Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Postcefalu escriba una noticia?

El Rey Prometido

15/06/2011 23:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageLa verdadera despedida de Roberto Rossellini del cine en 1975 con "Il Messia" llega más de una década después de "Anima nera", el episodio para "RoGoPaG"  y el consabido descreimiento y abandono, forzado y decepcionado, de su oficio como hasta entonces lo había conocido.Los años televisivos, medio en el que creyó más que nadie, arrojaron un saldo de miniseries, documentales (aún rodaria dos más antes de su muerte en 1977) y films para  el medio que parecían querer reconstruir (y replantear el ángulo de acercamiento aprovechando las especiales características de trabajo) una especie de prehistoria de hechos y personajes de la que carecía por completo, quizá ilusamente esperanzado  en que la nobleza del formato pudiese  caminar por sí sola y alcanzar ese objetivo ideal didáctico-reflexivo que el cine,   aún nada  doméstico,   no alcanzó.Tras el último eslabón de su segundo "fracaso",   la  imponente "Cartesisus", Rossellini había regresado casi de tapadillo al  formato ancho con  "Anno uno" y de nuevo vuelto a las andadas en esta "Il Messia",   una de sus más radicales apuestas de escenificación de  acontecimientos  del pasado  y una especie de "reprise"  como dirían los anglosajones (musicalmente hablando; cualquier fan de Grateful Dead que pueda leer esto sabrá  a qué me refiero), volviendo a las mismas melodías y recapitulando  elípticamente, de su (más prolija y variada) "Atti degli apostoli" de 1968 y en menor medida recogiendo el espíritu de su celebrada "Francesco, giulare di Dio".

Debía ser raro (exasperante quizá; fuente de soledad, seguro) para Rossellini en toda esta  parte final de su carrera  "citarse" a sí mismo por pura ausencia de referencias, pero eso no le impidió seguir arriesgándose y explorando nuevos caminos hasta el final de sus días, sin creer que estaba todo hecho, en una cruzada contra nada -  ningún cineasta ha construído tanto sin dedicarse a enterrar el camino andado por otros, como si en su persona se encarnase una nueva civilización que surge y nada sabe de los vicios de la que le precedió) y a favor de todo, que pocas alegrías le proporcionó.

Basta echar un vistazo al "trasvase" como símbolo de la modernidad en favor del pujante Jean-Luc Godard como ejemplo de las injusticias y olvidos en torno a Rossellini.

Aparece  Jean-Luc justo cuando llega la gran decepción que tantos sintieron con la extraordinaria "Il Generale de la Rovere" y su subsiguiente (¿una de sus  tres obras máximas?) "Era notte  a Roma".

Ni siquiera un film históricamente tan importante como "Les carabiniers", que les une por primera y última vez,   consigue apagar los ecos de su hastío. Extraño cruce de miradas.

Antes de que también Godard  esté a punto de tirar la toalla al final de  esa década, dejando huérfanos de líder (o en manos de otros la pesada carga) a la verdadera vanguardia, Rossellini  ya ha dado otro imprevisible paso adelante en las sombras con "La prise du pouvoir par Louis XIV".

En plena producción de algunas de sus  grandes obras para la pequeña pantalla,   una buena parte  de los mejores directores aún en activo y las revelaciones de esos años, prueban suerte  también en televisión  con a menudo buenos y hasta grandes resultados y en general más atención de parte de la crítica:  Cottafavi, Rohmer, Sirk, Fassbinder, PialatWellesCastellani, Renoir, Emmer, Fuller, Oliveira, Bergman, Chabrol ...

Casi coincidiendo con  la muerte de Rossellini, en medio de la general indiferencia por el desconocimiento o subestimación de lo que había venido haciendo  o a lo sumo siendo su nombre un recuerdo lejano -  casi peor esto último  -  anda Godard con Anne-Marie Miéville,   para televisión, avanzando en múltiples direcciones con sus modélicas "Six fois deux" y "France tour détour deux enfants" y volviendo "de entre los muertos"  para inaugurar la década y regresar "al cine" con "Sauve qui peut (la vie)". Ya  no abandonará su puesto de privilegio (ni su solitaria posición) hasta nuestros días.

