Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cuentatelavida escriba una noticia?

Entrevista a Antonio Salas (4)

16/06/2011 19:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aquí os traigo la cuarta y última entrega de la entrevista al periodista de investigación Antonio Salas. Como siempre, también podéis leer la primera, la segunda y la tercera parte de la entrevista.

-¿Sigues teniendo contacto con Ilich o con alguno de tus compañeros de Venezuela, Líbano, Palestina, etc.? -Con Ilich no. Le envié un ejemplar del libro y una carta cuando se publicó El Palestino, pero nunca me respondió. Y comprendo sus razones. Imagino que no se sentirá cómodo al descubrir que un simple periodista español había conseguido quebrar sus legendarias medidas de seguridad. Y solo él y yo sabemos todas las cosas que me contó en nuestras docenas y docenas de horas de conversaciones telefónicas. Sin embargo sé que está al día de lo que hago. Pero con otros camaradas venezolanos, libaneses o palestinos, sobretodo musulmanes, sí continuo manteniendo una buena relación. Porque ellos sí han sabido comprender lo que intento hacer y saben que tengo razón.

-Has convivido con terroristas de izquierdas y de derechas. ¿Son todos iguales? -Absolutamente. Las ideologías son solo una experiencia adolescente, o una justificación comercial. Para mí fue demoledor descubrir que grupos violentos, de derechas e izquierdas, colaboraban juntos cuando les convenía. Fue alucinante descubrir que, por ejemplo, Ilich Ramírez, alias Carlos el Chacal, un icono de la lucha revolucionaria comunista, siempre ha colaborado con los nazis. Fue increíble regresar, como Muhammad Abdallah el palestino, a los mismos locales nazis, como la Librería Europa de Barcelona, donde había acudido hace años como Tiger88, durante la infiltración de Diario de un skin, para asistir a conferencias de radicales musulmanes, como Ahmed Rami, organizadas por los nazis. Cuando hay un objetivo común, sea comercial, táctico u operativo, las ideologías pasan a un segundo plano.

imageAntonio Salas posa delante de una mezquita. Una de las fotografías de su álbum familiar, que enseñaba para demostrar que su historia como terrorista palestino era cierta. -Me han parecido muy interesantes tus reflexiones  sobre que los enemigos de mis enemigos son mis amigos y me sorprendió mucho descubrir en El Palestino la relación entre skin heads y palestinos a los que únicamente une su odio a Israel. ¿Tan simples somos los seres humanos, tanto se tocan los extremos? -No solo simples sino absolutamente iguales. Lo maravilloso de tener que convivir 24 horas al día con personas de ideología, lengua, raza o religión diferentes a la tuya, es que descubres que al final todos somos iguales. Nuestros miedos y esperanzas son, en el fondo, los mismos. Todos los seres humanos buscamos lo mismo: la felicidad y solo cambian los caminos que recorremos para llegar a ella. Sin embargo somos tan estúpidos que permitimos que los políticos, las multinacionales o los medios subrayen nuestras diferencias en lugar de nuestras semejanzas. Pero eso es algo que ha ocurrido durante toda la historia y seguirá ocurriendo mientras continuemos delegando en otros nuestras decisiones.

-¿Qué es lo mejor y lo peor que has oído de cada uno de tus tres libros? -El día que leí, en un cibercafé de Ramallah, cómo un compañero periodista, colega y vecino del fundador de la federación española de burdeles, me criticaba por mi investigación sobre las mafias de la prostitución y me retaba a irme a Palestina o a infiltrarme en el terrorismo islamista, "si tenía huevos", me conciencié de que no vale de nada leer las críticas. Porque yo ya estaba en Palestina infiltrándome en el terrorismo yihadista, pero obviamente no podía responder a su crítica para defenderme. Yo solo puedo defenderme de las críticas con mi trabajo. Pero creo que basta con leer quiénes son los que atacan mis libros para deducir porque lo hacen.

imageUn acto de Hezbullah. -¿Cómo es un día en la vida de Antonio Salas? -Como el de cualquier testigo protegido o cualquier persona amenazada por ETA, el crimen organizado o cualquier organización criminal. En nuestro caso es muy importante no tener rutinas predecibles. Cada día es distinto a todos los demás.

-¿Se acaban tus investigaciones cuando publicas un libro sobre ellas? -Al contrario. Con la publicación del libro comienza lo verdaderamente interesante. No solo porque es entonces cuando se potencian investigaciones policiales o procesos judiciales, sino porque de pronto aparecen nuevas fuentes. Lectores que al leer mis libros se ponen en contacto para ofrecerme nuevas pistas, para confirmar mis intuiciones o, por el contrario, para corregir mis conclusiones si son erróneas. Por eso en muchos casos cuando la editorial decide reeditar mis libros lo hace con nuevos anexos o capítulos ampliados.

