Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diego Manya escriba una noticia?

Enredos de amor en Facebook

13/05/2010 13:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las nuevas tecnologías están muy presentes en las discusiones de pareja, según expertos. "El celular era la estrella hasta hace poco; ahora lo es Internet", afirman

GABRIELA VAZ

"Pepe ahora está soltero" lee Ana en Internet y así se entera de que su novio acaba de dejarla. ¿La red social está cambiando los vínculos amorosos? Estudios internacionales dan las primeras pruebas: navegar aumenta la desconfianza y alimenta los celos. Además, el 95% de los usuarios utiliza Facebook para buscar a ex parejas.

Irene no tiene a su ex novio en Facebook. Cuando terminaron la relación, creyó sensato poner también distancia virtual. En ese momento, no tomó en cuenta el nimio factor de los amigos en común. Hasta que la nimiedad la atropelló de frente. Un día, al entrar a su cuenta, ahí estaba él, su ex, ocupando su muro, en una foto que lo mostraba sonrientemente abrazado a una chica. Para hundir más el puñal, los comentarios de desconocidos se multiplicaban debajo: "¡Qué linda pareja!". Irene quedó indecisa entre pedir que la tragara la diáspora y clickear en el álbum para ver más imágenes y recibirse de espía masoquista.

Leonardo sí tiene a una de sus ex parejas entre sus amigos "facebookeros" (a esta altura, la red se ganó su propio gentilicio). Su historia terminó hace mucho tiempo, y bien, por lo que el vínculo es amistoso. Pero la actual esposa de Leonardo no piensa lo mismo. Hace poco, la otra, la ex, le mandó un mensaje público a él en el que terminaba apodándolo "dulce". ¡Para qué! El adjetivo le valió más de una noche durmiendo solo.

Analía buscó al que fue su primer novio tipeando su nombre en el buscador de Facebook. No quería "hacerse amiga", solo corroborar si él tenía una cuenta en la red. Lo encontró, pero apenas pudo husmear cuántos amigos tenía, de qué grupos se había hecho fan y verlo en una foto de perfil que lo mostraba más flaco de lo que ella recordaba. Poco y nada. Su ex no parecía ser un facebookero de ley. Igual fue raro para Analía acercarse por un momento a alguien a quien no ve desde hace casi ocho años. "Te podés enterar de cosas que de otro modo sería imposible, o mucho más difícil, sólo sentándote un ratito adelante de la computadora. Y nadie tiene ni siquiera que saber que vos `estuviste` ahí. Es raro sí...", reflexiona al contar su fracasado espionaje.

¿Facebook está cambiando los vínculos amorosos? Suscribir una afirmación del estilo puede ser apresurado. Pero no caben dudas de que el margen de influencia de la red social en las relaciones de pareja se está agrandando. Varias investigaciones internacionales lo corroboran.

Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Guelph, en Canadá, aseguró que cuanto más tiempo pasa alguien navegando en la red social, más propenso se vuelve a sentir celos de su relación amorosa; que la mayoría de las personas (un 74%) tiene a ex parejas entre sus "amigos"; y que el 95% usa Facebook para buscar a ex novios/as. A su vez, encuestas online europeas han dado cuenta de la tendencia creciente a romper parejas mediante la red o a utilizarla como argumento de divorcio. Como sea, está claro que la presencia es grande, ya en las parejas que son, en las que fueron, y en las que serán. ¿Maten al mensajero?

Juan ahora está soltero. Caminando por el Centro, Daniel se topa con Juan, un compañero de universidad que no ve hace meses. Luego de los saludos de rigor, le pregunta: "Y aquella, ¿cómo anda?". Craso error. "Aquella" es pasado, y encima mal pisado. Pues bien, aquí vale quebrar una lanza por Facebook, que puede evitarle estos momentos incómodos. Los amigos virtuales de Juan conocieron su cambio de estado civil al segundo que él lo modificó en su perfil; de estar "en una relación" pasó a estar "soltero". Claro, además de gente cercana, también se lo hizo saber su profesor de Historia del Arte, a la ahijada de la hermana del vecino y al grupo "Salvemos a las Ballenas" que un día, ni siquiera se acuerda por qué, incluyó entre sus amigos. Legiones de desconocidos atestiguaron además, aunque no lo quisieran, los pormenores del fin de la relación, pues su ex novia se encargó de dejarle sendos reproches en su muro.

