Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cenefos escriba una noticia?

El Maestro ZAPATERO

28/12/2010 14:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageHabía ganas. Incluso expectación. ¿Qué nos podía deparar el maestro Zapatero?. El otoño pasado ya tuvimos un anticipo sondeando el terreno que recordábamos sencillo y entretenido. Para Brea fuimos a las 6.30 Juancho y Luis al encuentro del maestro, recogiendo previamente en Morata a Fernando, que estaba ya con un nutrido grupo del pueblo esperando, en la plaza, salir para allá.

Llegamos a eso de las 7.30 y el ambiente ya ebullía. Rápida, la organización colocaba pulseras para poder salir a eso de las 8.10 camino del monte que guarda Brea y conduce al encuentro de Mesones. Antes nos encontramos con la familia Cuartero que se había apuntado, como estaba previsto, al festín de la comarca. Chupinazo y salida que lleva en estampida a Fernando. Como alma que lleva el diablo se va en camino de la cabeza y ese fue todo el contacto que con él tuvo el resto del grupo.

El inicio es duro, con una cuesta que hace a más de uno maldecir la idea de dejar los palos en el coche. Trabajo de riñones y para arriba. En la zona, ya de monte, hay una hermosa paronámica de Ibérico ávido de senderista. Anima y relaja en una hersoma mañana. Vamos, ya, Nigüella-Morata debatiendo de lo que toca: política y los malditosroedores. Desazón por aquí y por allá. Y un burro, solo, con orejas tiesas, pesada carga y mirada de incredulidad, que nos saluda a poco de Mesones. ¡Un poema!. O una metáfora. Quién sabe, maestro. Pero háztelo mirar.

Más sobre

imageLa llegada a Mesones, como siempre, espectacular. Castillo al frente, río, huerta y un bonito pueblo. El refrigerio en el castillo que nos obliga a subir hasta arriba. Refrigerio abundante, con fruta, frutos secos y agua a discreción que no nos ha faltado en todo el camino. En busca de Nigüella nos volvemos a fraccionar con Luis en la cola, que se quedó a saludar acolegas PC. Este trayecto es por carretera, quizás la parte más fea de toda la andada. Cuando llegamos a Nigüella tenemos un extra con la parada y fonda en el bar del pueblo. El marketing no cuaja demasiado entre la parroquia que va concentrada en su marcha, o quizás olfateando el almuerzo quenos espera a la orilla del río. Tras cervecillas varias, bajamos a ver lo que se cuece, y nos encontramos excelente bocadillo de jamón con tomate, vino de combate y mucha simpatía. La verdad es que nos vamos olvidando de que estamos en una andada y la murria nos invade. Para entonces, ya nos habían informado que la avanzadilla camuflada de Fernando había pasado demasiado tiempo antes.

Hacemos, no obstante, un pensamiento y continuamos ahora al encuentro del Aranda para seguir aguas arriba y con el río de complice, hacia Brea. Es la parte dura de la andada, más que nada por el sol de justicia que nos abrasa. Antes de llegar al Gollizno, ya llama Fernando para avisarnos que está de cervezas más harto que Tarragona de pescado... y que cuánto nos queda. Es lo que tienen las escapadas. Camino del refrigerio en la fuente, Manolo, colega de Nigüella, para a reponer neumáticos y se avista una ampolla que le va a complicar la andada. Menos mal que en breve llegamos a la zona de esparcimiento de la fuente del Gallizno, con grifo de cerveza reglamentario. De aquí, ya casi no salimos. Entre la operación de urgencia, en la misma plaza, de Manolo y el frescor del grifo, la cosa pintaba mal. Cuando ya comprobamos que el herido no tiene arreglo, abandonamos con pesar el pic-nic para retomar el camino de Brea. Río y plantas. El camino fue muy divulgativo y entretenido gracias a colegas de Brea que nos enseñaron diversos remedios con plantas. Empezamos con la genista (o retama) y terminamos hablando de remedios de garganta y hemorroides que hemos de probar. Si somos capaces de retener tanta información. Calleja guarda testimonio gráfico del paseo. Por cierto, para disfrutar. Lástima de asfalto.

imageY ya, cuando Fernando había perdido la fe, llegamos a Brea. Esta vez con el coche escoba. Pero nos lo pasamos estupéndamente. Del resto: cervezas, una buena comida, visita al museo del calzado, un café, algún orujo y para casa. Saludamos a Eloy, con el que hemos vuelto a coincidir y a los compañeros del pueblo que estavez masivamente disfrutaron de una excepcional mañana de primavera, ya casi verano.

Y aunque parece que fue poco, fue mucho. Porque es una andada excelentemente organizada. Muchas gracias. Para no perdérsela.

En cuanto al maestro.... ahí sigue, oyendo a Supertramp.


Sobre esta noticia

Autor:
Cenefos (58 noticias)
Fuente:
cenefos.es
Visitas:
3044
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.