Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

El impreso en la era del ipad

23/04/2010 20:27 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

El nuevo dispositivo de lectura no pudo entrar a israel

Al menos en Estados Unidos, se promocionan, con gran fuerza comunicacional, los dispositivos electrónicos de lectura interactiva de libros, revistas y periódicos, en forma de pequeños tableros, que dejan de lado el papel impreso.

La más grande librería virtual del mundo, Amazon, presentó, el 2009, el famoso Kindle, un dispositivo para descargar sus libros, así como periódicos y revistas, mediante el pago de un valor equivalente, especialmente en libros, a menos del 50% del precio del impreso.

Barners and Noble, una de las librerías reales más surtidas, puso a disposición de sus consumidores el Nook, instrumento de lectura muy parecido al Kindle.

Sony no se quedó atrás y fabricó un dispositivo semejante.

En todo caso, el 2010, Apple revolucionó el mundo de la lectura interactiva con el famoso iPad, muy superior al Kindle, al Nook y al aparato de Sony. No solamente cumple las funciones de un iPod sofisticado, con acceso a música, fotos y video, dentro de una mayor capacidad de almacenamiento, sino que permite acceder a libros y a periódicos electrónicos y leerlos con una especial sensación de aproximación a las imágenes y a las letras. Tiene una gran elegancia visual. Le permite al lector que toque con sus manos el impreso virtual. El primer periódico del mundo, el renombrado Wall Street Journal, es el principal ícono del iPad. Curiosamente, se lo visualiza mejor en el tablero electrónico que en el papel, sobre todo, por la alta calidad de la página web del periódico.

A pesar que el iPad cuesta dos veces más que el Kindle o el Nook, está, prácticamente, agotado en los puntos de venta. Por supuesto, se lo puede adquirir directamente en forma electrónica.

Algunas universidades estadounidenses prohibieron la utilización del iPad para evitar problemas de interferencia en sus redes. En los aeropuertos israelitas los turistas no pudieron ingresar con sus iPads a Israel. Tuvieron que dejarlos en las bodegas. Desde hace no más de un año está autorizado que se comercialicen iPods en Israel.

En otras palabras, los nuevos dispositivos tecnológicos no son todavía de libre circulación.

Lo que sí es cierto es que los lectores estadounidenses no tienen ningún problema para descargar los libros que se encuentren en línea y, además, sean descargables, en unos casos con el pago del respectivo valor o, en otros, gratuitamente.

Fuera de estados unidos existen dificultades para descargar libros y otros impresos

Un lector ecuatoriano, en cambio, carece de esas facilidades de acceso. No puede comprar ni descargar, con toda libertad, los libros que quiera leer. Varias restricciones en el tema de los derechos de autor le colocan una serie de obstáculos.

Cuando alguien va a adquirir un Nook en la librería Barners and Noble le preguntan si reside o no Estados Unidos, pues, de vivir en Ecuador o, por lo general, fuera de allí, la primera advertencia es la de que no podrá acceder a todos los libros por falta de acuerdos contractuales entre editores y distribuidores. El iPad, por ser parte del mundo del software libre, ofrece menos limitaciones.

Un lector ecuatoriano está, como en muchos otros aspectos, en una situación de desigualdad frente a los lectores estadounidenses. Puede tener el dinero para comprar el dispositivo electrónico de lectura. Sin embargo, si reside en Ecuador está limitado su acceso a libros descargables.

Luego está el problema del idioma. Con seguridad, el 98% de los libros descargables, en esos dispositivos, está en idioma inglés. ¿Está el lector ecuatoriano a habituado a leer en inglés?.

Adicionalmente, otro inconveniente se encuentra en el contenido de los libros descargables. Un buen número de ellos corresponde a libros de reciente publicación en el mercado estadounidense, distantes del talante intelectual del ecuatoriano.

Los dispositivos electrónicos de lectura van a cambiar la relación entre el lector y el libro, sin que el libro impreso pierda la importancia que, todavía, se le reconoce.

Dentro de poco tiempo, el tamaño de las bibliotecas ya no se apreciará por el número de volúmenes y el área destinada a albergarlos, sino por la cantidad de libros y documentos que se encuentren archivados electrónicamente en los dispositivos de lectura y en las propias computadoras.

La juventud ecuatoriana lee poco. Normalmente, encuentra su refugio en la música y en los videos. Ojalá que, en la era de los nuevos dispositivos de lectura, se interese por el libro virtual, con una lectura interactiva nunca antes practicada, que le permite tocar el libro o el periódico, resaltar la parte que le interese, guardarla y compartirla en las redes sociales, especialmente en Facebook y Twitter.

Ipad, nook, kindle y sony ofrecen una nueva forma para leer los impresos


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
7111
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

FYS (28/04/2010)

De hecho estos dispositivos de lectura electronica seguro tendran un efacto positivo en la juventud Ecuatoriana, ya que hoy en dia estamos viviendo una era totalmente digital. Pero tambien debemos recalcar que el costo, tecnologia, e idioma en nuestros medios no son los mejores para adquirir un aparato de lectura electronica. Por el momento la practica de lectura Ecuatoriana seguira siendo impresa por algunos anos mas.