Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

El nobel para varguitas

14/10/2010 09:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mario vargas llosa es, por ahora, el mejor escritor en lengua española

Sólo su tía, 10 años mayor que él, y con quien estuvo casado en primeras nupcias, le llamó, en público y por escrito, “Varguitas”, en un libro de réplica titulado “lo que Varguitas no dijo”, una respuesta dura y entretenida a lo que Mario Vargas Llosa manifestó de su tía y cónyuge en la novela “la tía Julia y el escribidor”.

Demoró demasiado tiempo la Academia Sueca en otorgar el premio Nobel de literatura al más grande escritor y novelista contemporáneo de la lengua española. El propio Mario Vargas Llosa se había resignado a que no sería objeto de distinción alguna de los herederos de Alfred Nobel. A sus 74 años, y después de haber recibido los más importantes reconocimientos que pueda merecer un escritor hispanoamericano, los miembros de la Academia descubrieron que el novelista peruano había hecho invalorables aportes sobre la cartografía de las estructuras del poder y las imágenes de la resistencia individual.

La mayoría de sus novelas y ensayos ha servido para demostrar la perversidad del autoritarismo político y las amenazas latentes a las libertades individuales. Dictadores de toda índole, desde Trujillo hasta Chávez, Pinochet y Fidel, han sido el blanco de sus críticas. A Leonidas Trujillo le dedicó la incomparable novela “La Fiesta del Chivo”.

Desde muy joven quiso ser escritor y nada más que escritor. Pero no cualquier escritor, sino el mejor. Sabiendo que si se quedaba en Lima no pasaría de ser un escritor menor, viajó a Europa con el pretexto de hacer un doctorado en la Universidad Complutense de Madrid, una vez que ya había publicado “la Ciudad y los Perros”, su primera gran novela. Luego de abrirse camino en España se trasladó a París.

De un encuentro con Julio Cortázar en la ciudad luz, Vargas LLosa recordó que el argentino le dijo: “así como uno elige a una mujer y es elegido o no por ella, pasa con las ciudades, nosotros elegimos París y París nos eligió”. Con esta afirmación del autor de Rayuela, quiso para él lo que esta ciudad le había dado a Cortázar, esto es, algo profundo e impagable, una percepción de lo mejor de la experiencia humana, cierto sentido tangible de la belleza.

A tiempo se decepcionó de fidel y de la revolución cubana

También le marcó Londres, donde vivió casi una década. Fue usuario permanente de un escritorio en la hermosa biblioteca del Museo Británico, lugar en el que Carlos Marx escribió “El Capital”.

Pocos han escrito tanto como el Nobel de literatura. En una entrevista Vargas Llosa dio a conocer parte de su método de trabajo: “Escribir mucho, corregir mucho, rehacer mucho. Trabajo de lunes a sábado en el libro que estoy escribiendo y los artículos los escribo el domingo. Escribo todos los días, inclusive en las vacaciones. Escribir es una servidumbre y un gozo. Soy la literatura que he hecho y ella me ha dado lo mejor que tengo”.

Su talento natural, unido a su férrea disciplina en el trabajo intelectual, le ha llevado hasta la cumbre de la literatura mundial. Día y noche, entre la escritura, la lectura y la investigación, ha escrito obras de verdadero impacto. Dentro de pocos meses presentará otra novela monumental sobre un peculiar personaje irlandés.

Si bien posee doble nacionalidad, la peruana y la española, todavía se le considera el único latinoamericano en la Real Academia de la Lengua.

En su juventud abrazó los ideales de la revolución cubana y tuvo alguna cercanía con la izquierda intelectual latinoamericana. Agobiado por los excesos de los camaradas encontró en las ideas libertarias las armas para defender las libertades individuales. A raíz de ese giro se convirtió, para ciertos socialistas, en retrógrado e imperialista.

Así como se distanció de la izquierda marxista se alejó de Gabriel García Márquez, su antiguo amigo y sobre quien hizo su tesis doctoral en España. Al salir de un teatro mejicano, Vargas Llosa le dio un trompón al colombiano, y la relación terminó con un silencio mutuo. Mucho se ha especulado acerca del violento episodio.

Con la muerte, este año, de la Tía Julia desaparecieron muchos secretos de Varguitas.


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
3486
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.