Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Librosquevoyleyendo escriba una noticia?

Entrevista a Alejandro González autor de Hermano Pablo

15
- +
10/11/2020 08:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Bienvenido, Alejandro, a Libros que voy leyendo, el blog amigo que te abre sus puertas al mismo tiempo que te ofrece su diván en el que serás sometido a un amable interrogatorio acerca de tu novela Hermano Pablo, obra que nos ha llamado enormemente la atención y de la que querríamos saber más.

Par comenzar, queremos saber un poso más de Alejandro González y de su amor por la literatura.

Lo primero, agradecer la bienvenida y el interés por la novela. Es un placer. Sobre mí, pues decir que desde muy chico siempre me ha gustado mucho el teatro. En mi casa nos gustaba e íbamos casi una vez al mes. Supongo que eso lleva a querer interesarme por novelas y teatros de autores clásicos. A veces, escribía en el ordenador cuentecitos o "reinterpretaba" alguna película o novela que había visto y las escribía como si fuera una versión mejorada.

Ya de adolescente, empecé a leer libros más actuales y escribía poesía. Bastante pueriles, a decir verdad. Pero en aquella época me parecían casi como de Bécquer. También "imitaba" a los autores de carnaval y utilizaba sus letras como esquema, para hacer yo mis propias letras. Así aprendí mucho a escribir poesía. También empecé a escribir en un blog personal. Aún lo tengo. Al principio eran crónicas deportivas, pero, al final, publicaba de todo. Incluso pequeños relatos, a veces con mucho humor y a veces con cierta crítica.

Hasta que entré en la carrera, Ingeniería de Telecomunicación. Me costó bastante y me ocupaba mucho tiempo. Cuando llegaba a casa, lo último que me apetecía era ponerme a leer. Por suerte, cuando fui terminándola, recuperé la costumbre, aunque creo que bastante tarde. Por lo que considero que tengo una "laguna" de obras que debería conocer y no me ha dado tiempo aún de conocerlas. Por eso, ahora devoro todos los libros que puedo. La mayoría, clásicos. De literatura universal. Para seguir aprendiendo a escribir. Es la mejor manera.

Hace unos cuatro o cinco años me propuse escribir una novela, pero no terminaba de engancharme a un tema en concreto. Hasta que, en casa de mi madre, en el barrio del Polígono Norte, se me ocurrió, mirando por la ventana, de qué iba a ser la novela. Hermano Pablo.

image

Te decides a publicar Hermano Pablo y, de pronto, Ediciones en Huida. Háblanos de tu editorial. Sabemos que son muy profesionales y que ofrecen productos de calidad, pero la versión del autor siempre es importante.

He tenido muchísima suerte. A un escritor novel creo que no es fácil que le publiquen su primera obra. Sin embargo, Ediciones en Huida confió en mí desde el primer momento y me ha dado una libertad absoluta, ni una pega. Tiene un catálogo bastante bueno y me llenó de orgullo saber que contaban conmigo. Estoy siempre en contacto con mi editor, Martín Lucía. Un tío super profesional y que se mueve muchísimo por sus autores. Estoy contentísimo de estar con ellos.

Hermano Pablo, nombre de una curiosa calle...

Sí. Por desgracia es una calle que sale mucho en los medios de comunicación. Quizás menos conocida que los barrios de las Tres Mil Viviendas o Los Pajaritos, que por sus índices de criminalidad salen más en las noticias. Pero en la calle Hermano Pablo y en algunas cercanas del Polígono Norte se mueve muchísima droga. Se cometen muchos delitos. Incluso a plena luz del día... Últimamente, en el callejón y en los comerciales que tiene en una de sus entradas, hay bastante gente consumiendo droga. Eso hacía muchísimos años que no se veía. Es una pena, pero parece que la crisis económica y la inestabilidad social es de lo primero que provoca.

¿Tu relación con Hermano Pablo?

En realidad, no mucha. De pequeño entré varias veces en uno de los bloques, porque la canguro que nos cuidaba a mi hermana y a mí era de allí. Pero salvo eso, lo único que conozco es lo que sabemos todos los que hemos vivido en el barrio. Sobre los negocios de narcotraficantes y demás, he visto más en la prensa que en el día a día, como es lógico. Mi madre sigue viviendo en el barrio. Su balcón da a los comerciales y desde allí se ve perfectamente la vida en Hermano Pablo. Por eso me sirvió de inspiración.