¿Cómo suena un silencio incómodo en Facebook?, se pregunta un reciente artículo del The New York Times que versa sobre la "moda" de las parejas que eligen ventilar sus peleas en la red social. Por más información, preguntar a Chris Namús y Damián Herrera, la farandulera versión local de esta tendencia. Pocos meses atrás, la boxeadora y el periodista exhibieron su discusión de pareja ante todos sus contactos de Facebook, entre cambios de perfil (otra vez, de "en una relación" a "soltero/a") y acusaciones cruzadas. La transcripción detallada de los hechos llegó a portales de Internet y publicaciones en papel. Les ahorraron casi todo el trabajo a los periodistas de espectáculos.

La psicóloga de parejas Alicia González, quien ha investigado particularmente la incidencia de Internet en los vínculos amorosos, opina que es una distorsionada percepción del espacio lo que contribuye a que las parejas terminen haciendo públicas sus peleas. "La virtualidad y el escenario del ciberespacio, por tratarse de un territorio nuevo -sin localización material y sin dimensión clara de las distancias- contribuye a crear la ilusión de lejanía y eso es un factor fundamental a la hora de ventilar la vida privada en la red de redes que es Facebook. No obstante el alcance que tiene la misma produce efectos inmediatos en el grupo de conocidos y los rumores y chismes transitan por la gran autopista que es Internet a la velocidad de la luz".

Es que la red resignifica el dicho de que las mentiras tienen patas cortas, al reafirmarlo como nunca. La psicóloga lo ilustra con una anécdota de consultorio: "Hace unos años, una pareja consultó por una mentira de ella hacia él, descubierta en un escenario novedoso para mi escucha de entonces, pero naturalizado absolutamente al día de hoy. Él, de viaje, le pregunta por chat a su novia qué hizo la noche anterior, a lo que ella le responde que se acostó temprano. Él, `accidentalmente`, ve a través del fotolog de una amiga en común una foto de su novia `agitando` en un toque. En pocas horas y al otro lado del mundo, el chico pudo constatar que su noviecita le ocultaba sus salidas nocturnas".

En la experiencia de González, las nuevas tecnologías están muy presentes en las relaciones de pareja y sirven de soporte para sus rencillas cotidianas. "El celular era la estrella hasta hace poco, ahora lo es Facebook. En ocasiones, el solo hecho que el compañero/a tenga un perfil en esa red desata en el otro un conflicto muy cercano a lo paranoide. No olvidemos que, antes que nada, Facebook es un medio de socialización", destaca.

Buscando a los ex. El año pasado, la escritora italiana Simona Sparaco conoció el éxito internacional gracias a su primera novela, Lovebook. La trama de su historia se centra en una joven que se abre un perfil en Facebook para reencontrar al que fue su primer amor. El suceso del libro llevó a que la editorial que publica la versión en español creara un grupo en la red social llamado "Yo también he buscado a un ex novio/a en Facebook". De acuerdo a la encuesta canadiense, un 95% de los usuarios debería sentirse identificado con la frase. Y no hace falta una búsqueda muy exhaustiva para que grupos similares comiencen a saltar. En otro de ellos, llamado "Se te pasó por la mente encontrar a tus ex-parejas en Facebook?", es posible leer los siguientes comentarios en el muro: "Jajajaja, recién lo encontré, hacía casi 4 años que no sabía nada de él. Ahora sé más de lo que se imagina! Jajaja", "yo encontré dos.... y están horriblesssss jeje", "Es una buena forma de ser ni amigos ni des-amigos, si es que siempre o muchas veces te lo vas a encontrar y vas a tener que entablar algún tipo de conversación, ya no será tan tenso supongo, ya no quedarán rencores ni nada que decir, o sea para redondear, para por fin dejar todo el pasado atrás (...)".

¿Por qué la compulsión por husmear en la vida del ex? González admite que éste es un capítulo muy interesante del asunto. "Los usuarios muestran una cierta curiosidad por recuperar eslabones de la vida que fueron interrumpidos en un pasado, a veces muy lejano, por el decurso de la vida. En las relaciones entre los `ex` siempre hay una dimensión humana de preocupación y curiosidad por el derrotero de la vida del otro, más o menos saludable".

Sin embargo, para la psicóloga, el saber que aportan las redes sociales es ilusorio. "Facebook funciona como una vidriera en la que uno muestra sus `producciones` o `creaciones` más destacadas, que distan mucho de ser una cabal imagen de la globalidad de la vida real. (...) La instancia presencial contribuye a aportar otros datos más realistas".

"La ilusión de lejanía es un factor vital a la hora de ventilar la vida privada".

