Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Isanic escriba una noticia?

Entre la Esposa y la Amante

22/08/2009 00:17

0 El triangulo amoroso

0

Siempre cuestione el comportamiento de las amantes, pensaba que no tenían sentimientos nobles porque se atrevían a involucrarse con personas tan comprometidas, que terminaban por hacer daño a nivel de todo el triangulo amoroso que se creaba.

Por azares del destino, en medio de mentiras y fantasías sexuales, un día termine involucrada en una relación, de la cual inicialmente ignoraba que hacia parte del tercer ángulo, o sea que había asumido sin darme cuenta el rol de la AMANTE.

Nunca he estado casada ni he convivido con nadie, las experiencias matrimoniales de otras mujeres que conozco, aunque no se debe generalizar, me han permitido emitir un concepto sobre el papel de esposa, comprender en carne propia cual es posición de la amante y cual la del esposo.

LA ESPOSA

En medio de las necesidades de la casa, los hijos, el esposo y el trabajo, aduciendo a la proactividad femenina que impera en esta época, las mujeres han descuidado la parte sexual, a veces el cansancio de la rutina diaria, provoca la monotonía en los matrimonios, con la llegada de los niños los encuentros amorosos se reducen a la misma hora, la misma cama y una menor frecuencia, cuando anteriormente se podrían dar en la sala de estar, comedor, baño, cuarto de huéspedes, actualmente se dan en un sitio que proporcione intimidad, esto por la presencia de los niños.

El estrés también hace de las suyas y la responsabilidad que se lleva frente a todas las acciones diarias, nos hacen irritables, cansonas, como dicen muchos, algunas ya han perdido la figura, no nos encontramos deseables y tampoco importa mucho buscar estrategias para complacerlos en la cama, eso quedo atrás, dice Judith una de mis amigas.

LA AMANTE

Se prepara super bien para la noche de faena, está perfecto su peinado, atuendo, maquillaje, además accede plenamente a cumplir fantasías sexuales que el “señor esposo” a veces no comenta en casa y se anima a usar juguetes sexuales y a aprender artes amatorias para dejar al susodicho encantado.

Le fascina que la lleven a sitios bonitos a comer, a bailar, de paseo y a hoteles o moteles confortables con diferentes espacios para la hora del amor como jacuzzi, maquinas del amor, sauna, turco etc.

Con la interpretación de este papel descubrí una parte de mi sin explorar que nunca imagine tener. Pues después de muchos años de un noviazgo me sentía limitada, cohibida y sentí realmente que mi imaginación volaba, que podía pedir al SEÑOR lo que fuera y además trataba de complacerlo en lo que él quería, todo lo que hacia durante el día antes de la cita se encaminaba a planear que la velada fuera perfecta compraba aceites, perfumes, cremas, lubricantes, disfraces, juegos, lencería, eso si, siempre quería usar lencería diferente.

EL SEÑOR ESPOSO

El sexo en casa se le había convertido en una rutina, la esposa, la cama, la hora de hacerlo, las posiciones para hacerlo. etc

Las grandes responsabilidades de un trabajo, un hogar, los problemas de plata, del carro, la caída de las pirámides, sin olvidar que muchas de estas responsabilidades, recaen sobre los hombros de la esposa, se van convirtiendo en un inhibidor sexual.

El tabú de que el comportamiento en la cama hace la diferencia entre las mujeres de la calle y las esposas, ya está mandado a recoger,

En mi caso, el SEÑOR planeaba perfectamente sus escapadas, no le importaba desplazarse de una ciudad a otra y recorrer muchísimos kilómetros para verme, él siempre tenía las excusas perfectas para esconder su realidad en casa. Disfrutaba plenamente de la velada y tenía toda la energía necesaria para portarse “muy bien” toda la noche, “no sé si en su casa era igual” siempre buscaba que lo consintiera, diera masajes y accedía feliz a todos los jueguitos sexuales impuestos por la AMANTE, en este caso yo.

De la misma forma que mentía a la AMANTE, mentía a la ESPOSA, cuando recibía llamadas inoportunas sus invenciones eran famosas, a tal punto que no me explico como la ESPOSA creía algunas de ellas.

No pudo ser más feliz cuando “las cartas estuvieron tiradas sobre la mesa” y la confesión a través del chat, permitió que surgieran algunos malos entendidos y que él pensara que la AMANTE accedería plenamente a continuar la relación. Siempre hizo alusión a que mi familia es importante, los bienes, pero no quiero dejarte… tu estarías dispuesta a seguir conmigo?….yo te seguiría a todas partes.

LAS CONCLUSIONES

1. Como siempre se ha dicho las amantes la pasan súper bien, no se entienden con la ropa sucia, ni preparación de comidas, ni algún oficio domestico que implique complacer al SEÑOR.

2. Por lo general existe una relación gana:pierde en este jueguito de AMANTE, gana los regalos, paseos, atenciones del SEÑOR, momentos de fantasía y placer y pierde porque por lo general el esposo no quiere arriesgar su hogar y si por algún motivo acepta irse con ella, es muy probable que repita sus hazañas con otras mujeres y esto se convierta en un círculo vicioso.

3. Señores por favor engañar a la ESPOSA y a la AMANTE al mismo tiempo es complicadísimo, no subestimen la inteligencia femenina, por algún lado tendrán la caída, tarde o temprano, es ley de la vida.

4. Las esposas deben preocuparse más por su parte sexual, se han realizado como madres. Profesionales, amas de casa, esposas pero para estar completas es necesario realizarse como MUJER, el tabú de que el comportamiento en la cama hace la diferencia entre las mujeres de la calle y las esposas, ya está mandado a recoger, ahora necesitamos complacer, pero ser complacidas, nosotras también tenemos derecho a tener nuestras fantasías sexuales y que nuestras parejas nos las hagan realidad, a disfrazarnos, jugar, buscar diferentes alternativas para no hacer de la vida sexual una rutina, aprender nuevas técnicas de seducción y a sentirnos plenas sexualmente.

5. Para los SEÑORES, atrévanse a romper las barreras con sus esposa, comenten que les gusta, comenten sus sueños, tal vez tienen una afrodita en la cama y no se han dado cuenta, regalen ropa sexi, perfumes, hagan invitaciones a otros sitios, moteles, hoteles, etc, idéense formas de seducirlas o es que acaso creen que esa tarea solo es nuestra? .

Tal vez como se sienten ustedes también se sientes sus esposas, tal vez muchas están pensando en buscarse un amante o ya lo han tenido. Por favor el problema es de los dos, busquen soluciones.

6. En cuanto al papel de amante interpretado, me dejo un gran aprendizaje, pude descubrir otra faseta de mi personalidad, pero aprendí que este tipo de cosas hay que saber controlarlas, de todos modos se está jugando con fuego, y a pesar de que sabemos que los SEÑORES son prestados, nos involucramos tanto que terminamos haciendo daño a las esposa y más grave aun a los hijos, aunque este no fue mi caso, porque supe parar a tiempo, es algo que sucede cotidianamente.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en