Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pavlope escriba una noticia?

Ernestina Herrera de Noble, 10 años eludiendo a la justicia

18/05/2011 08:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La causa judicial que intenta averiguar si los hijos de la propietaria del grupo argentino de medios de comunicación Clarín son hijos de desaparecidos durante la última dictadura militar cumple 10 años empantanada en los tribunales

La apertura del caso Herrera de Noble para intentar averiguar si los hijos de Ernestina Herrera de Noble, la propietaria del Grupo Clarín, el mayor conglomerado de medios de comunicación de Argentina, son hijos robados de desaparecidos durante la última dictadura militar argentina (1976-1983) cumplió el 17 de mayo 10 años sin que se haya podido analizar el ADN de los dos jóvenes, Marcela y Felipe Noble, para determinar su verdadero origen.

La organización Abuelas de Plaza de Mayo, que se dedica a buscar los hijos de los muertos o desaparecidos durante le represión de esos años apropiados ilegalmente por familias de militares o cercanas a ese régimen reunió a unas 3.000 personas frente al Palacio de Justicia, en Buenos Aires, para reclamar justicia.

“Es tan aberrante, tan insoportable pensar que ya se han cumplido diez años de un juicio para revelar la identidad de dos posibles nietos”, afirmó la presidenta de la asociación, Estela Barnes de Carlotto, que también busca al niño que su hija, Laura, parió estando detenida antes de ser asesinada.

Medio millar de bebés fueron robados durante la dictadura

Fueron medio millar los bebés que sufrieron el mismo destino que el nieto de Barnes de Carlotto, según Abuelas de Plaza de Mayo. De ellos, 103 ya han sido recuperados, por lo que faltan todavía cerca de 400 por encontrar.

En todos los casos de bebés encontrados, las abuelas tuvieron que sortear múltiples obstáculos levantados por la justicia y otros organismos del Estado, que hasta los gobiernos del ya fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y de su esposa y sucesora, Cristina Fernández, se mostró reacio a colaborar en la búsqueda de los bebés y al castigo de los culpables.

Sin embargo, el caso Herrera de Noble se ha convertido en el más emblemático de este obstrucionismo, al implicar a la propietaria del todopoderoso Grupo Clarín, que de demostrarse que adoptó ilegalmente a niños arrebatados a sus familias biológicas, podría acabar en la cárcel, como muchos otros apropiadores. Además, el conglomerado de medios que dirige se ha convertido en el principal opositor del Gobierno, por lo que los seguidores de éste intentan por todos los medios hacer que Herrera de Noble comparezca ante la justicia.

Tras una denuncia anónima que atrajo la atención de Abuelas sobre el caso, se encontraron irregularidades en el expediente de adopción de Marcela y Felipe que indican que es falso. Esto se suma a que los dos jóvenes nacieron en 1976, en plena dictadura militar, en la que hubo cientos de casos de robo de bebés.

Herrera de Noble admitió que podían ser hijos de desaparecidos

Aunque en un principio, Herrera de Noble sostuvo que conocía el origen de sus hijos y podía asegurar que no eran hijos de desaparecidos, hace unos años publicó en su periódico una carta en la que afirmaba: "Muchas veces he hablado con mis hijos sobre la posibilidad de que ellos y sus padres hayan sido víctima de la represión ilegal".

El caso, que podría llevar a la cárcel a Ernestina Herrera de Noble, ha sufrido dilaciones, contaminación de muestras y otras irregularidades

Pese a ello, la familia Noble se ha negado en todo momento a colaborar en la resolución del caso, que ha sufrido un sinfín de dilaciones, contaminación de muestras (para extraer el ADN) y otras irregularidades. Incluso el juez que lo llevó durante años, Conrado Bergesio, fue apartado del caso en abril de 2010 por su parcialidad.

Bergesio había sustituido al juez que lo impulsó, Roberto Marquévich, que fue destituido acusado de arbitrariedad por haber ordenado la detención de Herrera de Noble.

En abril, en el marco de un juicio que se sigue en Buenos Aires contra altos mandos militares por su responsabilidad en el robo de bebés, una de la nietas recuperadas, Victoria Montenegro, relató cómo los abogados de su apropiador, el coronel del Ejército Herman Tetzlaff, y otros letrados cercanos a los militares la instruyeron para que acusara a Marquevich, que también llevaba su caso, de haberla maltratado para inhabilitarle, después de que hubiera actuado contra Herrero de Noble.

Barnes de Carlotto denunció en el acto ante el Palacio de Justicia que "esta justicia que tendría que ser para todos igual parece que se inclina por los hombres que la instrumentan, para el lado de los poderosos".

"Negativa a facilitar muestras de ADN

Marcela y Felipe Noble se han negado en todo momento a ofrecer su sangre o cualquier otro elemento que permitiera cotejar su ADN con el de las familias de desaparecidos que buscan a los hijos robados y han obstruido el proceso.

Así lo hicieron muchos otros nietos que, una vez han conocido su verdadero origen, han abogado porque la obtención de dichas muestras genéticas sea obligatoria y se libere a los afectados de esa responsabilidad. Recuerdan que tanto los hermanos Noble como otros posibles hijos de desaparecidos sienten que deben una lealtad a las familias que les criaron, por lo que se encuentran en la disyuntiva de defenderlos contra la acción de la justicia o conocer su verdadera identidad.

La juez que lleva actualmente el caso, Sandra Arroyo Salgado, ha ordenado la obtención de muestras biológicas de sangre o saliva de los hermanos Noble y ahora las partes están convocadas ante la justicia para el 26 de mayo.

La convocatoria de Abuelas de Plaza de Mayo por el décimo aniversario de la apertura de la causa "no es un acto de presión, no estamos presionando, estamos reclamando un derecho inalienable, hacer libres no sólo a Marcela y Felipe, sino a 400 personas, nietos robados que todavía están entre nosotros sin saber quiénes son", sostuvo Estela de Carlotto.

"Todo esto lo hacemos por ellos (Marcela y Felipe), por esas dos personas que queremos saber con ansiedad con amor, si son los nietos que estamos buscando (...). Viven en una jaula de oro, son rehenes de la historia, son propiedad privada de una empresa (...). Que tengan confianza porque sólo les espera el amor junto a la libertad", agregó.

Medio millar de hijos de presos políticos muertos o desaparecidos fueron apropiados durante la última dictadura militar. Solo 103 han sido recuperados


Sobre esta noticia

Autor:
Pavlope (6 noticias)
Visitas:
3894
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.