arial, tamaño de fuente 11, sus   primeras intenciones e indicaciones a seguir durante los próximos días.

Erwan consultaba los planes que tenia archivados en el disco duro y los diferentes criterios a seguir: Jeff Galloway, Jack Daniels, Bob Glover, Martin Fiz... Tenía suficiente material donde elegir. Erwan decidió improvisar  y hacer una combinación de diferentes opciones intentando personalizarlas en función de su objetivo... Esta mañana 20 km a ritmo sostenido sobre 5 min x km, mañana un 10 x 1000 a 4 min x km con recuperación de 1 min, al día siguiente otros 20 km manteniendo el ritmo del primer día y acabando los tres últimos a 4:30, por la tarde sesión de natación y tonificación del tronco superior al día siguiente después de los cambios de ritmo en pirámide... Erwan fue diseñando su improvisado plan del Maratón para los próximos 15 días... Una vez hubo concluido, Erwan volvió a leerlo con actitud reflexiva...  Uffff...!! –Exclamó-  Necesitaré un aporte extra de energía, necesito ponerme las pilas... Vamos allá...!!   Erwan se levantó y, con toda su determinación, cerro los puños y se auto convenció: Voy a conseguirlo...!! Después Erwan bajó a la calle y se dirigió al lugar previsto para iniciar su entrenamiento con total convicción...

imageSu actividad era absolutamente imparable.

Los días siguientes fueron realmente exigentes... Erwan se había propuesto exprimir al máximo sus posibilidades para dar lo mejor de sí mismo...   Estaba experimentando una metamorfosis totalmente irreversible. Cada fibra de su musculatura le pedía a gritos su correspondiente dosis de actividad, su sistema cardiovascular necesitaba quemar más oxígeno, su frecuencia cardiaca asimilaba sin desfallecer cada nueva dosis extra de ejercicio... Cambios de ritmo frenéticos, series de 1, 2   3 y 4 kilómetros... Rodajes de 20 y 25 kilómetros, ni un solo día de descanso, hidratación continua...   Erwan bebía más de dos litros de agua cada día... Su actividad era absolutamente imparable. Estaba todo el tiempo libre del que disponía analizando las diferentes sesiones de entrenamiento y su reacción física y mental a los mismos, calculando calorías y tiempos de recuperación y buscando en Internet nuevas fórmulas para aumentar el rendimiento en el más breve espacio de tiempo posible...   Al llegar la noche Erwan estaba totalmente derrotado, se sentía exhausto pero al tiempo feliz... Incluso se preguntaba si había llegado al límite de la obsesión y si posiblemente estaba caminando sobre la misma frontera de la cordura... Pero después de continuas reflexiones volvía a sentirse más motivado que nunca y desechaba la idea de caer en una situación de riesgo. Se tumbaba  en su cama   y visualizaba todos y cada uno de los momentos vividos durante el día intentando extraer de cada uno de ellos toda la energía posible para acumularla en su memoria... Debía llegar al Maratón con la carga física y emocional suficiente como para acometer su objetivo con las mínimas garantías de éxito, rebosante de endorfinas...   Sus piernas estaban en constante efervescencia, hasta el punto en que, de forma involuntaria, no podía reprimir algunas sacudidas espontáneas que sus miembros inferiores   lanzaban al aire...   Sus piernas eran como dos columnas jónicas a punto de estallar..

Erwan se esforzaba por conciliar el sueño   para rentabilizar al máximo sus horas de descanso y su mente iba recopilando todos y cada uno de los encuentros casi diarios con Ylena. Sus palabras de ánimo, sus comentarios alentadores para afrontar el inminente Maratón, su especial forma de dirigirse a él llamándole "maratoniano", algo que a Erwan le encantaba escuchar y no podía reprimir emitir un brillo especial en sus pupilas mientras alimentaba su orgullo de corredor al oír esas palabras en los labios de Ylena...   Entre Erwan e Ylena durante estos últimos días se había establecido una conexión de evidente complicidad y para Erwan todo lo acontecido hasta el momento tenía un significado especial...   Ylena se había materializado como su auténtica fuente de motivación, era su razón para el inminente Maratón y así... recreándose en su imagen y en el eco de sus palabras, Erwan se iba entregando lentamente al mundo de los sueños.....