Más sobre

imagePublicidad de una emisora de radio con fotos de Chávez, Bin Laden y Ahmadineyad. -¿Sigues siendo Muhammad Abdallah? -Sí. En mi humilde opinión la clave de un buen infiltrado es no mentir, o mentir solo lo imprescindible. Debes buscar en tu propia personalidad todos los nexos en común con el personaje que vas a crear para la infiltración y sustentar en ellos la base de tu nueva identidad. Así que, en el fondo, hay mucho de mí en Tiger88 o en Muhammad Abdallah.

-¿Has conseguido comprender y entender a los terroristas? -Sí, de lo contrario no habría terminado aún la infiltración. Creo que comprendo perfectamente las motivaciones, los prejuicios, las creencias, los miedos y los anhelos de los terroristas, como antes comprendí a los neonazis o a los proxenetas. Pero que los comprenda no significa que los justifique. De hecho, si muchos de ellos dejaron esos grupos después de leer mis libros es porque se sintieron identificados con mis palabras. Porque no les juzgo y porque descubren su propio mundo a través de mis ojos. Y por eso aceptan mi relato como una voz autorizada que ha vivido como ellos y además ha descubierto que son unos peleles manipulados por sus respectivos líderes. De otra forma ninguno se habría sentido tentado a dejar el grupo y simplemente me odiarían.

imageGaceta oficial de Venezuela con el nombramiento del etarra Arturo Cubillas como funcionario del Ministerio de Agricultura y Tierras. -¿Después de convivir con muchos de ellos durante seis años, qué les dirías a las víctimas de Al Qaeda, de ETA, de Hizbullah, etc.? -Que todo el desprecio, la rabia y la sed de justicia que sienten es justificada. Que los argumentos de los terroristas son falsos y bastardos y no tienen otro objeto que acallar sus conciencias y justificar su forma de vida. Que para un terrorista matar por primera vez es difícil, pero una vez han matado deben radicalizar su discurso para acallar la culpabilidad y justificar sus crímenes, con una causa libertaria, religiosa, revolucionaria, nacionalista, etc. Pero todas son patrañas. Después de convivir con ellos me convencí de que todavía deberíamos endurecer más las leyes por delitos de terrorismo, hasta el límite de la democracia. Y quien ha matado, debe experimentar el mismo dolor y sufrimiento que ha causado a esas familias.

-¿Qué le dirías a alguien para que lea tus libros? -Nada. Mis libros no tienen nada de especial. Hay millones de libros en las estantería mucho mejores y más interesantes que los míos. Y sobretodo mucho mejor escritos. Yo solo soy un periodista más que redacta reportajes en forma de libro y los ofrece a quien pueda estar interesado. Pero jamás me atrevería a decir que mis libros deben anteponerse a otros en las listas de lectura.

imageEl símbolo y el lema de la banda terrorista ETA pintados en una casa de Caracas, Venezuela. -¿Qué opinas de la manipulación que hacen los medios de comunicación y los políticos del terrorismo? -Obscena, interesada, miserable, repugnante, imperdonable.

-¿Qué buscas a la hora de leer? -Información. Reconozco que soy un enfermo del dato. Si vieses mis cuadernos de notas verías hasta qué punto esa obsesión es casi enfermiza. Creo que podría decirte exactamente qué estaba haciendo en cualquier minuto de cualquier día de cualquier infiltración. Por eso mis libros rebosan información y datos. Opino que otros analistas, más cualificados que yo, quizás podrán sacar mejores conclusiones y hacer una prospectiva más útil de la información que yo obtengo. Y por eso también busco sobretodo ensayos. No suelo leer ficción.

imagePintadas a favor de ETA en la Embajada de España en Venezuela. -¿Cuáles son tus escritores favoritos? -Hay muchos periodistas de investigación que escriben libros y a ellos suelo remitirme como John Lee Anderson (a quien tuve el honor de conocer personalmente durante la infiltración de El Palestino, y casi desbarata toda mi identidad). También han existido grandes periodistas infiltrados que han escrito libros de culto, como Nellie Bly, Norah Vincent o por supuesto el maestro Günter Wallraff.


Sobre esta noticia

Autor:
Cuentatelavida (15 noticias)
Fuente:
cuentatelavida.blogspot.com
Visitas:
2899
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.