Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zhila escriba una noticia?

El verdadero amor

11/04/2010 16:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Te quieres lo suficiente como para hacerte a ti misma/o lo que has hecho a las personas que más has amado y que te prometieron todas las cosas, y a los que diste tu cuerpo, tu virginidad, tu cuenta bancaria, a los que diste todo? ¿Estás dispuesta a hacer eso por ti misma?..

Sólo lograremos ese nivel de autoamor el día que no tengamos que ceder a esas voces que tenemos en la cabeza y que al mirarnos al espejo nos dicen que nuestro rostro es demasiado gordo, o demasiado viejo, o demasiado feo, mi nariz es demasiado grande o mis ojos están demasiado separados, o mis ojos son negros y el color bonito es el azul, o el azul es feo, y el negro, bonito. Tenemos que querernos como querríamos al hijo que mamara de nuestro pecho o que protegiéramos en nuestros grandes brazos.

¿Cuándo vas a sentir eso por ti? ¿Cuándo vas a dejar que tu verdadero Yo, tu única voz real, afronte tus voces y sea tan protector contigo como una madre lo es por su hija? Tenemos una voz en la cabeza que se siente mal porque nadie cuidó de ti. ¿Y sabes quien no cuidó de ti? Tú. Los mayores dolores de corazón no provienen de lo que otras personas nos hicieron, sino de lo que nosotros no hicimos por nosotros mismos. Y lo que te parte el corazón es que no hay una voz en la cabeza que se alce por encima de las demás. Y lo que duele –duele- es que nadie en tu cabeza ha estado nunca a tu lado, y no hay nada que oigamos en nuestra cabeza que sienta amor y compasión por nosotros. Eso me rompe el corazón, y también debería romperte el tuyo.

Escúchame. Nuestro mayor dolor es que no tuvimos una voz lo suficientemente elevada que se alzara contra todas esas voces juiciosas. Eso nos rompe el corazón, de modo que hemos cultivado otra voz que siempre hace callar a gritos nuestra grandeza. Ahí es cuando perdimos a Dios, porque la voz de Dios eres tú, tu Alma, el observador que vive en ti, una voz muy suave. Es bondadosa. Es un susurro. Es como mariposas en tu alma y tu mente. Es así de callada. Y lo que descubrimos de nuestra juventud desperdiciada y de nuestra edad adulta –para la que desgraciadamente estamos muy poco preparados-, la razón por la que no nos gustamos es que no tenemos a nadie en nuestra mente que se siente y hable por nosotros –no tenemos una voz que nos diga: < Te quiero, eres preciosa para mí, no hagas eso, nos iría mejor sin ello, eres un buen chico, eres una buena chica, tienes una buena vida, no hagas eso> -, que nos hable desde la experiencia y la sabiduría del mismo modo que las voces jóvenes y virulentas lo echan todo a perder por amor de la gratificación temporal...

Y esto es lo que más duele. Y a medida que envejecemos, nuestra locura empieza a manifestarse, porque no oímos la voz de Dios, que es tu Ser interior. No tenemos una voz voluntariosa que sea tan justa y bondadosa y tan amorosa, que pueda ayudar a este andrajoso cerebro a abrirse camino en el laberinto de sus propios actos.

¿Piensas que Dios está en una iglesia? ¿Piensas que Dios está en un tabernáculo? ¿Piensas que Dios está en la cruz? Dios está en ti. La reliquia más sagrada que ha existido nunca era un pequeño espejo –no es la cruz; es un pequeño espejo- que te permite mirarte en él, que te recuerda que la voz viene de dentro de tu rostro, y te está hablando. Eso es amor.

Cuando aprendamos a escuchar la voz, entenderemos que el amor divino se parece al amor de los padres por los hijos. Este es el verdadero amor, amarte a ti misma como lo harías por un hijo.

Y aquí llegamos a gran anhelo que todos tenemos, hallar el gran amor de nuestra vida, el príncipe azul o la princesa encantada. Cuando te enamoras realmente, lo que realmente sucede es que el amor empieza en el corazón, no en el sexo, porque esto sería puramente animal. Te diré porqué.

Detrás de una gran mujer siempre hay un gran hombre y viceversa. ¿Dónde empieza todo? En el amor por ti misma/o

Cuando encontramos a una persona cuya mente refleja la nuestra... –refleja: sus pensamientos son nuestros pensamientos, nuestros pensamientos son los suyos, no porque quieran serlo, sino porque lo son de manera natural-, cuando encuentras a una persona que tiene un pensamiento tan elevado sobre ti como tú mismo y viceversa, el poder magnético del encuentro mente a mente trasciende billones de veces la atracción sexual. No conozco a nadie que haya encontrado el estado mente a mente, pero muchos están cerca. Cuando encontramos nuestro mayor misterio, nuestra mayor esperanza –que eres tú misma- finalmente reflejado en el otro, nos sentimos confusos; ¿es el otro o soy yo? Es lo mismo. Entonces es cuando amamos. Déjame que te diga algo: si podemos encontrar a alguien que nos mire tan fijamente como nosotros nos miramos al espejo, conoceremos el amor.

