Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Grandespymes escriba una noticia?

Tienes un enemigo dentro. ¿Lo has visto?

13/04/2019 21:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El día en el que más necesitas concentrarte para terminar una faena, llega tu enemigo y te dice:

"Venga. Deja eso. Vamos a salir por ahí y más tarde lo terminas".

Le haces caso, porque te dice justo lo que quieres escuchar. Y sigue diciéndotelo...

"¿Irnos ya? No, todavía hay tiempo. Después haces el trabajo. ¿No ves lo bien que lo estamos pasando? ¡La vida son dos días!"

Suena bien. Vuelves a hacerle caso.

Terminas el trabajo por los pelos. Sales como puedes. Al poco llega una nueva misión y, con ella, regresa tu enemigo.

Ha vuelto para descentrarte de lo que estás haciendo. Usará de nuevo sus armas persuasivas. Te boicoteará. Destruirá tu día. Quemará tus esperanzas una por una.

Lo problemático es que no puedes huir de él o dejarle cerrada la puerta. Porque el enemigo vive dentro de ti.

Mientras haces las cosas que a él le gustan, no se manifiesta. Pero, cuando decides hacer algo para progresar, sí. Porque él no quiere que cambies.

Cuando estás asustado, su voz suena más alto, confirmando tus temores y amplificándolos.

Cuando te sientes inseguro, te invita a quedarte quieto:

"Déjalo. No iba a salirte muy bien de todas formas."

Vas a dar tu opinión y te recuerda lo estúpido que eres:

"Cállate, anda."

Si estás deprimido o cansado, te da unos cuantos martillazos extra:

"Podrías haber trabajado más. Podrías haberte esforzado más, pedazo de inútil. No, si encima me echarás la culpa a mí..."

El problema del enemigo interno

Piensas que es tu amigo. Y, como está dentro de ti y es muy tuyo, crees lo que te dice y sigues sus consejos. Es tu voz interior, después de todo.

Si pudieras ver el daño que te está haciendo, lo pondrías en su sitio. Pero tienes que verlo.

Sería más fácil si estuviera fuera de ti. ¿Qué tal que yo te hago lo mismo que tu enemigo te está haciendo?

  • ¿Cómo verías que te saque por la fuerza de casa cuando intentas estudiar para preparar un examen?
  • ¿Y si, cuando estás concentrado en cualquier menester, irrumpo haciendo el payaso y estropeándote la tarde?
  • ¿Estaría bien si te digo que no sirves para un carajo cuando más débil esté la confianza en ti mismo?
  • (Así podría seguir.)

Y tu enemigo seguirá mientras no lo pongas en su sitio.

No estás obligado a creer cada cosa que te dice esa voz interior. No tienes que hacer cada cosa que te pide.

Entiéndelo. Tu enemigo también está asustado. Pero, ya que la relación va para largo, pídele que te hable de otra manera.

De ahí puede salir una amistad, una real.

Fuente: https://tusbuenosmomentos.com/eneamigo-interior/

imageTwitterimageLinkedinimageFacebookimageTumblrimageemail

Sobre esta noticia

Autor:
Grandespymes (13442 noticias)
Fuente:
grandespymes.com.ar
Visitas:
177
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.