Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Franco Mc escriba una noticia?

El enigma de la papisa Juana, por Ralph Woodrow

29/06/2010 00:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Develando misterios de Roma antes de la Reforma

Este es un nuevo extracto de Babilonia misterio religioso, antiguo y moderno; esta vez para poner en relieve los años en que Lutero estuvo en Roma y la historia de la papisa Juana.

El papa León X (1513-1521) fue elegido para 27 oficios diferentes clericales antes de tener 13 años de edad. Fue enseñado a considerar los cargos eclesiásticos sólo como un medio de ganancia. Con su producto compró el cargo y declaró que el quemar a herejes era una orden divina.

Fue durante esos días que Martín Lutero, siendo aún sacerdote d la Iglesia Romana, viajó a Roma. Al ver por primera vez la Ciudad de las Siete Colinas, cayó al suelo diciendo: “Santa Roma, te saludo”. No había pasado mucho tiempo en dicha ciudad, cuando pudo darse cuenta de que Roma era todo menos una ciudad santa. Pudo ver que la iniquidad existía en todas las clases del Clero, los sacerdotes contaban chistes indecentes y usaban palabras profanas, incluso en la misa. Lucero describió a los papas de la época como peores por su conducta que los emperadores paganos y explica que los banquetes de la corte papal eran servidos por doce mujeres desnudas. Nadie pude imaginarse los pecados tan infames y los actos que son cometidos en Roma – dijo -; tienen que ser vistos y escuchados para ser creídos. Tanto es así, que se acostumbra a decir: “Si hay un infierno, Roma está construida sobre él”[1].

Un día, durante la visita de Lutero a Roma, vio una estatua en una las vías públicas que conducen a San Pedro, que le llamó la atención, pues era de una papisa, y junto con el cetro y la mitra papal, tenía un niño en sus brazos. Era una estatua de la papisa Juana. “Estoy sorprendido – dijo Lutero – de cómo los papas permiten que la estatua permanezca allí”. Cuarenta años más tarde, después de la muerte de Lutero, dicha estatua fue quitada por orden del Papa Sixto V.

Cuarenta años más tarde, después de la muerte de Lutero, dicha estatua fue quitada por orden del Papa Sixto V

¿Quién fue este papa femenino al que la estatua representaba? Se dice que nació en la tierra del Rhin, en Ingleheim. Fue aclamada en Mainz por su sabiduría y más tarde se disfrazó de hombre para entrar en el célebre monasterio de Fulda (entre Frankfurt y Bebra). Se dice que también estudio en Inglaterra y Atenas y después recibió la posición de profesora de la Schola Graecorum de Roma, antiguo colegio de diáconos. Allí ganó tanta influencia como hombre, que fue elegida papa. Sin embargo, de un pontificado de dos años, un mes y cuatro días, fue descubierta su condición de mujer; mientras formaba parte de una procesión, dio a luz un niño y murió. Fue en este sitio donde se erigió la estatua del papa femenino[2].

En tiempos recientes, la historia de la papisa Juana ha sido discutida. Por razones obvias, Roma ha tratado de ocultarlo, sin embargo, sin embargo, antes de la época de la Reforma, la cual expuso tanto pecado en la Iglesia Romana, la historia era parte de las crónicas y conocida por los obispos e incluso por los mismos papas[3]. El papa Anastasio, por ejemplo, la menciona en su escrito Historia de los pontífices romanos[4]. De hecho todos los libros de historia de antes de la reforma mencionan a la papisa Juana o en texto o en el margen.

[1] Historia de la Reforma p. 56

[2] Italia medieval. p. 392

[3] Historia de los papas, Bowers. Vol 1 p. 226

[4] P. 128


Sobre esta noticia

Autor:
Franco Mc (80 noticias)
Visitas:
12225
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.