image"Il Messia" es un fascinante híbrido de los  tres Roberto Rossellini: el ávido cronista de los años 40, el director/inventor en constante evolución que quedó varado hacia principios de los 60  definitivamente con la incomprendida "¡Viva Italia!" y  el  aventurero en tierra baldía que había recorrido la Edad del Hierro, la Antigua Grecia, los comienzos de la Iglesia Católica, la Edad Media, el Renacimiento y la Ilustración para volver momentáneamente a su siglo (incluso tuvo tiempo  para Allende) y finalmente fijar la vista en la historia más famosa de la humanidad.Diría que se ha echado de menos  más veces lo que Dreyer quería hacer y nunca llegó a rodar sobre este material que lo que Rossellini hizo. Y en contraposición a las quimeras alargadas en el tiempo de Gance con Cristóbal Colón o Welles con Don Quijote, para no acabar haciendo nada o dejando inacabado el proyecto, que nunca sabremos cuánto de indecisión y miedo al fracaso tuvieron, he aquí un raro y certero ejemplo (uno de los mayores cineastas con una de las mayores historias) de concreción  y modestia de aspiraciones.Es la impresión más desconcertante que produce el film.Esa puesta en situación instantánea, ese arrojo para filmar sin  adornos y casi ilustrar caligráficamente los acontecimientos, causa asombro y  desterra automaticamente  esa pesada losa  tan visible desde los títulos de crédito, de  trabajo previo, documentación y reconstrucción minuciosa que  suele  aplastar al espectador en estos casos. Flagela el  polvo  la cara,   huele el esquimo, pica el sol.Con un constante dinamismo y una de las mejores utilizaciones del zoom que conozco (reencuadrando, aplicando luz e interés a los escenarios pero sin subrayar ni dirigir la mirada, más bien adoptando una posición objetiva que constantemente rectifica como si no supiera dónde puede surgir el dato importante o el elemento significativo), el film explora pero da la sensación de que simplemente se prueba a sí mismo si es capaz de  captar la acción, ya sea en estáticos interiores como en exteriores llenos de movimiento de muchos personajes, con una hipnótica cadencia en permanente alerta, adaptada al ritmo de las palabras y los gestos, no del vestuario o el atrezzo.Hemos visto muchas veces ese desequilibrio, incluso contando con  actores muy conocidos  o importantes,   entre diálogos y gesticulación hasta derivar en una serie de convenciones. Así se da por hecho por ejemplo que en la Edad  Media se andaba más lento o se utilizaba la reverencia en cualquier contexto, porque las novelas, los cuadros o los  tapices,   así parecen indicarlo. Cuando han venido Straub Bresson con otro discurso  que permite pensar en la alternativa de que los filtros usados (quiero decir plumas, pinceles y agujas respectivamente, pero la imaginación por encima de todo) pudieron distorsionar la realidad, se les ha acusado alegremente de antinaturalistas.imageLa seguridad y la experiencia de Rossellini, batidos ya todos los terrenos posibles y muy especialmente los más pedregosos  y desolados, permiten no obstante que el film no sea estéticamente unidimensional, una previsible acumulación de estampitas pulcramente fotografiadas para no contrastar demasiado con el tono digamos "coloquial" de los diálogos. Tan pronto parece Giotto la inspiración, como al momento siguiente Alonso Cano. Una escena puede parecer sacada de "Judith of Bethulia" y otra de "Os Deuses e os Mortos".Una buena parte de sus esfuerzos se concentran lógicamente en el personaje de Jesús de Nazareth, empecinado  en cambiar lo difícilmente siquiera opinable (este es un film político al fin y al cabo),   siempre activo y en movimiento, al que sigue en travellings laterales - y alguno especialmente brillante en retroceso -, tratando siempre de comunicarse y explicarse  a todo el que se cruza en su camino, apenas ensimismado ni apesadumbrado por la tarea, consciente  de ser la respuesta a las plegarias de los patriarcas y los profetas, que habían  clamado por un Rey que por fin trajera justicia para  su pueblo tras mil años de guerras.La última media hora, de lo más bello rodado nunca por Rossellini  y en dura competencia con los más excelsos cierres de su obra (pienso en "Europa 51", "Viaggio in Italia", "Socrate", "Stromboli" o de nuevo, "La prise du pouvoir par Louis XIV" y "Era notte a  Roma"), coronada  por el impresionante episodio de la resurrección,   está al alcance de muy pocos cineastas.

En esos años ya de ningún otro.


Sobre esta noticia

Autor:
Postcefalu (178 noticias)
Fuente:
postcefalu.blogspot.com
Visitas:
1989
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.