Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

Elegante teoría explica el origen del sistema solar

12/12/2010 20:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Al acercarse al Sol algunos de los embriones planetarios perdieron la mayor parte de sus gases

El Sistema Solar está formado por gigantes gasesosos lejos del Sol y planetas rocosos en sus proximidades. Ahora una nueva y elegante teoría explica la razón de esta peculiar disposición.

Cuando hablamos de formación planetaria una idea convencional nos ha acompañado durante más de 40 años. Dice así: pedazos de roca y polvo se agruparon para formar los planetas rocosos que a su vez atrajeron los gases que forman sus atmósferas. Los gigantes gaseosos se formaron cuando estos núcleos rocosos crecieron hasta tener al menos diez veces el tamaño de la Tierra y de esta forma pudieron atraer los gases de sus enormes envueltas exteriores.

Sin embargo, existen muchos problemas con este modelo, por ejemplo no explica cómo rocas de unos metros se unieron después de chocar unas contra otras al azar. Además existe el problema de la rotación planetaria. Si los planetas se formaron a partir de la acumulación aleatoria de rocas y polvo, ¿por qué casi todos ellos giran en la misma dirección? Sin duda, sus sentidos de giro deberían distribuirse de forma aleatoria.

Sin embargo, en los últimos meses varios astrofísicos han comenzado a discutir otra idea que soluciona estos problemas. Sergei Nayakshin de la Universidad de Leicester en el Reino Unido nos cuenta esta nueva teoría.

El nuevo enfoque pone patas arriba el modelo convencional. La formación planetaria comienza a distancias de más de 50 UA de la estrella madre (bastante más lejos que la actual órbita de Neptuno), cuando variaciones aleatorias en la densidad de la nube de gas protoplanetaria comenzaron a atraer más gas y crecieron debido a la fuerza de gravedad.

Dentro de estos núcleos de acumulación, los embriones de los planetas gigantes, cualquier acumulación de material rocoso en el centro forma un núcleo rocoso. Todos estos núcleos giran en la misma dirección que la nube de gas original, puesto que se formaron por el colapso gravitacional de una nube y no por colisiones al azar.

Mientras se forman los núcleos, los planetas embrionarios interactuan con nube protoplanetaria de gas, que provoca que migren hacia el interior en una trayectoria espiral. Los astrónomos saben desde hace tiempo que las enormes atmósferas gaseosas son inestables a distancias inferiores a un determinado radio crítico del Sol debido a varios factores, como las fuerzas de marea y la irradiación solar. Así que cuando los planetas embrionarios se acercan a este radio crítico, pierden sus capas de gases dejando remanentes rocosos como nuestro planeta.

Finalmente, al llegar a este radio crítico, los planetas que describen trayectorias espirales no sólo pierden el gas sino también cualquier tipo de sólido mezclado en su atmósfera exterior. La distancia que marca este radio se corresponde con el cinturón de asteroides en nuestro sistema solar. Esta nueva teoría explica por primera vez cómo se formó este cinturón y por qué separa a los gigantes gaseosos de los planetas rocosos similares a la Tierra.

La migración planetaria se produce cuando los planetas embrionarios son frenados por el gas de la nebulosa protoplanetaria que les roba energía orbital, y se detiene cuando los planetas embrionarios han capturado todo el gas de la nebulosa

Los gigantes gaseosos como Júpiter serían embriones planetarios que sencillamente no habrían llegado lo suficientemente cerca del Sol para perder sus gases antes que la dinámica orbital configurase y estabilizase el sistema solar actual.

Una característica impresionante de este modelo es que explica de forma natural, la estructura del sistema solar, con los distantes planetas gigantes gaseosos separados de los planetas rocosos interiores por un cinturón de asteroides. Ningún otro modelo consigue esto con tanta elegancia. La elegancia de este modelo es lo que ha atraído tanta atención en él tan rápidamente.

Lo curioso de este nuevo modelo es que ninguno de los mecanismos involucrados se basan en nuevas ideas. En el pasado, fueron sugeridas estas ideas pero posteriormente fueron descartadas.

Por ejemplo, la idea de que los planetas terrestres fueron originalmente gigantes de gas que perdieron sus capas de gas fue planteada por primera vez hace más de 30 años. Los astrónomos la abandonaron después de que varios cálculos mostraron que los gigantes de gas no puede formarse cerca de una estrella, que es donde se encuentran actualmente los planetas rocosos.

Igualmente, la idea de que los planetas puedan migrar grandes distancias en un sistema planetario también ha permanecido durante años.

Entonces ¿dónde está la novedad? Lo nuevo en todo ésto, es que estos procesos han sido reordenados de manera que los gigantes gaseosos se formaron primero y luego migraron, perdiendo sus atmósferas a medida que se acercaban a su estrella madre. De repente, todo parece obvio.

Todavía queda trabajo pendiente, por supuesto. Nayakshin señala que el nuevo modelo todavía no explica estructuras como el Cinturón de Kuiper, la Nube de Oort ni tampoco la composición de los cometas.

Pese a ésto, existe cierto entusiasmo por esta hipótesis, que le está dando un impulso considerable en la comunidad científica. Podemos estar seguros de que los astrónomos están estudiando ahora detenidamente todos los detalles. Vamos a escuchar más sobre esto en los próximos meses.

Fuente original

Publicado en Odisea Cósmica


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
11299
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.