Los   días iban transcurriendo a una velocidad imparable. A Erwan le faltaban horas para solventar todas sus obligaciones y conciliarlas con sus entrenamientos diarios. Era toda una vorágine de actividades prácticamente sin tiempo para pensar. En esos últimos días Erwan hacia acentuado todavía más el perfil afilado que caracteriza y delata a los corredores de Maratón. Su imagen era fiel reflejo de lo que se llevaba entre manos y era consciente de que su esfuerzo parecía ir dando los primeros frutos... Sentía en su interior ese cosquilleo constante que predice la llegada de la gran prueba. Lo cierto es que Erwan contaba los minutos, las horas, los pocos días que faltaban y no podía ni quería negase a sí mismo su estado de ansiedad. Todo en su vida giraba en torno al Maratón y a Ylena... Visualizaba con todo detalle la secuencia que ella había propuesto.... Erwan llegaba a la meta del  Maratón totalmente exhausto, con una buena dosis de sufrimiento acumulado en los últimos kilómetros...   Y en esos metros finales Erwan se imaginaba a Ylena haciéndose un hueco entre el gentío y llamándole, gritándole con todas sus fuerzas... Vamos, vamos.. Erwan...!!  Venga, maratoniano, que ya lo tienes...!! Y entonces un escalofrió recorría su pecho. Sabía que ese era el momento cumbre por el que habría   valido la pena todo el sacrificio anterior... Quería pasar   junto a Ylena en esos últimos metros y demostrarse a si mismo que había sido capaz de superar ese reto, que había cumplido su promesa, que había atravesado el muro y que, aunque casi sin fuerzas,   llegaba en el tiempo estipulado... Ylena estaría esperando su entrada y él iba a darlo todo, iba a vaciarse por recibir en primera persona sus palabras de ánimo y sus felicitaciones. Quería pasar a su lado y mirarla a los ojos, aunque sólo fuese un segundo, y concentrar en ese instante todo lo que ella le inspiraba... Era su forma de demostrarle de lo que era capaz.. Aunque, claro, ella aun no lo sabía...  Ylena era su punto de destino en el Maratón...

Faltaban solo tres días para la fecha anunciada y Erwan tenía previsto para esa tarde el último entrenamiento: un rodaje suave que había decidido sería algo atípico para romper un poco la férrea rutina que se había autoimpuesto desde hacía algunos días... Precisamente la mañana anterior había vuelto a coincidir con Ylena y al final de su rodaje le habia explicado con todo lujo de detalles el proceso de preparación del Maratón ante la admiración de ella. Ylena no podía entender cómo Erwan era capaz de asimilar tanto esfuerzo físico y psicológico, tan alta dosis de disciplina... Erwan le explicó minuciosamente los tiempos de las series, los períodos de recuperación, la importancia de las tiradas largas, los efectos de las endorfinas... Un lenguaje que para Ylena era prácticamente desconocido y que captaba plenamente todo su interés...

Ylena, esa misma mañana, había vuelto a insistir en el momento que Erwan deseaba con la máxima intensidad, el instante de la llegada del Maratón y le había prometido llevar su cámara fotográfica para captar la imagen de su entrada, mientras Erwan la escuchaba totalmente complacido... Erwan deseaba ese momento...Lo deseaba casi con fervor religioso... Ella estaría allí esperándole... Expectante por ver su llegada triunfal... Y Erwan, una vez cruzada la línea de meta, aun jadeante, iría a su encuentro, iría en busca de su recompensa, de su sonrisa, le abrazaría y la miraría fijamente a los ojos y quizás le diría...   Quería decirle tantas cosas....!!

imageErwan se iba empapando lentamente pero no le importaba la lluvia... 