Ahora bien, ¿es cierto que los opuestos se atraen? Absolutamente. Eso es necesario con el fin de emparejarse. Las personas se atraen porque son de diferente sexo. Las personas se atraen porque hay una necesidad y demanda de amor. Y también, la gente se atrae porque alguien controla tu vida para que tú no tengas que hacerlo. Estos son niveles básicos. Pero, en la mente, nos sentimos atraídos porque hemos encontrado el espejo perfecto de la nuestra. Nos sentimos excitados con profundo respeto, admiración –escucha-, respeto, admiración, todo divinidad. Así es como sostenemos la gran mente. Ni siquiera queremos empañar esto con la interacción sexual. Lo que nos excita es algo de esta persona que nos permite... Es como si alguien limpiara el espejo y finalmente pudiéramos vernos, y a ellos les pasa lo mismo. Ahí es donde está el verdadero amor.

Cuando te enamores, eso no estará producido por una atracción sexual. No tendrá nada que ver con el sexo, por más que argumentes a su favor; no tendrá nada que ver con él. Tendrá que ver con la mente absoluta, con el corazón absoluto, con el poder absoluto y con el reflejo absoluto. Y si no tienes eso en tu vida, pobre de ti: sólo tienes las partes de tu cuerpo. Cuando tienes eso, y te aproximas a ello para estar con ello, para hablar con ello, para mirarlo, para admirarlo, así es como te sientes con tu propio yo sagrado. Nunca denigrarías a tu propio yo sagrado, porque la autodenigración es la causa de que no oigas la voz. Te rompe el corazón que nada en tu cabeza te diga que eres divina y grandiosa. Nada en tu cabeza te dice que eres mejor que todas esas pequeñas y chillonas voces. No hay nada en tu cabeza que te diga que mereces la pena. No hay ninguna voz en tu cabeza que diga < no> . Cuando nos enamoramos, llegamos a experimentar el amor del despertar de esa pequeña voz del alma en nosotros y en la otra persona. Es la misma voz. Y no empieza entre nuestras piernas, empieza arriba.

Todo el mundo piensa que tienes que ir a la cama y demostrar que eres un gran amante para que te acepten. Yo te digo que encuentro eso tan primitivo como los animales que no han entendido el noble arte del apareamiento. Es mucho más importante llegar a conocer a la persona, conocer su mente, comunicar con ella, y una vez que conocemos esa mente, eso nos dirá si vamos más lejos. Hacer cualquier otra cosa es simplemente desperdiciar tu semen, es simplemente dar nuestro cuerpo a otra persona para que lo rapte. Y yo creo que el amor no va por ahí.

Entonces, ¿tendrás eso? Es mi deseo más ferviente que tengas eso. Es mi deseo más ferviente que encuentres una mujer en tu vida cuya mente sea como una celosía, cuya maravilla sea más hermosa en los lejanos recesos y en las lejanas esquinas y valles del pensamiento y del concepto, mezclados con sueños y voluntad; o un hombre –un hombre, cualquiera que sea su aspecto-, encontrar a ese hombre que sea hermoso, y que sea noble y, con esa apariencia tan regia, que no caiga en su mínimo denominador y actúe como los leones en celo, como las hienas en celo, como una jauría de perros haciéndolo en el basurero. Éste es un hombre que, a diferencia de cualquier otro, podría fácilmente ser esas cosas, pero no las es, y las comprende no por la fuerza del control, sino simplemente porque no son importantes, pero, aun así, ese hombre tiene sueños, su Espíritu habla a través de su boca, su pasión vibra en el latido de su corazón, su concepto de la humanidad, su lugar con la humanidad, su comprensión, su nobleza... Raro es el hombre que ama más la verdad que el engaño. Raro es el hombre cuyo amor es mayor que sus genitales. Cuando encontramos a un hombre así de noble, un hombre noble, eso no significa que sea homosexual. El simple hecho de que no practiquen el acto sexual no significa que sean homosexuales, sino tan solo hombres nobles. Y para conocer su mente..., ¿cómo te diría?, tienes que elevar tu vibración hasta allí arriba para entrar en esa mente. Ése es un hombre que no es una víctima, sino un guerrero, pero al mismo tiempo un pacificador. Es un hombre que ara su propio campo, que produce su propio alimento, que crea su propio reino, y es responsable de la alegría de ese reino y de proteger ese reino. Ese es un gran hombre. Y en eso hay una característica común a todos ellos: son muy difíciles de encontrar. Cuando encuentres a ese hombre y lo reconozcas, quizá tú seas la dama que ha estado esperando tanto tiempo para encontrar un hombre así, y quizás seas la dama que el hombre ha anhelado encontrar; una situación verdaderamente polarizada que es unidad en la mente.

Cuando descubrimos nuestro mayor tesoro... –estar enamorados de otra persona, estar enamorados de nosotros mismos-, cuando nos enamoramos de esa persona, es porque estamos enamorados de nosotros mismos.

Cuando aprendamos a escuchar la voz, entenderemos que el amor divino se parece al amor de los padres por los hijos. Este es el verdadero amor, amarte a ti misma como lo harías por un hijo

Detrás de una gran mujer siempre hay un gran hombre y viceversa. ¿Dónde empieza todo? En el amor por ti misma/o. Eso es conciencia. Siempre se ha dicho que la conciencia es un ángel de Dios.


Sobre esta noticia

Autor:
Zhila (4 noticias)
Visitas:
5890
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.