Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fabio Geneva escriba una noticia?

En busca de algo más

08/09/2009 09:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nuestra vida transcurre plagada de sobresaltos. Saber identificar y aceptar la razón de cada una, nos acerca hacia un camino de paz y satisfacción: el crecimiento espiritual

Muchas veces nos vemos enfrascados en situaciones que despiertan nuestro estado de alerta. Momentos en que nuestro nivel de conciencia se catapulta a niveles extracorporales, permitiéndonos acceder a realidades “diferentes”.

Diariamente nos enfrentamos a una serie de actividades y complicaciones cotidianas, mismas que se apoderan de nuestro entorno y nos ofrecen implícitamente cierta estabilidad de la cual dependemos para subsistir en un rutinario mundo que nos obliga a combinar nuestra parte espiritual y material.

Esta fusión de ambas vertientes nos invita a participar en un juego de persecución y consecución de objetivos en ambas dimensiones, resolviendo acertijos que se presentan en el momento justo, dejando su huella, aprendizaje y energía entre nosotros. Una experiencia más, una vivencia de la cual tomar ventaja para futuras ocasiones, un recuerdo qué guardar sin catálogo alguno, sin clasificación o distinción. Simplemente, una reto superado.

No hay juicio de valor que nos arroje la verdad sobre un acontecimiento, ya que el verdadero crecimiento se obtiene a nivel ser, probablemente aún sin entender de manera conciente el impacto que tendrá en su momento. Siempre positivo, siempre hacia delante, independientemente de que nuestra persona haya tenido qué padecer algún dolor por ello.

Cuando logramos discernir esas escenas de mayor valor energético entre los problemas ocasionados por el típico caos de la vida regular, podemos convertir cada decisión en pruebas de fuego contra nuestro ego, y no contra nuestro ser. El tomar conciencia del valor de las cosas, reconocer que es necesario para nuestro crecimiento y tomarlo como aliado para la siguiente batalla, es tal vez la mejor estrategia que podemos emprender. La información de alguna parte tiene que llegar.

Afortunadamente, en éste camino nunca estaremos solos. La vida nos da la oportunidad de relacionarnos con seres que van en dirección al mismo objetivo: el conocimiento. Diversas escuelas, técnicas y “enseñanzas” nos acercan y encaminan al destino que debemos alcanzar, sorteando obstáculos “imposibles” (para los irracionales) y dejando una marca en cada una. Siempre en aras de encontrar lo que mejor nos funciona para nuestra particularidad.

Esa constante búsqueda se convierte en el alimento del espíritu, que sin esquemas mentales o “planes perfectos”, persigue fervientemente la tranquilidad del ser, utópico vivir hecho momento. A diferencia de nuestra parte pensante y racional, nuestro ser conoce todo, y – sin revelarnos cómo – nos alienta a seguir en el camino hacia la luz. ¿Un momento de inspiración? ¿Un estado inusual de lucidez? ¿Una corazonada? No es más que una gota de nuestra divinidad se derrama en nuestro cuerpo permitiéndonos obtener una respuesta sobre un aspecto que no conocíamos, o incluso una pregunta que jamás nos hicimos… pero que nuestra persona debe saber.

Muchas dificultades se atravesarán en el andar. Tal vez la principal seamos nosotros mismos en nuestra lucha por convencernos de confiar en nuestra capacidad como hijos de Dios. Podría ser ahí donde nuestro miedo se haga presente, obligándonos silenciosamente a dudar y perder la huella de las señales que para nuestro bienestar nos pertenecen.

Creer que nuestro poder va más allá convierte un porque en una voz de agradecimiento ante las bondades que recibimos día a día. Todo llega en función de la intención con la que lo pedimos, el uso que le vamos a dar, lo que vamos a entregar a cambio. Las oportunidades ahí siempre estarán. Es cuestión de hacer que ellas estén para nosotros y que lo sepamos aprovechar.

Si podemos entenderlo, significa que estamos preparados para recibirlo, y que no hemos llegado en ceros en donde nos encontramos. Si sabemos canalizarlo, significa que estamos listos para dar el siguiente paso.


Sobre esta noticia

Autor:
Fabio Geneva (10 noticias)
Visitas:
2784
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.