Erwan había decidió realizar el último rodaje suave antes del Maratón con la intención de relajarse un poco y soltar las piernas... La idea, en principio, era salir por la mañana a trotar unos 45 min, pero sus compromisos laborales le habían impedido hacerlo en el horario previsto. Así que,   aprovechando la circunstancia, había decidido salir   a última hora de la tarde y trotar por una zona   forestal en las cercanías a la que había acudido en alguna ocasión. Un recorrido con pistas de tierra, rodeado de bosque y con unos desniveles suaves... Erwan ese día necesitaba estar en contacto directo con la naturaleza, necesitaba integrarse con el entorno y aspirar en sus pulmones el aire fresco de la montaña, recrear en sus pupilas las tonalidades verdosas de la vegetación silvestre... Erwan pensó que ese recorrido le iría muy bien para además de oxigenarse, descargar un poco la piernas después de las últimas semanas de la férrea disciplina a la que se había sometido. Lo cierto es que Erwan se sentía confiado y satisfecho por el trabajo realizado a pesar de que todavía mantenía algunas dudas razonables... Pero nadie afronta un Maratón con total seguridad... - Pensaba Erwan-   Siempre queda en el aire esa incógnita que sólo se devela en los últimos kilómetros del Maratón... Erwan conocía perfectamente esa sensación, esa especie de síndrome previo al Maratón que afecta a los corredores, esa especie de estrés psíquico que, en los días anteriores, les afecta irremediablemente....

Erwan se había desplazado hasta el lugar elegido para iniciar su último entrenamiento y, antes de empezar a correr, elevó su mirada hacia el horizonte... El cielo estaba cubierto de un gris plomizo e incluso, aunque tímidamente, empezaban a caer algunas gotas de lluvia dispersa. A Erwan no le importó... Es más, incluso pensó que era lo ideal, le encantaba correr bajo las gotas de lluvia. Era una sensación indescriptible, algo que dotaba al entrenamiento de un atractivo especial. Erwan se ajustó su gorra justo por encima de sus cejas, inspiro profundamente y sus piernas, como impulsadas por un resorte invisible, se pusieron en marcha... Erwan se iba adentrando en el bosque mientras notaba que sus extremidades inferiores le inducían aumentar el ritmo de crucero... Buena señal...!! – Pensó Erwan-    Haciendo esfuerzos para contener el ritmo y no dejarse llevar... Era "The Flow", el flujo que corría por sus venas y arterias... Era la viva expresión del concepto que Mihály Csíkszentmihályi había propuesto en 1975. Ese estado mental operativo en el cual   la persona está completamente inmersa en la actividad que está ejecutando y caracterizado por un sentimiento de enfocar la energía, de total implicación con la tarea, y de éxito en la realización de la actividad.   Erwan conocía esa sensación de otras ocasiones y en esos momentos estaba totalmente rebosante de ella... Fantástico...!!  -Se decía Erwan-   Fantástico...!! Se repetía interiormente mientras divagaba sobre la posibilidad de venir algún día, después del Maratón, a ese mismo lugar y rodar tranquilamente, disfrutando del entorno, junto a Ylena... Querría ella acompañarle..? - Se interrogaba Erwan...-

Empezó a subir las primeras pendientes, la tierra húmeda   despedía un aroma característico que  penetraba  por cada poro de su piel, sus zancadas era firmes y dejaban tras de sí unas huellas perfectamente dibujadas en la tierra.... El cielo se iba cerrando progresivamente y durante los primeros kilómetros la lluvia fue intensificando su presencia.. La tonalidad plomiza sobre su cabeza se fue convirtiendo en un trasfondo más oscuro que se acrecentaba a cada instante... Erwan se iba empapando lentamente pero no le importaba la presencia de la lluvia... El líquido elemento era  cómplice de su salida y Erwan decidió continuar unos kilómetros más bajo su manto....