Sucumbidos por el espionaje y el control

"Revisar bolsillos, buscar un cabello entre la ropa o en el auto, un rastro de perfume o acaso una mancha de lápiz labial, alguna carta quizá, son prácticas que han quedado muy relegadas, siendo Facebook una fuente clave, ilusoriamente, de información acerca de `en qué anda` el otro", dice la psicóloga Alicia González, especialista en terapia de pareja, quien ha observado con especial interés el papel de los medios electrónicos en los vínculos amorosos.

En sí, la experta explica que la red social se convirtió en una arma fabulosa para "espiar" a la pareja. "Los más osados, o mejor dotados, incluso, se dedican a hackear el e-mail o el celular del compañero en busca de algún precioso dato que corrobore las sospechas".

María José (27) no necesita infiltrarse en las cuentas de su novio; conoce las contraseñas de sus dos correos electrónicos y la de su Facebook y, a sabiendas de él, ingresa a revisar sus mensajes cuando tiene ganas. Fue una suerte de condición sine qua non para la "buena salud" de la pareja, según ella. "Si no tiene nada que ocultar, no tiene por qué negarse", despacha. ¿Y si él se crea una nueva cuenta a sus espaldas? Majo duda. "No creo, yo me daría cuenta. Además, la verdad es que tampoco usa mucho esas cosas", dice.

La pregunta clave es si estas conductas, con tintes irracionales y persecutorios, se dan porque Facebook alimenta comportamientos "paranoides" en gente predispuesta, si en realidad los "crea" desde cero, o si simplemente deja en evidencia un sentir más común de lo que se cree.

Para González, "las parejas que están expuestas a estos modos de espionaje son aquellas más vulnerables o fragilizadas, en las que la complicidad, siempre necesaria con el otro, y la intimidad lograda, se ven atacadas por la sombra de desconfianza -a veces ligada a algún evento traumático o episodio real de la vida de la pareja- o directamente por la falta de confianza, cuando ésta no tuvo el tiempo o el clima propicio para elaborarse".

Y agrega que aquellas parejas "en las que existe diálogo y buen vivir cotidiano, ligado a la confianza, el humor y el compartir, se ven menos vulneradas por estas nuevas tecnologías y nuevos escenarios de socialización".

Las cifras

74, 6% De quienes participaron en la encuesta de una universidad canadiense asumieron tener a sus ex parejas en Facebook.

13% De 2.000 personas encuestadas por el sitio DateTheUk, dijeron haber terminado una relación de pareja tan sólo cambiando su estado en Facebook, sin hablarlo cara a cara.

La red social como causal de divorcio

Las riñas y disputas son la causal de divorcio más frecuentemente presentada por los matrimonios que deciden separarse. Y si bien antes la búsqueda de personas que corroboraran esa mala relación podía significar un engorroso escollo, ahora, cortesía del universo Facebook, testigos y registros de esas riñas y disputas son lo que sobra.

Así está sucediendo, al menos, en algunos países de Europa. En Bélgica, por ejemplo, la red social ha empezado a ser utilizada por un número creciente de parejas para plantear argumentos de divorcio.

Según indica el abogado experto en divorcios Guy Herniaux a un matutino belga, Facebook "se ha convertido en una verdadera trampa en este sentido. Es muy fácil demostrar ante la ley que dos personas se llevan mal".

Y añade: "Comentarios insultantes, fotos comprometedoras, estatus de soltero, cuando realmente uno está casado. Son pruebas que se pueden ver fácilmente en Facebook y suponen un elemento determinante que demuestra la desunión entre dos personas".

Una mayoría rompe pareja vía electrónica

En la era pre-Facebook, la frase más temida por los integrantes de una pareja en crisis solía ser: "Tenemos que hablar". Y, quizá, luego: "Estoy confundido/a", "Necesito un tiempo" o "No sos vos, soy yo".

Ahora, muchos optan por un intermediario digital. En una encuesta realizada a 2.000 personas por el servicio de citas británico online Date the Uk, el 34% contó que había terminado una relación por correo electrónico, mientras que un 13% simplemente cambió su estado civil en Facebook sin decírselo previamente a su pareja, un 6% utilizó Twitter y el 2% recurrió al celular y envió un escueto sms.

Entre los más tradicionales, un 8% optó por dejar a su pareja por teléfono (a esta altura, un método cuasi obsoleto), y un valiente 38%, ya una minoría, lo hizo cara a cara.


Sobre esta noticia

Autor:
Diego Manya (107 noticias)
Visitas:
4261
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.