¿Son los personajes de tu novela remedos de personajes reales a los que has conocido?

Hay dos o tres personajes que son pura ficción. Aglutinan varios prototipos de narcos y caracteres del mundo de la droga. Pero no son reales. Aunque intento en todo momento que se alineen con los otros.

El resto sí son personajes reales. He tirado de hemeroteca en la prensa local y he sacado a los narcos, camellos y delincuentes de varios barrios de Sevilla, no solo del Polígono Norte. Después, he mezclado todas sus acciones y delitos en una coctelera. De manera que, en la novela, no se corresponden los personajes con sus crímenes, pero todo es realidad. Está tomado de la prensa sevillana. Nombres y delitos.

Dejo al lector que averigüe qué personajes perteneces a cada tipo...

Pero no todo es droga y delincuencia en barrios como el Polígono Norte de Sevilla...

Por supuesto. Hay muchísima gente que tiene una vida normal y corriente. Que no quieren saber nada del mundo de la droga. Que van a trabajar como tú y como yo. O gente que, pese a tener problemas económicos, no se meten en líos ni causan problemas a nadie.

Aquellos que humildemente sacan a los suyos adelante sin caer en la tentación ¿son víctimas o daños colaterales de una situación insostenible?

Son la esperanza para la juventud de esos barrios. Deberían ser los referentes en los que los niños busquen su modelo. Pero es muy difícil convencer que ese modo de vida es mejor que el de los narcos. Tanto esfuerzo, vivir sacrificándose cada día, para recibir escasa recompensa. Eso no tiene nada que ver con pegar dos o tres palos gordos, llevarse un dineral y permitirse muchos lujos. Es difícil. Hay que tener la cabeza muy bien amueblada.

Y muy cerca el Vacie...

Si, solo los separan los carriles de la SE-30. Sin embargo, podemos decir que casi no tienen nada que ver. Hay clanes que tienen gente viviendo en ambos lados de la carretera y se apoyan en operaciones policiales, ocultando armas, escondiendo gente... Pero el tema económico, por así decirlo, lo llevan por separado. No hay demasiado conflicto.

Sevilla, ciudad monumental con proyección internacional y, sin embargo, dueña y señora de los barrios más conocidos de Europa por la pobreza, delincuencia y trapicheos. Queremos saber tu opinión.

Sevilla solo sale en los medios nacionales de dos formas: 1. Flamenquito, turismo, Feria, Macarena, Triana y olé; y 2. Yonquis sin dentadura, gitanos con una guitarra haciendo alguna gracia, flamenquito igualmente, canis y olé. Es decir, muy pocas veces se denuncia la situación económica de los barrios desfavorecidos, sino que se busca lo exótico y especial que son, lo flamenquito y lo bien que viven en sitios así. Es injustísimo. Pero parece que es lo que vende. Los números solo salen para ránkings y estadísticas.

Desde que yo nací hemos tenido varios alcaldes en Sevilla. De ambos bandos políticos. Y todo sigue igual. Aunque saben que es un problema que existe, que lleva años, que provoca otros tantos problemas anexos... Pero lo silencian. Lo tienen más o menos controlado para que no afecte al verdadero motor de nuestra ciudad, el turismo. ¿Medidas? Insuflar dinero para proyectos que al final se quedan a medio camino o, directamente, no se llevan a cabo. Y las inversiones van en función del número de veces que se haya salido en los medios de comunicación.

Con Hermano Pablo te propusiste...

Aprender a escribir bien. Y tengo que seguir aprendiendo, como es lógico. Después de ver todas las novelas y series que han salido en los últimos años sobre narcotráfico, pensé que en nuestra ciudad teníamos (y tenemos) mil historias mejores que contar. Que se podía escribir una novela en la que se mostrara la droga desde muchos puntos de vista, no solo el del líder antihéroe que todo le sale bien a la primera, como siempre nos cuentan. La cruda realidad del mundo de la droga y de un barrio donde el chanchulleo está a la orden del día. Teniendo en cuenta a los niños, las familias, la policía, los camellos y a los propios narcos. Se muestra un aspecto de nuestra ciudad que parece que no se quiere sacar nunca a la luz.

