Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luciana Tove escriba una noticia?

"El hombre es lobo para el hombre"

22/03/2011 19:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La energía nuclear trae beneficios a la humanidad pero aun así es mayor el daño que se causa. De seguir en esta malsana riña y “apetito de poder” no tardará mucho la destrucción de la raza humana

“El HOMBRE ES LOBO PARA EL HOMBRE”

Por: Luz Myriam Torres

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en agosto de 2010 publicó un informe detallado de los países poseedores de centrales nucleares en el mundo. Este informe me puso a cavilar repasando la frase del controvertido filósofo Thomas Hobbes, que en repetidas ocasiones escuchara a mis profesores cuando cursaba la universidad, “EL hombre es lobo para el hombre”; es lobo para el hombre porque su naturaleza es de conservación, lo que le hace centrarse en esa lucha generando indirectamente la guerra de todos contra todos. El instinto de supervivencia y de querer hallarse cada día más seguro de los peligros que cree tener lo han llevado a justificar búsquedas científicas revestidas de poderío, dando rienda suelta al ego sin entrever las seguras consecuencias gestadas sutilmente como para clausurar a la humanidad.

Los habitantes de este lugar del universo debemos tomar conciencia para no autodestruirnos; que bien harían las naciones desbocadas en la construcción de plantas nucleares y artefactos para la guerra que invirtieran esos dineros en la búsqueda de investigaciones, rescate, conservación de nuestra tierra agonizante y en la búsqueda de energías renovables que brotan en este “planeta de bolsillo”.

El proceso de descontaminación de una de las “potencias mundiales” con tan avanzadas tecnologías, de los vecinos y porque no decirlo del planeta, tardará muchas décadas. Si miramos la catástrofe de Chernóbil el 26 de abril de 1986, sobre el núcleo del reactor fueron lanzadas cinco mil toneladas de plomo, boro y otros químicos, posteriormente fue recubierta con una mole de hormigón; esto no fue suficiente para que la radiación 500 veces mayor que la producida con la equivocada bomba de Hiroshima en 1.945 no causara los severos daños ya conocidos en la población, la atmósfera y el medio ambiente.

Investigadores arguyen que ese reactor nuclear averiado permanecerá con radioactividad por los próximos cien mil años. Cabe agregar que con este solo reactor se calcula que el área contaminada fue de 160.000 kilómetros cuadrados, ¿qué podemos decir de Japón cuando la catástrofe es mayor?; en Ucrania y sus alrededores tuvieron que desplazarse más de 375.000 personas y hasta el día de hoy no han podido regresar a sus hogares, solo en la zona de exclusividad habitan contados ancianos.

“EL hombre es lobo para el hombre”; es lobo para el hombre porque su naturaleza es de conservación, lo que le hace centrarse en esa lucha generando indirectamente la guerra de todos contra todos

A todo lo anterior se suma la pérdida de vidas humanas, las enfermedades por el debilitamiento del sistema inmunológico, las generaciones afectadas a largo plazo con malformaciones debido a las mutaciones que produce la radioactividad por los cambios en la información y células reproductoras de genes, sin contar la lluvia radioactiva que no se descarta sobre el planeta por el esparcimiento en la atmósfera producida por la fisión nuclear, activación del suelo, aire, agua, etc.

Sin duda son muchas las técnicas nucleares que traen beneficio a la humanidad pero aun así es mayor el daño que se causa. Los gobiernos de países guerreristas que con el achaque de obtener este tipo de energía para fines pacíficos deberían reconsiderar su macabro propósito para evitar autodestruirnos y seguir siendo lobos de nosotros mismos; nuestro globo azul cuenta con los recursos naturales suficientes para sobrevivir por infinidad de siglos si sabiamente los utilizamos.

De seguir en esta malsana riña y “apetito de poder” no tardará mucho la destrucción de la raza humana; nuestro planeta es un punto en el universo y si no actuamos, la irresponsabilidad del hombre, lentamente nos desaparecerá. En ningún lugar del mundo una planta nuclear puede ser segura.


Sobre esta noticia

Autor:
Luciana Tove (7 noticias)
Visitas:
2711
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.