Erwan seguía corriendo con decisión girando por serpenteantes pistas forestales que por momentos se iban estrechando... La lluvia no sólo no amainaba sino que súbitamente empezó a descargar con una fuerza inusitada... Fue cómo una eclosión espontánea, cómo si el cielo  hubiera abierto de par en par unas gigantescas compuertas... Hasta el punto en que, en algunos momentos, Erwan no era capaz de distinguir el sendero más allá de cinco metros alrededor... Erwan no tuvo más remedio que detenerse unos   instantes... Prácticamente estaba anocheciendo y, en vista de la situación, decidió que era el momento de regresar tras sus pasos a   resguardarse del temporal   y darse después una buena ducha de agua caliente...   El trabajo del Maratón ya estaba hecho y el remojón ya era más que suficiente...  Erwan giró sobre si mismo...

En ese preciso instante el sendero sobre el que Erwan intentaba avanzar pareció estremecerse.. El latigazo aéreo de una fuerte tormenta eléctrica y los sonidos desbocados de los truenos resonaban en el bosque como un eco fantasmagórico...  Era prácticamente imposible avanzar sin que sus Brooks Glycerin quedaran adheridas al barro como si unas garras invisibles sugieran desde el suelo y le sujetaran, mientras riachuelos crecientes de agua comenzaban a surcar la tierra junto a sus pies...   Que mala suerte..!! Vaya tormenta...!! -Pensó Erwan-  Sí, le gustaba la lluvia pero aquello ya era algo excesivo... En ese momento deseo no estar allí, solo quería regresar a casa y   dejar fluir  sobre  su piel esa ducha caliente y reparadora y centrarse en su gran objetivo... Sólo faltaban dos días para el Maratón... Solo dos días para encontrase con Ylena, para vivir en primera persona ese encuentro ansiado por el que había estado trabajo muy duro las últimas tres semanas... Ylena estaría esperándole en la línea de meta..!!   Que diría ahora ella si le viera en medio del bosque totalmente empapado bajo una tormenta de mil demonios..!!

imageUna ráfaga de luz destellante rasgó la profundidad del cielo crepitando sobre los arboles...

En pocos minutos la noche prácticamente se había cerrado sobre Erwan   y cada vez era mas difícil intentar avanzar ni tan siquiera un metro con el riego evidente de sumergirse en un auténtico barrizal... Erwan estaba realmente inquieto deseando localizar con urgencia un punto de referencia para orientarse e intentar alcanzar una zona protegida en un tramo del sendero en la que esperar unos minutos a que la furia desatada e implacable de la tormenta diera paso a un momento de respiro... Jadeando por el esfuerzo Erwan se protegía los ojos con su mano izquierda mientras la gotas de lluvia le golpeaban como agujas lanzadas desde lo más alto...   Luchaba cuerpo a cuerpo contra lluvia desbocada y sus pasos era cada vez más pesados e inseguros... Erwan tenía frente a sí una densa cortina de agua que frenaba cada uno de sus gestos y le hacía tambalearse mientras se esforzaba en distinguir el camino y encontrar en plena  oscuridad  un lugar para resguardarse...  

Una ráfaga de luz destellante rasgó la profundidad del cielo crepitando sobre los arboles...

PRÓXIMO DOMINGO 29 DE DICIEMBRE PUBLICACIÓN DEL ÚLTIMO CAPÍTULO:

DH7534W................................3:15:00

ENLACES A LOS CAPÍTULOS ANTERIORES:

CAPITULO 1: UNA  MAÑANA  CUALQUIERA  DE UN  DÍA  NORMAL...

CAPITULO 2:  UN ENCUENTRO CASUAL

CAPITULO 3:  LA LLAMADA DEL MARATÓN


Sobre esta noticia

Autor:
Carlesaguilar (201 noticias)
Fuente:
carlesaguilar.blogspot.com
Visitas:
8230
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.