Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enrique Cabrera escriba una noticia?

El problema de los apodos

02/10/2009 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Viviendo en Chicago una vez me llamaron del departamento de recursos humanos porque alguien me acusó de haber llamado a alguien Negro

Viviendo en Chicago una vez me llamaron del departamento de recursos humanos porque alguien me acusó de haber llamado a alguien Negro. “¿Cómo?” Respondí indignada, “eso es imposible. A mi me sabe a rábano el color de la gente…. Nosotros no tenemos problemas de racismo, porque allá el que no ha tirado fl echa ha tocado tambor” (refi riéndome a nuestros ancestros…). Pero tanto dio la directora que al fi nal caí en la cuenta que tenía razón. Sí había llamado a alguien Negro y no una, sino varias veces: El Negro Aulestia…

Y aquí fue cuando entré en cólera por querer acusarme de ofensiva y despectiva…

Cómo explicarle que ofendido se va a sentir el Negro Aulestia, si lo llamo Luis. De hecho no creo ni que me responda. Nadie que lo conozca lo llama Luis, porque él se presenta diciendo “Mucho gusto, el Negro Aulestia”…

Cómo explicarle que Indio, Chino, Gorda (aunque se haya vuelto fl aca), Flaca (aunque se haya vuelto gorda) aunque se llamen apodos, son nombres propios de afecto, de cariño, y aunque lo tratemos de explicar no es el equivalente a Honey, ni Sweetie, ni Pumpkin Pie…

Aunque sean afectivamente correctos pueden ser mal vistos

Porque si algo tenemos nosotros, los Latinoamericanos, es que le ponemos apodo a todo. Nos encanta un apodo. Puedo apostar mis dos manos a que más de uno de ustedes tiene algún conocido al que lo llaman Pollo, Coneja, Charro, Rata, Turca y además seguido por su apellido. La lista puede ser interminable.

Y ojo que no me refi ero a los apodos que inventamos al instante: : Caja Fuerte” (porque no se sabe combinar ) o “Best -seller” (porque siempre está agotado). Me refi ero a los apodos que se han vuelto nombres propios porque te identifi can. Te hacen especial. Te distinguen del resto. Ese que escuchamos al son de “mami ¿qué será lo que quiere el negro?” Ese nombre que en este país podría ser políticamente incorrecto pero que yo prefi ero llamar afectivamente correcto.

El problema de los apodos


Sobre esta noticia

Autor:
Enrique Cabrera (641 noticias)
Visitas:
12706
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.