Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Martina De La Vega escriba una noticia?

El Pintor De La Dalia

04/02/2011 14:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El silbido de una paloma solitaria se fuga con la luna quién sabe dónde y los primeros rayos del alba se posan ya sobre el piano. La melodía que entonces se antojaba hastía, se recuerda ahora con cariño. Una mujer golpea la cuchara dentro de la taza de su nocturno café. Una niña llora la partida de su madre, por que cuando se es niño el tiempo pasa de otra forma y nadie te asegura que vaya a volver.La anciana se mueve por la cocina sobre sus pequeñas zapatillas, sus dedos largos y arrugados dan ya otro color a las cosas, el color de la experiencia y la tranquilidad. La niña y la anciana pasean, van al mercado, a la peluquería y su estampa resulta especial. Dos miradas tan distintas para las cosas, podría decir que ni si quiera ven lo mismo. Una viste las gafas del cansancio y la exasperación y otra las de un ciego que ve por primera vez. Qué bonito sería empezar cada día olvidando el anterior e ir descubriendo cada día los olores y los colores de las cosas.

Y el pintor de la calle Dalia respira tranquilo en su ático, frente a un lienzo marino, junto a su vida en blanco y negro. Le gusta respirar el aroma a pintura del recuerdo, de toda una vida representada en lienzo. Pescó todos los peces de su río, trazó todas las playas y montañas, tocó todas las canciones con su piano, paseó todas las calles marineras. Hoy se retira al rincón de su sillón para disfrutar el placer de las pequeñas cosas, como a él le gusta, tranquilo en su casa.

Ya no sabemos cuando la vejez se instaló frente al espejo, cuando aumentó el desfile de antorchas, cuando se fugaron el flequillo y el bigote. Pero lo que está claro es que la vejez está mal entendida. Saber envejecer es la obra maestra de la sabiduría. Viejos son los trapos, las personas solo son más eruditas, cargan a su espalda y su memoria una guerra civil, una guerra mundial, censuras, miedos que pasaron para que hoy nosotros estemos aquí. La vejez recapitula todo el libro de la vida, resume los dones de otras épocas de la existencia, sin tener las ilusiones, las pasiones, ni los errores. La vejez es el otoño que cubre los caminos con su alfombra marrón, el invierno de heladas matutinas, la primavera de Vivaldi y el verano a la sombra de un roble viejo.


Sobre esta noticia

Autor:
Martina De La Vega (21 noticias)
Fuente:
historiadeunapluma.blogspot.com
Visitas:
2798
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.