Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que J. Cano escriba una noticia?

El volante nos transforma

22/11/2015 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se han preguntado alguna vez, ¿por qué a menudo cambiamos de personalidad cuando nos ponemos al volante de un vehículo?

¡Peligro al volante!

Hasta la persona más pacífica y tranquila, en algún determinado momento, pierde los nervios cuando va conduciendo y le sale el “diablillo” que lleva dentro, o ¿no es así? Pues bien, según estudios realizados por compañías aseguradoras estadounidenses, hay diferentes factores que pueden provocar estas alteraciones en nuestro comportamiento cuando conducimos un vehículo. El tráfico, la climatología y los estados de ánimo, son algunas de las diversas causas por las que los conductores solemos perder los nervios, transformándonos de repente en un verdadero peligro para nosotros mismos, nuestros acompañantes y los demás conductores y pasajeros que circulan a nuestro alrededor. Los expertos en la materia, indican que esto se debe a la sensación de "falsa seguridad" que muchos de nosotros experimentamos al conducir un vehículo. Cuando vamos por la calle caminando o incluso trotando, a nadie se le ocurre molestarse con otras personas porque vayan más rápido que nosotros y nos adelanten.

Sin embargo, ya sea porque nos sentimos protegidos por la carrocería del auto o por el anonimato que este nos ofrece, cuando vamos al volante, a la más mínima explotamos realizando gestos y gritando frases a otros conductores o peatones, que normalmente no utilizamos. Pero lo peor de todo es que un conductor exaltado llega a realizar maniobras que pueden poner en peligro su vida y la de otras personas, sin ni siquiera reparar en ello hasta que, a veces, es demasiado tarde. Por eso, los especialistas en el tema recomiendan que cuando vayamos conduciendo y, por alguna razón, algo o alguien nos saque de las casillas, lo mejor es respirar profundamente y pensárnoslo dos veces antes de realizar algún gesto obsceno, gritar o insultar a otros conductores y, sobre todo, evitar por todos los medios el realizar cualquier tipo de maniobra que pueda poner en riesgo la vida de alguien, incluyendo la nuestra. 

El tráfico, la climatología y los estados de ánimo, son algunas de las causas por las que los conductores solemos perder los nervios

¿Cuánto más relajante y placentero sería conducir respetando a los demás conductores y peatones, compartiendo la vía pública de una manera mucho más responsable y educada? Además, de acuerdo a las autoridades sanitarias, esto también sería beneficioso para nuestra salud al evitarnos exaltaciones innecesarias que lo único que producen es que se altere el funcionamiento normal de nuestro cuerpo, aumentando la producción de sustancias químicas, incluyendo la adrenalina, lo cual podría afectar negativamente a nuestro sistema inmunológico. Las consecuencias de esto irían desde contracturas hasta dolores de cabeza o musculares y una mayor propensión a enfermedades como gastritis, colitis o dermatitis.

Así que, la próxima vez que vaya a ponerse al volante de un vehículo deje en casa el disfraz de “Mr. Hyde” y conduzca simplemente con el del “Dr. Jekyll”, o sea, de una manera respetuosa y amable¡Su salud y los demás conductores se lo agradecerán!


Sobre esta noticia

Autor:
J. Cano (88 noticias)
Visitas:
3903
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.