Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Emilio, defensa de otro calibre

19/01/2011 22:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A Emilio y su padre, donde quiera que anden

Andaba uno dándole a la tecleada en el café de siempre. Sin pirrurris de por medio había que ponerse al día en las noticias. De repente una voz masculina me pregunta si no me incomoda que se siente en la misma mesa en lo que espera a su padre. "No, para nada", respondo. Al voltear me percato de que la voz es de Emilio, un chavo de 18 años que está condenado a usar muletas de por vida debido a un mal congénito en sus piernas.

De inmediato se puso a entablar charla con un servidor. Entre tantas cosas salió el tema del fútbol; conversación obligatoria en muchas ocasiones. Con sentido del humor y una actitud irreprochable hacia la vida, Emilio bromeó diciendo que de poder jugar sería defensa: "seguro debo ser muy torpe en una cancha y terminaría por agarrarme a todos a patadas; el deseo de madrear es el deseo de madrear ¿o no?".

Intercambiamos opiniones sobre tal o cual suceso: el Mundial, el fútbol mexicano, la Selección Nacional, entre otros. Después de media hora llegó su padre, quien apenado pedía perdón a su hijo por el retraso. Emilio aprovechó para ir al baño y me quedé charlando con su padre. Después de presentarnos con el acto protocolario del "a qué te dedicas", "muy interesante", "ha de ser mucho trabajo", el hombre bajó la mirada y se le hizo un nudo en la garganta. Gacho momento para los que no sabemos qué hacer o decir en esos instantes; le pregunté si se sentía bien.

"Emilio tenía 6 años cuando le descubrieron las fallas en sus piernitas. Ha sido uno de los momentos más duros en la vida, no tanto por la noticia sino por el cómo se dio. Fue dos días antes de Navidad, le había regalado un balón y nos llevamos a todos sus primos para jugar en el Ajusco. Él andaba muy contento por querer jugar y cuando intentó correr se tropezó. Después quiso patear el balón y se desplomó como una gelatina en el pasto..."

Volvió Emilio del baño y junto a su padre le echaron un ojo a ELBUENFÚTBOL*. Antes de partir y despedirse, el padre se acercó a mi oído para susurrar: "espero que la historia de mi hijo sirva para engalanar el sitio". Y se fueron.

Atendiendo a ese comentario, hoy Emilio está aquí. Pese a su condición, es parte del fútbol. Queda confirmado en este relato que es un defensa aguerrido, puesto a darle de madrazos a las adversidades que confronta en los recurrentes prejuicios e indiferencias de la sociedad respecto a su discapacidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
2126
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.