Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bet Asaver escriba una noticia?

Emprendimiento y atrevimiento

31/03/2011 09:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El emprendimiento exige a todos aquellos que se animan enormes dosis de esfuerzo, creatividad y capacidad de gestión. El éxito además, se vuelve incierto cuando el entorno no comprende este perfil de atrevidos

Emprender es una de las piezas claves del desarrollo social y económico de los países y comunidades. Se pueden describir de manera sucinta las características que subyacen detrás de una acción emprendedora, sea empresarial o social. Quizá lo más destacado es la decisión de iniciar una actividad en un entorno incierto, que dicho sea de paso, es la realidad cotidiana, la incertidumbre. Pero, la diferencia del emprendedor es la asunción y decisión firme de convivir de manera activa con lo desconocido que está por venir, que por cierto empieza en tres, dos, uno, ...

<a href="http://www.flickr.com/photos/40645538@N00/179279964/" target="_blank">Pink Sherbet Photography</a> via FlickrLos psicólogos emplean el término resiliencia para definir la capacidad de las personas de mantener una actitud vital a pesar de los cambios, drásticos y dramáticos en muchas ocasiones, que ocurren en su proceso vital. La resiliencia, integrada como concepto vital de los individuos, es parte esencial de la supervivencia de una sociedad. Y, si bien no asegura por sí misma un futuro prometedor desde el punto de vista económico, sí permite un presente de alto valor emocional y deseos de vivir con intensidad.

Para quien no tenga en su ánimo la intención de emprendimiento, la resiliencia les parecerá algo lejano, quizá incluso pura invención, la vida no será para tí un lugar de cambios constantes si consideras que eres capaz de forzar el presente con toda tu energía disponible, para definir el futuro y controlarlo. Y, es aquí donde quería llegar, el concepto de forjar el presente para controlar el futuro obliga al individuo a sacrificar en primer lugar su vida actual, en pos de obtener un premio seguro en el futuro. Es decir, hoy sacrificio, pero no un sacrificio cualquiera, el definido a priori que, según el entorno, es el que te permitirá un futuro próspero. Y, sobre el futuro dos aseveraciones, el futuro, ¿cuándo empieza?, ¿cuándo dejamos de estar en el presente para ubicarnos en el futuro? y, por otra parte, un futuro próspero ¿es un futuro feliz? Quizá no nos demos cuenta de lo que estoy describiendo, pero el mensaje subyacente, anclado a hierro y fuego en nuestro subconsciente colectivo, es el de la creencia más arraigada de la iglesia católica: un presente de lágrimas, para asegurar un futuro eterno y completo de dicha. Qué casualidad, ¿verdad?

Para quien no tenga en su ánimo la intención de emprendimiento, la resiliencia les parecerá algo lejano, quizá incluso pura invención

Vaya, y además el futuro eterno tiene vías rápidas de acceso, que gestiona, define y controla la propia iglesia católica, ... No tengo como objetivo criticar en este artículo a la iglesia, sólo pretendo poner sobre la mesa algo de lo que tenemos que ser conscientes, algo que es parte de nuestra manera de pensar y, que hoy está ralentizando, parando y dejando atrás a nuestra sociedad, la creencia de que el futuro de una persona se forja hoy, y el hoy se tiene que dedicar precisamente a ejecutar lo previsto a priori para lograr controlar el futuro. Por último quiero dejar presente la soledad del individuo en la ejecución de estas normas, cada individuo es responsable de sus actos, si no cumple tal cual está previsto, está pecando y él y sólo él será el causante de no lograr el próspero futuro, previsto y regulado.

Como la creencia social se proyecta inevitablemente sobre las organizaciones, y por ende las empresas, nos encontramos que hemos definido su modelo de comportamiento; no priman el talento, la formación, la creatividad, el trabajo en equipo, la gestión del cambio, la flexibilidad, la adaptación, las ideas divergentes, la concialición, el equilibrio emocional, la familia. Todo eso no forma parte de la estructura mental, y organizativa de la cultura empresarial. Son quimeras de unos cuantos que, si son identificados dentro de la organización, deberán ser apartados o expulsados lo antes posible, por el bien del futuro.

Quizá seas de los que pienses que el futuro se trabaja en cada momento presente, y que por tanto debe contener dosis de esfuerzo, riesgos e incertidumbres, ante los que nos vamos adaptando. Pero junto a ello, identificas la necesidad de estar a la vez desarrollándote como persona, buscando la felicidad, tu espacio personal, tu familia, tu paz interior; éstas son cosas que no se pueden dejar para mañana, también hay que vivirlas día a día. Si piensas y te sientes de este modo, ¡considérate un emprendedor!

Emprender es una de las piezas claves del desarrollo social y económico de los países y comunidades

Si este rollo no va contigo, ánimo, ¡tienes un brillante futuro como directivo en una gran empresa de nuestro país!

Estamos en contacto!!!


Sobre esta noticia

Autor:
Bet Asaver (51 noticias)
Visitas:
7825
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.