Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mariobass escriba una noticia?

¿Enfermedad o un grave descuido?

01/06/2010 17:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La triste historia de Hang Mioku

Una mujer coreana adicta a la cirugía plástica se puso la cara irreconocible después de que su obsesión la llevaron a inyectarse aceite de cocina en su cara, empezó con siliconas especiales que resultaban caras.

La mujer Hang Mioku, ahora 49, tuvo su primer procedimiento de cirugía plástica cuando tenía 28 después de la primera operación le gusto tanto que se mudo a Japón donde ella tuvo mas operaciones de este tipo, especialmente en el rostro.

Después de tantas operaciones su cara quedo alargada, ampliada y desfigurada, pero aún se miraba a sí misma en el espejo y pensaba que ella era hermosa. Finalmente, los cirujanos que visitó se negaron a realizar más cirugías y uno sugirió que su obsesión podría ser un signo de un trastorno psicológico.

Asi era el rostro de ella sin cirugias, como se puede apreciar era una mujer hermosa y llena de vida, sin necesidad de recurrir a este tipo de operaciones, cuando ella regresó a casa en Corea las cirugías le habían cambiado tanto la cara que sus propios padres no la reconocieron, ellos desconocían el rostro actual de su hija.

Daños irreparables en su rostro

Después de darse cuenta de que la joven con la hinchazón de la cara groseramente era su hija su horrorizados padres la llevaron a un médico. Una vez más la posibilidad de que Hang tuvo un trastorno mental se planteó y comenzó tratamiento medico inmediatamente, sin embargo, este tratamiento era demasiado caro para mantener y pronto cayó de nuevo en las técnicas caseras de inyección.

Para mala suerte, sorprendentemente, encontró un médico que estaba dispuesto a darle su inyección de silicona e incluso él le dio entonces una jeringa y la silicona para que ella misma se la inyectara. Cuando su suministro de silicona se le acabo quedó recurrió a la inyección de aceite de cocinar en su cara, acto que ayudo a desfigurar de manera irreparable su antes, bello rostro.

Algunas personas, al enterarse de su caso, comenzaron a donar dinero para su recuperación, e incluso algunos hospital de Corea y de Japón, se ofrecieron a ayudarla, hace algunos años, gracias a su hermana mayor comenzó una serie de operaciones que ayudarían a mejorar significativamente su aspecto físico, lamentablemente existen daños irreversibles, sobre todo en la piel.Actualmente asi es el aspecto de Hang Mioku, aun faltan muchas mas operaciones para extraerle el aceite que se inyecto en el rostro.


Sobre esta noticia

Autor:
Mariobass (246 noticias)
Visitas:
9822
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.