Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fabio Geneva escriba una noticia?

El momento perfecto

09/09/2009 16:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Quizá sea común estar en busca del qué y tener claro el cómo... pero ¿qué tan concientes estamos del cuándo? Es cierto que no hay tiempo que perder, pero la preparación de las condiciones hacen que cada actividad siempre tenga su mejor resulado si se ejecuta a la hora convenida

Vida viene, vida va, y de pronto nos damos cuenta que estamos detenidos por un segundo en un punto cualquiera. Quizá no recordemos cómo llegamos ahí, pero es muy probable que ya tengamos nuestra cabeza y nuestro esfuerzo en algún otro lugar, olvidándonos por completo del aquí y del ahora.

La culpa no es del tiempo o de la situación, sino de nuestra impaciencia (o incontrolable ambición) que se mantiene siempre expectante en algún destino, ignorando por completo cualquier factor externo que se cruza por nuestros días. Sin siquiera percatarnos, hemos dejado atrás millones de detalles que tal vez jamás volverán.

La pequeñez de nuestra persona nos obliga a acotar un universo infinito en tiempo y espacio a tan solo una diminuta cantidad de aspectos que se convierten en nuestros sueños o preocupaciones. Buscamos un qué, un cómo y un porqué, olvidando por completo aquello que no pertenece a dicha listaConstantemente programamos nuestras actividades a futuro, calculando el tiempo saltante, estimando los resultados, imaginando los escenarios finales y posiblemente disfrutando anticipadamente del resultado que cada acción traerá. Muy bien para un periodo de entrenamiento ante contingencias, pero no como filosofía de vida.

Tal vez no suene del todo mal el despertar por la mañana y tener la mitad de los pendientes resueltos de forma automática y milagrosa, sobre todo cuando las emociones involucradas en ello incluyen la preocupación, ansiedad, miedo, dolor, etc., pero queda claro que la recompensa tampoco se disfrutaría con la misma intensidad… para eso están los altibajos, las novedades, los retos. Para no pasar en la vida de noche y terminar sin haber comprendido el verdadero significado de cada uno de los retos que enfrentamos.

La particularidad de cada evento engloba además una serie de sensaciones únicas e irrepetibles que definitivamente impactan en nuestro entorno y forjan nuestro carácter, por eso la importancia de hacer conciente cada momento para aceptar con calma lo que nos pertenece y dejar ir lo que está de más.

El ciclo de la vida nos permite disfrutar la singularidad de algún día de la semana, distintos entre ellos por las costumbres que durante nuestra evolución hemos inculcado y trasmitido generacionalmente. También están cada uno de los meses en el que las tradiciones aportan un mayor distingo entre ellos, que además aportan condiciones y ambientes diferentes, cambiando periódicamente nuestras actividades, alimentación, vestimenta, entorno y estilo de vida. Entonces, ¿por qué desear con ansias que siempre venga lo siguiente, en lugar de disfrutar las bondades de lo que acontece?

Único e irrepetible. Será por eso que dicen que la experiencia siempre llega cuando es demasiado tarde, cuando sirve (tal vez) para adquirir cierta madurez, pero no para afrontar un nuevo acontecimiento con características diferentes que lo que vivimos tiempo atrás.

Inevitable parece que nuestra condición humana nos mantenga siempre pensando en el siguiente paso, sobre todo teniendo esa práctica tan arraigada y mantenerla durante tantos años. Insoportable es vivirlo una y otra vez en tantos diferentes aspectos y aun así seguir padeciéndolo, seguir esperando en lugar de disfrutar.

Siempre será importante tener nuestros planes, sueños y ambiciones, y no dejar el tiempo pasar para definir lo que queremos y perseguirlo. Pero siempre es bueno hacer una pausa y reflexionar si hoy mismo debemos actuar o simplemente esperar a que las cosas estén mejor. No dudemos en decidirnos el día de hoy. Tampoco dudemos en actuar cuando estemos en el mejor momento… puede ser hoy, puede ser mañana.

<a href=


Sobre esta noticia

Autor:
Fabio Geneva (10 noticias)
Visitas:
4487
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.