De todas formas, no es una novela pretenciosa. Siendo un escritor novel no podía pretender cambiar la historia de la literatura ni la situación económica del barrio. Evidentemente, hay que ser humilde. Tampoco es una novela de denuncia. Simplemente es una novela para pasarlo bien leyendo, entretenida, con la que se conocen cosas que, a lo mejor, no conocías, aunque existen realmente y además muy cercanas. Si remueve conciencias, premio doble.

¿Crees que te convertirás en un superventas?

Este mundo de la escritura es completamente nuevo para mí. No lo conozco lo suficiente como para pronosticar ni las ventas de mi propio libro. En cualquier caso, como he dicho antes, hay que ser humilde. Y saber que me queda mucho que aprender y mucho que leer para terminar escribiendo como para poder considerarme un "escritor profesional".

Si tuvieras que coincidir en la Feria del libro con algún referente, ese o esa sería...

Hay varios que como no vaya yo a verlos a sus tumbas va a ser difícil encontrármelos en una Feria del Libro... Pero entre los autores actuales, supongo que, por haberlo leído desde mi adolescencia, Arturo Pérez-Reverte sería uno de mis referentes con el que me gustaría coincidir. Roberto Saviano o Enric González serían los otros. Siempre me ha gustado mucho la "especial" cultura italiana. En especial la relacionada con el tema de la Mafia. Y ambos tienen unos libros preciosos sobre el tema. También tengo amigos como Tomás del Rey o Tirso Vallecillos de los que intento aprender cada vez que leo algo suyo. Pero a esos dos autores no hace falta encontrármelos en una Feria del Libro, puedo llamarlos y tomarme algo con ellos.

El final queda abierto. Dinos algo acerca de ello...

Mi intención es dejar claro que todo sigue igual en el barrio. Por más negocios que se acuerden y por más clanes que vayan pasando. Si me preguntas si habría una segunda parte, historias en la vida real hay para sacar una saga más larga que las de Harry Potter y Juego de Tronos, juntas. Es cuestión de que los personajes se me vuelvan a cruzar por la cabeza y me propongan algo interesante... Mientras tanto, llevo otra novela bastante avanzada y que no tiene nada que ver con el tema. Es más, nos vamos a los años treinta sevillanos.

Currito y Enriquito, los pobres yonquis, no tienen culpa de nada más que de vivir y sin embargo....

Entraron en el juego. Puede que no se leyeran las normas y las instrucciones del juego, pero empezaron a jugar. Y terminaron quemándose. Es el peligro del mundo de las drogas. Se entra demasiado fácil, pero es muy difícil salir. Currito, como muchos chavales de la calle, tienen muy fácil acceso al consumo de drogas. El problema es que no supo decir "Ya está". Y en ese mundo es muy fácil crearse problemas uno mismo.

¿Te gusta el pollo con patatas, sin patatas o con camisa hawaiana?

El pollo, ya sea asado, frito o de guiso, siempre con patatas. Lo importante es que venga con alguna salsa sustanciosa. Como vayas vestido es lo de menos.

Si tuvieras que convencer a nuestros lectores para que compraran tu novela, les dirías...

Es una novela muy entretenida. Me han dicho ya muchos lectores que engancha bastante. Tiene acción y suspense. Se puede considerar novela negra, pero también es una novela social, con tintes dramáticos en muchos momentos. Aun así, se trata de manera liviana, sin profundizar demasiado e intentando mostrar el dolor de una manera diferente y desde muchos puntos de vista, no solo la del líder narcotraficante. Es bastante interesante para el que le guste el tema del narcotráfico. No sé, quizás lo vendan mejor los propios lectores con el boca a boca que yo. Además, sería buena señal.

Y en los tiempos que corren hay que ser generoso. Danos un título de Ediciones en Huida que debamos leer al terminar tu novela (la competencia, ya sabes).

Subway y Cartografía urbana del deseo, de Tirso Vallecillos. Además, están juntos en una oferta muy buena. El primero son ocho poemarios y el segundo, de relatos. Y una novela: Ya no hay tiempo, de Martín Lucía.

Pues no te cansamos más. Esperamos que hayas disfrutado con nuestra compañía como nosotros lo hemos hecho con la tuya y nos vemos cuando publiques tu próxima novela. Un abrazo y suerte.

Muchísimas gracias, ha sido un placer. Espero que nos volvamos a ver pronto...

Entrevista realizada por Francisco Javier Torres Gómez


Sobre esta noticia

Autor:
Librosquevoyleyendo (2278 noticias)
Fuente:
librosquevoyleyendo.com
Visitas:
139
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.