Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Enfrentó gobierno de Obama escepticismo por estrategia para influenza

22/12/2009 11:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La administración de Barak Obama enfrentó su primera prueba de fuego en materia de salud pública con la epidemia de la influenza humana, cuya respuesta recibió muestras de desaprobación que provocaron escepticismo ante una emergencia. La ansiedad generada entre los estadunidenses por la escasez de la vacuna contra el virus A/H1N1 de la influenza humana, llevaron a comparecer a la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, ante el Comité de Seguridad Doméstica y Asunto Gubernamentales en octubre. En una carta enviada a Sebelius, el senador independiente por Connecticut y presidente del Comité de Seguridad, Joe Lieberman, y la republicana Susan Collins, dijeron que si bien la dependencia actuó con rapidez ante la emergencia, el gobierno federal falló en cubrir la demanda de vacunas. Señalaron que el mismo gobierno aceleró la demanda al recomendar que una gran parte de la población se vacunara aún cuando las proyecciones de disponibilidad de la vacuna resultaron inexactas. "La discrepancia evidente entre oferta y demanda de la vacuna A/H1N1 en nuestro país ha propiciado que mujeres embarazadas permanezcan en fila de pie por horas, solo para encontrar al final que no hay vacuna", subrayaron los firmantes. El Centro para el Control de Enfermedades (CDC) designó un grupo de 160 millones de personas con prioridad para recibir la vacuna (embarazadas, personas con enfermedades crónicas, trabajadores de la salud, niños y personal al cuidado de infantes). Ante la llegada del otoño y de una segunda oleada de contagio del virus A/H1N1 de manera generalizada en el país, doctores y clínicas se vieron forzados a negar la vacuna a mucha gente, aún cuando pertenecían a los grupos de riesgo establecidos. Largas filas de personas que esperaron varias horas a la intemperie para recibir la inmunización manifestaron confusión y frustración en tanto aumentaba la presión para que las autoridades gubernamentales explicaran sus promesas de disponibilidad de vacunas hechas en verano. En julio las autoridades de salud indicaron que los productores pondrían a disposición del público entre 80 millones y 120 millones de dosis para mediados de octubre. La administración Obama declaró que se gastarían dos mil millones de dólares para comprar 250 millones de dosis "suficientes para vacunar a todos los estadunidenses". Días antes de finalizar octubre, 16.5 millones de dosis estaban disponibles poniendo a Obama en una incómoda posición política ya que una semana antes él mismo había anunciado el gasto a realizar para enfrentar la contingencia y había declarado la "emergencia nacional". En la audiencia en el Senado, las autoridades de salud culparon a las compañías farmacéuticas y al método anticuado para la producción de la vacuna, por la escasez nacional de inmunizaciones. En entrevista televisada, Sebelius dijo entonces que habían "confiado en las cifras otorgadas por los productores y las hicieron públicas tan pronto como las recibieron. "Ahora parece que esos números fueron excesivamente optimistas", enfatizó. La subsecretaria de Salud, Nicole Lurie, habría sugerido a los medios que las compañías farmacéuticas si se encontraban con dificultades en la producción "no siempre sentían la necesidad de comunicárselos". Para Lieberman y Collins el hecho de que las autoridades no reconozcan ningún error del gobierno, es un signo de que "no han aprendido la lección para asegurar que esta situación no vuelva a pasar", subrayaron. Reportes de prensa indican que representantes de compañías como Sanofi Pasteur, desmintiendo a las autoridades al indicar que les habían informado de las dificultades para la producción, incluida la incubación más lenta de lo esperado, de la vacuna en huevos de gallina. Lieberman, uno de los principales críticos de la estrategia del gobierno para enfrentar la pandemia, expresó su preocupación porque la propagación de la enfermedad fue más allá de "la habilidad del gobierno para tomar acciones de prevención y respuesta". Los estadunidenses parecen culpar igualmente al gobierno federal y a las compañías farmacéuticas por los problemas de acceso a la vacuna para aquellos que querían obtenerla, destacó el análisis del último sondeo de opinión de Gallup y el diario USA Today. De acuerdo a la encuesta, el 62 por ciento dijo que las farmacéuticas tienen "mucha o moderada cantidad de culpa", mientras el 58 por ciento dijo lo mismo del gobierno federal. La credibilidad para la campaña de vacunación gubernamental se cayó a finales de noviembre cuando el sondeo del diario The Washington Post y la cadena ABC reveló que casi la mitad de los padres no vacunarían a sus hijos. Así como entre aquellos que sí planeaban hacerlo, la mitad expresó que los problemas de abastecimiento los habían desalentado. La semana anterior Sebelius anunció la disponibilidad de 100 millones de dosis para el público en general, aún cuando se habían prometido 150 millones de dosis para diciembre. El abastecimiento de la vacuna contra el virus A/H1N1 llega justo antes de los peores meses de la temporada invernal, y si la campaña tiene éxito se podría evitar una tercera ola de la infección y con ello, según analistas restablecer la credibilidad en el gobierno. Según Thomas Frieden, director del CDC, el "mejor estimado", indica que 47 millones de personas han sido contagiadas de influenza humana en Estados Unidos. Nuevos desarrollos de investigación en el campo de las inmunizaciones fueron anunciados recientemente por las autoridades de salud para evitar la futura dependencia de los productores. Anthony Fauci, director del Instituto de Enfermedades Infecciosas y Alergias informó hace unos días que ya se trabaja en una nueva vacuna basada en tecnología de "recombinación biológica de ADN" en la que se tiene buen control en el proceso y es de rápida y confiable producción. También se continúa la investigación con "una gran promesa para el futuro" y se tienen planes para una vacuna universal que no solo sea buena para una temporada sino que ataque a cualquier virus de influenza. Al ser cuestionada Sebelius sobre las lecciones aprendidas en los ocho meses que la influenza humana ha afectado al país, la funcionaria reconoció las promesas de disponibilidad poco realistas como el punto débil de la estrategia para la contingencia. "Probablemente no hicimos tan buen trabajo en asegurar que la gente entendiera, que si hay alta prioridad pero ésto (la distribución de la vacuna) es un despliegue (.) e infortunadamente nunca íbamos a tener 160 millones de dosis disponibles a lo largo del país". "De manera que sentar expectativas realísticamente, yo diría que es otra de las lecciones aprendidas", enfatizó la encargada de la cartera de salud de Estados Unidos.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
2515
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.