Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jaferlui escriba una noticia?

El montón de papas

21/09/2009 09:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una del "loquito" Olano

Lo llamábamos cariñosamente "Doctorcito" (y pobre si lo llamabas de otra manera)

Su cordura la cuestionamos siempre, era simpático, de carácter sumamente voluble y tan inflamable como un fósforo, solía sorprendernos con sus explosiones que, una vez pasado el susto, s enos hacían sumamente risibles. Sus anécdotas son innumerables y llenan las memorias de los miles de ex alumnos de "San Ramón" que lo conocimos.

Ya era director cuando ocurrió lo siguiente:

Estábamos en quinto año, la euforia por el pronto final de las clases y nuestra despedida definitiva de aquellas aulas tan queridas era dueña de todos nuestros ímpetus juveniles.

Mi salón era el quinto "B" y el profesor de matemáticas por alguna razón no llegaba. Así las cosas hicimos lo casi usual, corrimos las carpetas hacia los costados, colocamos una adelante, bajo el pizarrón y otra al fondo del aula de manera que funcionaran como sendos arcos.

Formados los dos equipos, comenzó el partido con barra, gritos, apuestas y todos los componentes.

Los profesores de las aulas contiguas venían a invocarnos silencio, a gritarnos, a llamarnos la atención y amenazarnos pero la puerta estaba muy bien trancada como correspondía en tales ocasiones y el partido continuó.

Hasta que, de un momento a otro sonó un violento golpe en la puerta y la pelada cara del "doctorcito" asomó en lo que podía por la ventanila - ¡¿Qué pasa carajo, por qué tanta bulla?, habran la puerta, parásitos de m...!

Entró el "Doctorcito" y nos llenó, como era usual, de improperios, lisuras y otras sandeces

Uuuupss, el partido finalizó instantáneamente, el último pelotazo le pasó por las narices al "Doctorcito" y las carpetas arrimadas contra la puerta dejaron de cumplir su función de seguridad.

Entró el "Doctorcito" y nos llenó, como era usual, de improperios, lisuras y otras sandeces.

- Disculpe doctorcito - dije muy asustado (no me quedaba de otra, yo era el brigadier del aula - es que no llegó el profesor y como ya el recreo terminó, no había nada que hacer y ... y ... y otra vez y...

- ¡Qué clase tienen?

- Matemáticas doctorcito...

- Entonces voy a ponerles un problema para que lo resuelvan y dejen de hacer tanta bulla, un Director como yosiempre está preparado para reemplazar a cualquier docente.

Se dirigió a la pizarra, sacó de su bolsillo una tiza y escribió:

"Si una papa pesa 20 gramos, pregunta: ¿Cuánto pesa un montón de papas?

Desconcierto inicial, se dirige a la puerta el "doctorcito" para salir del aula, el silencio es absoluto - Cuando tengan la respuesta el brigadier me avisa a la Dirección, allí voy a estar.

Llega al umbral, las risas se contienen con las justas...

De pronto me oigo a mí mismo:

- Doctorcito, la respuesta es 20 montones de gramos...

Se vuelve sorprendido y furioso, me mira, duda entre volver a ingresar o terminar de irse

Estábamos en quinto año, la euforia por el pronto final de las clases y nuestra despedida definitiva de aquellas aulas tan queridas era dueña de todos nuestros ímpetus juveniles

-Parásito, imbécil, lo fregaste todo...


Sobre esta noticia

Autor:
Jaferlui (116 noticias)
Visitas:
4957
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.