Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Endre Ady por Francisco Arias Solís

13/08/2009 00:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La voz del Baudelaire húngaro

ENDRE ADY

(1877-1919)

Amo al que gime y al que en vigilia vive

y a la gente que se despega de todo.

Y amo, en la fría aurora,

los campos recubiertos de escarcha.”

Endre Ady.

LA VOZ DEL BAUDELAIRE HÚNGARO

Llamado por algunos el “Baudelaire húngaro”, Endre Ady es la figura más relevante de la literatura del siglo XX en su país, uno de los renovadores de la poesía nacional y un poeta fundamental de la literatura europea. Su poesía impregnó en la lengua húngara una gran vitalidad expresiva. Su producción lírica pasó por una primera etapa de carácter individualista y con una deliberada intencionalidad provocativa, para desembocar posteriormente en un atormentado y profundo pesimismo que le condujo a la exploración de un lenguaje de inspiración bíblica y rico en imágenes místicas y apocalípticas.

Su compleja enfermedad se va agravando y a los 41años muere de “pulmonía, sífilis, alcoholismo, nicotina y melancolía”

El escritor y poeta simbolista húngaro Endre Ady de Diósad nació en Ermindszent el 22 de noviembre de1877 y falleció en Budapest el 27 de enero de 1919. Aunque su familia pertenecía a la nobleza campesina, influido por Karl Marx y Charles Darwin, se sintió atraído por los movimientos de izquierda. Sus poemas se han considerados como precursores del comunismo húngaro. En 1904 viajó con Adele Brull (Léda), su amante y musa, a París, donde residió varios años en los que fue corresponsal de prensa. En la capital francesa entró en contacto con las vanguardias europeas occidentales, siendo influido especialmente por Charles Baudelaire y Paul Verlaine y los cánones estéticos del simbolismo francés. Viajó por Italia. De vuelta en su país, fue director y uno de los principales colaboradores de la revista Niugat (Occidente), a través de la cual intentó dar nuevos aires a la, según él, anquilosada realidad cultural y política húngara. Fue contrario a la participación de Hungría en la Primera Guerra Mundial. Tras su ruptura con Léda, en 1912, contrae matrimonio con la joven Berta Boncza. Su compleja enfermedad se va agravando y a los 41años muere de “pulmonía, sífilis, alcoholismo, nicotina y melancolía”.

Entre sus colecciones de poemas se cuentan: Nuevos poemas (1906), su obra más famosa, Sangre y oro (1907), En el carro de Elías (1909), Quisiera ser amado (1910), Poemas de todos los misterios (1911), La vida que huye (1912), Nuestro amor (1913), ¿Quién me ha visto? (1914), A la cabeza de los muertos (1917) y Los últimos barcos, publicada póstumamente en 1923. Escribió también novelas cortas, ensayos y artículos, entre los que destacan su excelentes crónicas sobre la belle époque parisina. Y como dijo el poeta húngaro: “Yo también, héroe errante, pagano / Don Quijote nuevo, caballero moderno, loco...”.

Francisco Arias Solís

La violencia siempre ha sido reaccionaria.

XIII Festival Poético por la Paz y la Libertad dedicado a Benedetti.

URL: Http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
6631
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.