Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Basketretro escriba una noticia?

El Mundial de 1994

08/11/2010 18:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageHola clasicorros. En 1994 se celebró en Canadá el Mundobasket de 1994. Dos años después del impacto que había tenido en el mundo FIBA el Dream Team el equipo americano selecciona a un grupo de jugadores siguiendo un baremo mitad marketing mitad méritos deportivos (para más detalles ver el artículo que ya se le dedicó en este blog).

España estaba encuadrada en el grupo de USA. Acompañaban a estas dos selecciones los equipos de Brasil, y China. El ambiente en el equipo español era de fe en la recuperación tras la debacle de los juegos del 92. En 1993 se había hecho cargo de la selección Lolo Sainz con el objetivo de hacer una pequeña revolución en el vestuario y en los esquemas que había dejado Díaz Miguel. Sin embargo los mimbres eran los que eran y los jugadores del máximo nivel no abundaban, con lo que se mantenía prácticamente el núcleo del equipo del 91 y del 92 con algunas incorporaciones puntuales. Aquel Europeo se nos iba al traste porque en el cruce de cuartos Christian Welp nos clavaba un tiro desde la bombilla en el último segundo clasificando a la selección anfitriona, aunque las sensaciones que había dejado España no habían sido malas.

Los objetivos eran lavar nuestra imagen frente a USA después de lo ocurrido en Barcelona y ganar los dos partidos restantes, consiguiendo llegar a segunda fase para luchar por las medallas. El choque que más preocupaba era Brasil, con el eterno Oscar a la cabeza. Más allá se preveía una difícil segunda fase en la que habría que ganar a Croacia o a Grecia si se cumplían los pronósticos. Los seleccionados fueron Jordi Villacampa, Juan Antonio San Epifanio "Epi", Andrés Jiménez, Alberto Herreros, Ferrán Martínez, Rafael Jofresa, Juan Antonio Orenga, Pablo Laso, José Miguel Antúnez, Quique Andreu, Pep Cargol y Rafa Vecina.

El primer partido enfrentaba a España y a USA en un horario de madrugada intempestivo para España. Los americanos salieron muy confiados y España rozó la perfección en ataque. Un enorme Jordi Villacampa dejó en evidencia a todos los marcadores americanos, entre los que se encontraban auténticos especialistas como Dan Majerle. España estuvo todo el partido peleando de cerca con la selección estadounidense terminando el partido con un 115-100 a favor de los USA. La prensa nacional se congratulaba por el nivel mostrado y se auguraba un mundial que nos devolvería a la élite del basket mundial. En el otro partido del grupo de la primera joranada China derrotaba a Brasil para el alivio de muchos en España: Brasil ya no contaba.

La segunda jornada era otro partido que se jugaba de madrugada en España. El a priori partido del Mundial para nuestra selección, el choque contra Brasil. Todo lo que se había visto contra USA se diluyó. Epi tuvo que tirar del carro defensiva y ofensivamente en un partido en el que desde la prensa española se cargó duramente contra Villacampa, acusándole de falta de 'testiculina'. Además los plumillas daban multitud de motivos para ese juego que parecía endémico en aquellos años. Durante la retransmisión del partido el difunto Juan Manuel Gozalo (en aquel entonces en RNE) llegó a decir 'si es lo que he dicho yo siempre, ¡el baloncesto español no se renueva!'. No importaba que hubiera jugadores como Villacampa, los Jofresa o Antonio Martín entre otros que habían rendido a un gran nivel en el Europeo del 91 y que estaban al máximo nivel europeo a nivel de clubes. El partido contra Brasil finalmente se gana con apuros por 67-73. El resultado ahogaba las críticas y las dudas que habían surgido durante el partido, los dos primeros objetivos se habían cumplido. China por su parte caía aplastada frente a USA por 132-77.

La tercera jornada debía ser un trámite para que España se reencontrara con su juego de cara a una segunda fase por la lucha por las medallas. El partido contra China se disputaba un Domingo por la tarde en España y la selección nos regaló una primera parte de las que hacen época. Todos los jugadores estaban a buen nivel pero era sobre todo Ferrán Martínez quien con sus tiros exteriores anotaba una y otra vez. Se llegaba al descanso con una diferencia de 20 a favor. La frase que quedará para la historia fue 'Ferrán ve el aro como una piscina', pronunciada (si la memoria no me falla) por Mario Pesquera. La reanudación fue como darle una bofetada al primo de Zumosol, los chinos iniciaron una remontada que el equipo español al principio no se tomó en serio y que después no pudo parar. El partido se perdía por 74-78 ante el estupor general. Nos quedábamos fuera de las medallas en el partido más recordado de ese Mundial, el 'Chinazo'. Las críticas arreciaban. Después de decir que Ferrán tenía categoría para jugar en la NBA se criticaba su tendencia a excederse en el tiro exterior y alejarse de la zona, se demonizó a Villacampa, se tachó de inútiles a los bases españoles y a Orenga de incapaz... todos los jugadores iban servidos de críticas.

La segunda fase se había convertido en un largo trámite que nadie quería jugar. Pelear con Egipto, Corea del Sur y Argentina nos colocaba en la segunda división del basket mundial luchando por los puestos del 9 al 12. España ganaba a Corea y a Egipto con facilidad pero el partido contra Argentina fue otro cantar. Liderados por un magnífico Marcelo Nicola los argentinos fuerzan un agónico final perdiendo por 72-70.

Tocaba de nuevo cruzarse con Brasil, al que se le derrotaba otra vez por un apretado 90-85. Se llegaba al final del vía crucis y era importante dejar un buen sabor de boca. La segunda fase había servido para darnos cuenta de que no éramos tan malos y en fases se había jugado un buen baloncesto. Nos disputábamos la segunda plaza contra los argentinos pero en esta ocasión no supimos jugarles, cayendo derrotados por 65-74. España quedaba décima en un Mundial que todos querían olvidar.

La generación de jugadores que habían elevado el baloncesto español a otro nivel en los 80 se había extinguido y los que tomaban el relevo no conseguían, pese a su calidad, una continuidad de juego y resultados. En ocasiones se jugaba un baloncesto rápido y electrizante, otras veces no se jugaba a nada y cualquier equipo de nivel medio nos podía desmontar la defensa. Mucho se habló de falta de intensidad en jugadores clave de la selección, sobre todo en Ferrán y Villacampa. Lolo Sainz salió muy mal parado del campeonato pero se optó por mantenerle en el puesto. ¿Qué se había hecho mal? ¿Era el tercer extranjero el culpable de todo?

Las conclusiones pasados 16 años son varias. Aquel equipo era capaz de lo mejor y de lo peor quizás falto de un referente que todos esperaban que fuera Villacampa (como lo era del Joventut). Las lesiones de Antonio Martín en los veranos, las características de Orenga y la tendencia a abusar del tiro exterior de Ferrán hacían que los puntos interiores vinieran de Andrés Jiménez (reconvertido de nuevo a 4), ya que Quique Andreu y Rafa Vecina eran jugadores más de complemento. La defensa tampoco brillaba así que todo se reducía a que los jugadores clave entraran en juego cual conjunción astral. El equipo entonces se retroalimentaba y era capaz de ganar a cualquier equipo. La dificultad de llegar a ese estado (el famoso cruce de cuartos, aunque en esta ocasión ni siquiera se llegó a él) o el peligro que tenía abandonarlo como en el partido contra China sería una cruz que sufriría la selección de aquellos años.

¡Clasicorros saludos!


Sobre esta noticia

Autor:
Basketretro (29 noticias)
Fuente:
basketretro.blogspot.com
Visitas:
3516
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.