Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fran Laviada escriba una noticia?

"En profundidad desde el escondite (IV).

06/05/2021 13:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

S Oñé de nuevo con la extraña sensación de llegar por primera vez a una ciudad, que no es real, porque tan solo está en mi interior, encerrada bajo llave en el pensamiento y de la que jamás he podido salir, más bien, escapar, y por mucho que lo he intentado hasta el momento, no he conseguido encontrar la salida, a pesar del enorme esfuerzo que hago cada día para buscar un nuevo lugar, donde el manto de la tranquilidad me cubra por completo.

El final del sueño siempre es el mismo, despertar en la cama de todos los días, con el mismo objetivo, encontrar la ciudad perdida, pero auténtica, cuyo camino soy incapaz de seguir.

R Eyezuelo, siempre venerado por incompetentes aduladores y a la vez vasallo, inclinado ante aristocráticos señores. Permanente admirador del poderoso, del famoso idolatrado o del rico avasallador y maleducado. La clase de tipo acomplejado, para quien siempre tuvo más valor, el apellido heredado y el rimbombante nombre que el valor verdadero y digno del hombre. Arrodillado inamovible ante el influyente bajo el peso patente, de la inferioridad manifiesta, como complejo pegado, igual que el desfase a la fiesta, la usura al banco y el toro a su rabo.

Tirano controlador. Castrador de imaginaciones. Inquisidor homicida de creatividad e ilusiones. Igual que el Papa en dogmas de fe, no te equivocas nunca. Ves siempre la paja en ojo ajeno. ¡Soy infalible! (a ti mismo te dices). ¡Y vas y te lo crees, pobre imbécil! Sin embargo, no ves la enorme viga y la tienes delante de las narices.

Más sobre

Otros cometen el pecado, ellos son los pecadores, tú te absuelves, pero por el mismo delito los demás son condenados por tu caciquil Ley del Embudo. Es lo que tiene creerse todopoderoso. Reyezuelo engreído y tonto al cuadrado.

Eres siempre el más listo A ti nunca te engañan, las mujeres siempre te son fieles. Otros son los corneados. ¡Pero qué inteligente, prepotente, demente...!

Emperador de la permisividad. Apóstol del no esfuerzo. Consentidor perdonavidas. ¡Qué pena de tío! Te arrastras por el suelo, cuando no necesitas hacerlo, eres serio y con conocimiento, pero haces lo que sea por ser un Reyezuelo. Te escondes tras el miedo y la poca hombría, atropellas la razón, y acabas rebozándote entre el fango y la cobardía.

Reyezuelo que dominas (o crees hacerlo), tu propio país de pandereta, más vale ser desterrado del reino, que inclinar la cabeza y poner careta.

N Unca fui marinero, pero conozco el mar.

Nunca fui fuego, pero siento cuando me quema por dentro. Nunca supe distinguir los colores, pero sé pintar el arco iris. Nunca recibí tus golpes, pero sé lo que duelen. Nunca supe realmente como eras, pero sé lo que piensas. Nunca me preocupé de ti cuando estabas, pero ahora que te has ido, te echo de menos. Nunca tuve vocación de diablo, pero no soy un santo. Nunca escucho el estruendo del grito, pero oigo el sonido del silencio. Nunca fui caballo, pero sé galopar en la llanura. Nunca estuve allí (en el infierno), pero conozco el camino. Nunca digo nunca, sin tener que arrepentirme después. Continuará...

image image

Fran Laviada (Libros publicados en Amazon).


Sobre esta noticia

Autor:
Fran Laviada (515 noticias)
Fuente:
fran-laviada.mozello.es
Visitas:
966
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.